Los restaurantes low cost de los grandes Chefs

Sigue a Directo al Paladar

jose andres

La Nueva ola de restaurantes low cost, al estilo de las compañías aéreas, está causando tantos detractores como aficionados al nuevo sistema. Y es que siempre se ha dicho que es importante renovarse (no sigo el refrán que todos lo conocemos), y la nueva situación económica mundial obliga hasta a las estrellas Michelín a utilizar un sistema en el que dar rienda suelta a sus cocinas sin precios disparados. Eso sí, conservando la filosofía de materias primas de primera calidad y platos creativos.

La idea es sencilla; han transformado sus afamados restaurantes, donde servían su preciados platos y menús degustación, en neo-tabernas en las que degustar tapas y pinchos de la más alta calidad. Véase el caso de los hermanos Adriá, que a la espera de la reapertura de elBulli, nos invitan a consumir sus tapas en pleno Paralelo barcelonés a precios que oscilan entre 50-70 euros por persona.

El último en sumarse a esta “moda” ha sido el conocidísimo chef José Andrés, que empeñado en llenar de sabor español las calles de Washington, ha ideado un camión de comida ambulante llamado PEPE, y se une así a lo que llaman en USA gourmet food trucks, que vienen a sustituir a los clásicos puestos de perritos ambulantes y que ofrecen un menú de alta calidad a precios más que asequibles.

Pero no es el único, ahí están las hamburguesas de David Werl para un chiringuito playero, o Eric Ripert y el Ritz Carlton de Washington, que idearon una versión móvil de su Westend Bistro, por citar algunos internacionales. En España tenemos a Darío Barrio con su dASSA bAR, Sergi Arola con ViCool o Koldo Royo con Akiara, todos ellos tabernas de tapas a precios populares.

La idea ha tenido una gran acogida por parte del público, el día de su lanzamiento tuvo un gran apoyo por parte de la comunidad twitter y otras redes sociales. José Andrés está considerado por la revista Time una de las personas más influyentes del planeta por lo que ni decir tiene que sus ideas son seguidas por muchísimas personas.

La nueva tendencia de transformar los grandes restaurantes en bares de pinchos y tapas, tiene al público a su favor; entonces ¿De dónde vienen las críticas? Fácil, de los críticos gastronómicos y la prensa especializada, que no encuentran justificación a esos precios por esos platos servidos en “carromatos” en la calle, y que además, añoran los gastrobares que antaño fueron tan populares. Antes se hacían reservas con un año de espera y ahora se hacen colas en las calles para degustar a los grandes chefs. Lo que es innegable es que la polémica está servida.

Foto | USDAgov en Flickr
Vía | El País
En Directo al Paladar | Alta Cocina Low Cost
En Directo al Paladar | Las furgonetas “Pepe” venderán bocadillos en Washington DC

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario