Salsas para servir la pasta con Thermomix I. Salsa boloñesa

Síguenos

boloñesa

La salsa boloñesa es la más conocida de las salsas italianas para la pasta, y aunque es relativamente sencilla, no siempre está a la altura de la receta tradicional, procedente de la región de Emilia-Romana. La receta original está compuesta de carnes de vacuno, cerdo, incluso a veces pollo y embutidos, como jamón o mortadela, cocinadas con cebollas, zanahorias y apio, con un suave toque de leche, vino blanco y tomate, obteniendo una salsa extraordinariamente sabrosa y aromática.

La cocción debe ser muy suave, a fuego muy lento, por lo que la regulación precisa de temperaturas de Thermomix nos será muy útil. Por supuesto, hay muchas variaciones de esta receta, como siempre ocurre con los platos tradicionales.

Salsa boloñesa con Thermomix. Receta.

Ingredientes:

30 gr. mantequilla, 20 gr. aceite de oliva, 1 cebolla, 1 tallo de apio, con sus hojas, 1 zanahoria, una cucharada de hojas de perejil, 200 gr. carne de vacuno picada, 200 gr. carne de cerdo picada, 60 gr. mortadela o jamón serrano, en dados, sal, 1 cubilete de vino blanco seco, 75 gr. leche entera, pizca nuez moscada rallada, 2 cucharadas de concentrado de tomate, 300 gr. caldo de carne, 125 gr. nata, sal, pimienta.

Elaboración:

Introduce en el vaso la cebolla pelada y en cuartos, la zanahoria pelada y en trozos de 1 cm, el apio en trozos y el perejil. Pica fino, con varios golpes de turbo. Baja con la espátula, añade la mantequilla y el aceite. Programa 15 minutos a 100º, velocidad 2.

Añade las carnes picadas, pizca de sal y la mortadela o jamón, en dados pequeños. Cocina 3 minutos a 100º, velocidad 3. Añade el vino y sigue cocinando 3 minutos a 100º, velocidad 2, con la tapa del bocal quitada para que evapore el alcohol. Añade la leche y la nuez moscada, el tomate y el caldo.

Cocina 10 minutos a 100º, velocidad 3. Sigue cocinando, sin destapar, otras 50 minutos a 90º, velocidad 3. Si durante la cocción ves que se espesa demasiado, puedes añadir un poco más de caldo, en pequeñas cantidades. Una vez cumplido el tiempo de cocción añade la nata y la pimienta molida, remueve unos segundos y prueba de sal.

Una vez preparada podremos guardarla en frío, o incluso congelada, hasta la hora de usarla para acompañar pasta hervida, o como relleno de una lasaña. A mi me gusta mucho usarla para hacer pizzas, añadiendo un poco de queso y crema de leche. Está deliciosa.

Para la elaboración del caldo de carne en Thermomix consulta nuestras recomendaciones dadas al comienzo del curso, en el capítulo de fondos y salsas.

En Directo al Paladar | Fondos de cocina: caldo de carne con Thermomix
En Directo al Paladar | Salsas básicas con Thermomix: salsa de tomate II
En Directo al Paladar | Salsas básicas con Thermomix: salsa de tomate I

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario