La verdadera historia de las espinacas de Popeye

Sigue a Directo al Paladar

Popeye el marino

Somos muchos los que hemos crecido viendo como Popeye le daba de guantazos a Brutus, gracias a la fuerza sobrehumana que le daban las latas de espinacas que tomaba. Un gran argumento que nuestras madres usaban para hacernos comer esas nutritivas hojas que tanto nos costaba tomar de pequeños.

Pero ¿de donde nace un personaje como Popeye? Y lo más importante ¿realmente son ciertas todas las virtudes que se les atribuye a las espinacas? Para entender mejor las respuestas a estas preguntas, tenemos que retroceder hasta los años 30 y sitúanos en los Estados Unidos. En esa fecha el dibujante Max Fleischer crea a Popeye mítico personaje que comía espinacas para multiplicar su fuerza y salvar a Olivia de las fechorías de Brutus. Pero las exageraciones atribuidas a las espinacas, además de una licencia creativa del dibujante, estaban basadas en la creencia popular de que esta verdura tenía un alto contenido en hierro.

En aquellos años las anemias por carencia de hierro eran muy comunes, por lo que los dibujos de Popeye fueron utilizados por las autoridades sanitarias como reclamo para popularizar el consumo de espinacas. Pero aquellas creencias estaban basadas en un error de transcripción que se descubrió unos años después.

Sucedió que al traducir el estudio sobre las espinacas del científico alemán E. Von Wolf publicado en 1870, en el dato relativo a la cantidad de hierro se colocó mal la coma de los decimales, de forma que la cantidad fue multiplicada por error diez. Pero el descubrimiento de este error no consiguió acabar con el mito atribuido a las espinacas gracias a la fuerza sobrehumana del Popeye.

De hecho los datos actualizados atribuyen a esta verdura una cantidad de 4 miligramos de hierro por cada 100gr. de producto. No obstante, sigue siendo un alimento con interesantes características como la vitamina A, C y E, están compuestas en un 93% de agua, aportan una gran cantidad de nutrientes y tienen muy pocas calorías. Se la atribuyen propiedades anticancerígenas, cardiosaludables y antianémicas.

Aun con todo me sigue gustando Popeye, las espinacas y su enamorada Olivia… “Popeye el marino soy… Pi! Pi!”

Más información | La verdadera historia de las espinacas de Popeye
En Directo al paladar | Espinacas, ricas en vitaminas y minerales

Deja un comentario

Ordenar por:

1 comentario