Compartir
Publicidad

Las monodosis llegan también al vino. Te presentamos a D-Vine, el "sumiller perfecto"

Las monodosis llegan también al vino. Te presentamos a D-Vine, el "sumiller perfecto"
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Os gusta disfrutar de una copa de vino? Si es así puede que lo que os vaya a mostrar hoy os interese. Hace tan solo unos meses os habíamos hablado de un sistema que permitía servir una copa de vino sin tener que descorchar la botella, lo que hacía que, sí simplemente nos apetecía probarlo, no se perdería el resto del vino al poder seguir evolucionando dentro de su envase como si no se hubiese abierto.

Pero de lo que os voy a hablar hoy se trata de D-Vine, la primera máquina para degustar solamente una sola copa de vino, perfecto para cuando simplemente quieres una copa y no comprar la botella entera, revolucionando así la forma de degustar los mejores caldos en casa.

D-Vine procede de Francia, pero se ha presentado por primera vez en Las Vegas, concretamente en la Feria de Tecnología CES y viene a ser, salvando las distancias, como la “Nespresso del vino” ya que consigue servir una copa, a partir de unas monodosis en forma de probetas, del vino que hayamos seleccionado en las condiciones óptimas de temperatura y nivel de oxigenación.

Cada una de estas probetas tendrá una capacidad de 100 mililitros, y posee un código que la máquina reconoce para servir el vino que contiene en las condiciones ideales según del caldo que se trate, y todo ello en apenas un minuto, produciendo una calidad del vino similar a la que tendría después de un determinado tiempo en el decantador.

Con un diseño elegante, D-Vine no es una máquina al alcance de todos los públicos, pues tiene el elevado precio de 500 euros. Además cada una de las monodosis de vino costará entre 2 y 16 euros según la variedad de la que se trate, pudiendo elegirse por separado o como las cápsulas de café, formando parte de un paquete de determinada variedad.

Para muchos puede ser como tener el sumiller perfecto en casa y la posibilidad de probar vinos a los que de otro modo no llegaría, para otros más puristas un invento osado que nunca podrá competir con el placer de descorchar una botella y decantarla, pero sea como sea, D-Vine no deja a nadie indiferente y muchos somos los que nos gustaría disfrutar de ella.

Vía | 20 minutos
Más información | 10-vins
En Directo al paladar | ¿Cuánto sabes de vino? Demuéstralo con Trivino, el primer juego on line sobre enología
En Directo al paladar | ¿Se implantarán las etiquetas sanitarias en las botellas de vino?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos