Compartir
Publicidad

¿Sabes todo lo que te estás perdiendo por iluminar mal la comida?

¿Sabes todo lo que te estás perdiendo por iluminar mal la comida?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Dicen que una buena comida, así como la experiencia que ésta conlleva, entra primeramente por los ojos. Que para disfrutar de los platos más deliciosos no sólo necesitamos de un sentido como el gusto, sino también del acompañamiento de todos los demás. Está claro que la buena cocina se disfruta al final a través del paladar, pero tampoco hay que olvidar que la vista, el olfato y, hasta el tacto, entran en juego cuando se come.

Preparar una cena o un almuerzo para alguien –sean amigos o familia– es brindarle la posibilidad de que ponga en acción todos estos sentidos, de que disfrute de una experiencia memorable que puedan recordar y esto, no nos engañemos, no sólo pasa por que el menú a degustar sea el adecuado, sino también por el entorno en el que lo sirvamos y las condiciones en las que éste sea degustado.

En ese contexto, en ese escenario, se esconderá la otra mitad del éxito cuando hagáis de anfitriones y es aquí donde el sentido de la vista cobra el mayor protagonismo de todos. Especialmente porque a través de ella se observa y recibe la primera impresión de cada plato. La primera emoción –buena o mala– que vuestros invitados tendrán con cada uno de ellos. Por eso, tan importante resulta que el proceso de elaboración haya sido el mejor de todos, como que la mesa en la que coloquéis vuestras creaciones tenga la suficiente y adecuada luz para que cada comensal las vislumbre y reciba como merecen.

Ph126730

Por ello, para conseguir que el ambiente y la atmósfera que rodee al menú que pongáis sea la mejor de todas, os recomiendo que vigiléis mucho el tipo de iluminación por el que apostáis para vuestros comedores. Siguiendo algunas pautas podéis conseguir sacarle el máximo partido y tener más posibilidades de que la experiencia de vuestros invitados durante una cena sea redonda. Conseguir que vuestros comensales no se queden a ciegas para que sepan bien, de primera mano, lo que se están llevando a la boca es el principal objetivo que se debe buscar en cualquier comedor.

La mesa, el corazón del comedor y del salón

En muchos hogares –seguramente en la mayoría de ellos–, la zona de comedor está integrada en el propio salón de la casa. No todo el mundo dispone de comedores en habitaciones exclusivamente dedicadas a esta función. Es por eso que, en estos casos, deberemos también tener muy en cuenta el tipo de iluminación con que cuenta ya el salón en el que el está integrado la zona del comedor. Sobre ello, precisamente, podéis encontrar más información en el site de Ikea.

Saber antes de decorar qué zona del salón se va a destinar a la mesa de comedor es esencial para poder proyectar sobre ella una correcta y suficiente cantidad de luz.

Pe288768

Lo básico a tener en cuenta es que la mesa debe ser el centro de atención a la hora de colocar los puntos de luz de esta zona dejando en un segundo plano las piezas de apoyo y almacenaje que se coloquen alrededor. Uno, dos o incluso tres y más puntos de luz (según la dimensión y el espacio con el que se cuente) deberán caer justo sobre la mesa de vuestro comedor. Ésta debe estar bañada de una forma regular y equilibrada por las luminarias que se coloquen sobre ella con el objetivo de que toda la atención en una velada la acaparen los platos de comida: que se vean con claridad es esencial.

Ph131739

Para ello, la luz que instaléis debe ser directa, clara y blanca. Así, los colores de los alimentos no se verán alterados, no quedarán rincones de sombra ni los deslumbramientos tendrán cabida. Todo ello dependerá, en buena medida, de la capacidad de la fuente de luz y, por tanto, del indice de rendimiento cromático de los colores (IRC). Una bombilla de IRC alto, con un valor de 80 o más, consigue una reproducción bastante fiel de los colores naturales de los alimentos. Tened esto en cuenta a la hora de ir a comprar las bombillas en cuestión y así vuestros comensales sabrán claramente qué es lo que están degustando en cada momento. Esto incrementará considerablemente la sensación satisfactoria y de gusto a la hora de hacerlo y la experiencia será mucho más positiva para ellos.

Esencial es también que el foco de iluminación sobre la mesa se encuentre a unos 75-80 centímetros por encima de ésta. Dicha distancia proporcionará una cobertura óptima y suficiente del comedor y, en función del estilo de las luminarias que pongáis, podrá incrementarse o reducirse unos cuantos centímetros.

Un tipo de luminaria para cada mesa

Ni todas las luminarias son iguales, ni todas las mesas ni espacios de comedor requieren del mismo tipo. Como norma general sabed que, en estas zonas, es preferible apostar por luminarias suspendidas que por focos o halógenos empotrados en el techo. A no ser que estas últimas desprendan un haz de luz muy potente y de gran distancia, la iluminación de la mesa se quedará escasa.

Ph127139

Lo bueno, además, es que a nivel puramente decorativo hay una variedad tremenda de luminarias suspendidas de diferentes estilos, formas y tamaños. Una para cada gusto. No os resultará complicado encontrar la vuestra pero, eso sí, a la hora de hacerlo tened en cuenta algunos factores.

Ph127998

Los dos más importantes son la forma y el tamaño de la mesa de vuestro comedor. Los diseños redondos podéis iluminarlos con una única luminaria que quede ubicada en el centro de la mesa. En cambio, las mesas cuadradas o de mayor tamaño aceptan estupendamente no una única luminaria, sino dos o tres alineadas en función de su longitud. Si este es vuestro caso, deberéis colocarlas del tal manera que los haces de luz queden repartidos simétricamente por todo el centro de la mesa.

Algunos trucos decorativos

Además de todos los consejos anteriores, imprescindibles para conseguir la cantidad y distribución de luz necesaria en vuestro comedor, podéis seguir otros consejos que aumenten aún más el efecto estético de esta zona.

A las mesas rectangulares, por ejemplo, les van muy bien las luminarias de estilo alargado. Podéis optar por colocar varias iguales a modo de serie o una combinación de ambas opciones diferentes. Hay algunos diseños de luminarias compuestas por distintas versiones de pantalla en línea que aportan mucho interés a la mesa de comedor desde un punto de vista decorativo.

Ph127416

Además, jugar con distintas medidas de cable y con las alturas de las luminarias (con una diferencia de no más de un par de centímetros entre ellas) es otro recurso muy acertado para conseguir una atmósfera con más movimiento y dinamismo en el conjunto del comedor.

Ph028819

Y por último, otro recurso idóneo y extra que podéis añadirle a la iluminación de vuestro comedor es que la luz sea regulable en intensidad. De esta manera ganaréis en flexibilidad a la hora de crear diferentes ambientes y atmósferas y de una mesa de comedor muy bien iluminada durante la cena podréis pasar a otra más íntima y cálida en el momento de las copas.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos