Compartir
Publicidad

Trucos para alargar la vida de la comida

Trucos para alargar la vida de la comida
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ya está con nosotros un año más la Navidad, una época mágica para celebrar en familia en la que no pueden faltar los grandes banquetes. Durante las fiestas se suceden las comidas y cenas copiosas que nos gusta llenar de exquisiteces, pero es fácil dejarnos llevar por el entusiasmo terminar comprando de más. Si este año quieres ahorrar a la hora de planificar tus menús navideños y aprender a aprovechar las sobras, no te pierdas estos trucos para alargar la vida de la comida.

A todos nos gusta disfrutar de la Navidad preparando platos de lujo para los invitados y con todas las delicias típicas de las fiestas. Lo cierto es que hoy en día tenemos tantos productos navideños a nuestra disposición que es difícil resistirse a probarlos todos, por eso solemos excedernos en las compras si no contamos con una buena planificación. ¿Sabías que el 25% de los alimentos que preparamos para las fiestas termina en el cubo de la basura? Pero evitar ese desperdicio de comida es mucho más fácil de lo que pensabas, e Ikea, con su campaña #LaOtraNavidad, quiere echarte una mano a que lo consigas.

Adelanta las compras para ahorrar

Pescaderia

El primer paso que te llevará al éxito en tus festejos navideños está en la planificación previa, que también te permitirá ahorrar en la cesta de la compra. No dejes para el último momento la organización de los menús de Nochebuena o Nochevieja, piensa en los invitados que tendrás en casa y plantea los diferentes platos en consecuencia antes de ir a comprar los ingredientes.

Hay una serie de productos típicos de estas fechas que todo el mundo busca y cuyo precio se va elevando a medida que se acercan los días clave. Por eso es importante adelantarse todo lo posible a las compras y así aprovechar los mejores precios sin tener que esperar al día antes. Los productos más caros son los alimentos frescos como el pescado y las carnes, pero una buena opción es apostar por los congelados, que nos aseguran la misma calidad.

Los mariscos suben mucho de precio en Navidad, y sucede lo mismo con pescados como el besugo, el rape o la lubina. Elige cuáles serán tus platos estrella y compra con antelación ya congelado o aprovecha las primeras ofertas en productos frescos para congelarlos en casa. Puedes hacer lo mismo con la carne, encargando al carnicero que te prepare las piezas para ahorrarte trabajo en casa. Recuerda envasar muy bien cada producto y descongela todo el día antes de ponerte a cocinar dejando los alimentos sobre una rejilla en la parte menos fría de la nevera.

Cómo conservar frutas y verduras durante más tiempo

Cesta de Verduras

Los productos frescos vegetales se pueden conservar en casa durante más tiempo que la carne y el pescado, pero hay que saber cómo conservarlos correctamente para alargar su vida y evitar que se estropeen demasiado pronto. Las frutas de invierno como los cítricos y los caquis se pueden mantener a temperatura ambiente en un frutero o en un lugar fresco y seco, pero siempre separados de las manzanas, que pueden acelerar la maduración.

Los tubérculos como la patata y el boniato y las verduras menos delicadas como el calabacín y la calabaza aguantan muy bien en la despensa. Elige un lugar oscuro y bien ventilado, junto con las cebollas y los ajos. Otros vegetales como los espárragos o el brócoli se mantendrán en perfecto estado durante más días si introducimos su base en un recipiente con agua y los guardamos en la nevera. También deberán estar en el frigorífico los vegetales de hoja verde como la lechuga o las acelgas, mejor troceadas, lavadas y envueltas en un paño limpio.

Es conveniente revisar todas las frutas y verduras cada día, por si alguna amenazara con estropearse antes. En ese caso podemos guardarla en el cajón de la nevera, y si nos encontramos con piezas demasiado maduras lo mejor es preparar conservas caseras. Las mermeladas y compotas son muy fáciles de preparar y podemos almacenarlas en botes y tarros herméticos en la despensa, protegidos de la luz directa del sol. Incluso los puedes usar para decorar la cocina.

Apuesta por una buena despensa

Almacenaje

Hay muchos productos navideños que no necesitan frío para conservarse bien y por eso podemos adquirirlos con varias semanas de antelación sin ningún problema. Los dulces tradicionales como el turrón, los polvorones o el mazapán solo necesitan un lugar fresco, seco y oscuro, así que la despensa es tu mejor aliada. También otros alimentos básicos como el arroz, la pasta o los productos enlatados se conservan sin problemas durante mucho tiempo a temperatura ambiente.

Para tener todo bien localizado y evitar caer en despistes como comprar dos veces lo mismo, procura mantener una despensa limpia y ordenada. Utiliza recipientes de almacenaje pequeño para asegurar la mejor conservación. Recuerda evitar la luz directa, la humedad y los cambios bruscos de temperatura, así se mantendrán intactas todas las propiedades de los alimentos. Además es una buena idea etiquetar cada producto, también los congelados, apuntando el contenido de las bolsas o tarteras y la fecha de envasado.

Las compras en Navidad: cómo conservar los productos frescos

Merluza

Es difícil organizar la compra navideña completa con semanas de antelación, así que lo normal es que vayamos a adquirir algunos productos frescos ya en plenas fiestas o apenas unos días antes. También la oferta en los mercados es más amplia, es cuando encontramos una mayor variedad de carnes, pescados y mariscos especiales para Navidad. ¿Cómo conservarlos adecuadamente?

Lo mejor es apostar por el produco más fresco posible y refrigerarlo en cuanto lleguemos a casa. La carne puede aguantar hasta tres días, pero para asegurarnos de que mantiene su calidad es mejor consumirla en los dos días siguientes a la compra, lo mismo que el pescado. El marisco es conveniente utilizarlo a la jornada siguiente si no lo vamos a congelar. Para alargar su vida útil podemos cocerlo el mismo día de la compra y guardarlo en recipientes herméticos, o congelarlo en raciones.

La carne y el pescado se mantendrán mejor en la zona más fría de la nevera, normalmente en la parte baja, y envueltos en plástico film o en recipientes herméticos. Es recomendable no llenar mucho la nevera para que circule bien el aire y no romper la cadena de frío. También es buena idea colocar el pescado sobre hielo picado, así no perderá frescura ni sabor. En cuanto al marisco, tanto crudo como cocido, lo mejor es envolverlo limpio en un paño húmedo, salvo las almejas y berberechos que aguantarán en perfectas condiciones si los colocamos en agua con sal.

Planifica con cabeza y aprovecha todas las compras

Navidad Mesa Comida

Como comentábamos al principio, es habitual contagiarse del espíritu festivo y terminar comprando y cocinando demasiado para impresionar a los invitados con innumerables manjares. Queremos que todo el mundo disfrute y que no falte de nada, pero eso nos lleva a comprar en exceso, lo que puede perjudicar la conservación en casa. Por eso es importante planificar con antelación y hacerlo con cabeza.

Piensa en cuántos comensales habrá en la mesa y organiza las raciones en torno al número de platos que quieres servir. Lo ideal es contar con algunos aperitivos ligeros, un primer plato, un segundo con su guarnición y el postre. Cuidado con dejarse llevar en el picoteo, a veces comemos demasiado nada más empezar con los canapés y llegamos ya muy saciados al plato principal. A la hora de cocinar, utiliza medidores o una báscula de cocina para acertar con las cantidades exactas, así nadie se quedará con hambre y no tendrás que desechar demasiados ingredientes.

Además, para ahorrar al máximo y evitar un exceso de desperdicios, aprovecha cada uno de los productos todo lo que puedas. Por ejemplo, si las verduras o frutas están algo feas las puedes cocinar en olla a presión o al vapor y también las que puedes congelar. Las partes más duras, como los tallos del brócoli y la coliflor o los extremos del calabacín y la zanahoria son ideales para cocinar caldos y cremas, mientras que la piel de la patata la podemos freír para dejarla crujiente.

Saca partido de todo lo que sobre

Almacenaje

Si, a pesar de todo, ha sobrado demasiada comida después de la cena, ¡no tires nada! Casi todo se puede aprovechar aplicando unos sencillos trucos para mantener la calidad en los días posteriores. Las raciones de platos ya cocinados sólo hay que introducirlos en tarteras, cuando ya estén fríos y mejor en raciones pequeñas, para ir sacando justo lo que necesites. Si crees que no los vas a consumir en los días siguientes lo mejor es congelarlos, siempre anotando la fecha y el contenido.

Los alimentos envasados que hayan sobrado, como conservas de pescado y verduras, embutido cortado o ahumados, es recomendable trasladarlos a recipientes herméticos para alargar su vida en la nevera. Coloca estos envases a la vista para que no se queden olvidados al fondo y evitar que se estropeen. Los quesos sin embargo se pueden conservar sin problemas fuera de la nevera en una quesera adecuada, así además ahorraremos espacio.

Aperitivos

Los pequeños bocados como canapés, tostas y pinchos conviene taparlos bien con plástico film o dentro de una tartera y consumirlos a los pocos días. ¿Por qué no preparar un almuerzo frío y sencillo con ellos al día siguiente, cuando no tenemos muchas ganas de cocinar? El pan se puede conservar envuelto en una tela o papel y dentro de una panera durante varios días, pero si se queda duro puedes freírlo para hacer picatostes o aprovechar para hacer pan rallado.

Y si te ha sobrado pescado, carne o incluso marisco, aprovecha para crear nuevos platos. Son excelentes rellenos para bocadillos, quesadillas y sándwiches, y pueden enriquecer una buena ensalada. Pero además podemos cocinar con ellos, preparando una deliciosa lasaña, canelones o siguiendo la tradición de nuestras abuelas, con croquetas y albóndigas caseras. Estos platos preparados los puedes conservar varios días en la nevera y te solucionarán muchas comidas durante las ajetreadas fiestas.

Turrones

Este año apuesta por unas fiestas diferentes aprovechando al máximo la cesta de la compra y organizando correctamente tu despensa. Con un poco de planificación y aplicando estos sencillos trucos conseguirás alargar la vida de los alimentos y sacar todo el partido a los productos navideños en casa. Así podrás aprovechar los mejores precios y organizar menús perfectos sin desperdiciar comida. ¡Y a disfrutar de la mejor Navidad!

Más información | Ikea

Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos