Sigue a

Cata amstel extra - 1

Si hay una época del año apropiada para lanzar una nueva cerveza, esa es el verano, porque este cáliz dorado es el refugio de los días de calina. Seguro que a pocos os ha pasado desapercibido el anuncio en televisión de Amstel Extra, porque llama la atención, al igual que la cerveza en el supermercado, con su lata negra y dorada y esa X más grande en Extra.

Obviamente, no iba a dejar de probarla, aunque solo sea por curiosidad, o por si está tan buena como promete y le puedo hacer un hueco en mi nevera, que cada vez está más difícil. No os adelanto nada, que quiero que me leáis hasta el final, así que empecemos con la cata de cerveza Amstel Extra.

Diseño y aspecto

Como he dicho antes, la lata es llamativa. La combinación del negro, el plata, el blanco y el dorado nunca falla. Si le añadimos el rojo habitual del logo de Amstel, tenemos una lata que capta la atención de nuestros ojos. Bonita, lo que se dice bonita, no lo es, porque le sobran las argucias comerciales, los “14% más” y “Nueva Extra 7.5”. Pero bueno, se dejar mirar.

Al igual que ocurre con la cerveza normal de la marca, la lata es de 37,5 cl. en vez de los habituales 33 cl, algo que se agradece cuando tienes sed, aunque a mi se me suelen hacer largos este tipo de latas, que se me calientan antes de acabarlas. Para compartir en un aperitivo, no vienen mal.

Cata amstel extra - 2

Vertida la cerveza en el vaso con el ritual que se merece, es decir, en dos tandas, una primera con mucha espuma y una segunda cuando ésta ha bajado, observamos su color ámbar cobrizo, ligeramente tostado y oscuro, aunque menos de lo que uno espera de una cerveza extra. La espuma es abundante y medianamente persistente, pero no muy densa.

Cata de cerveza Amstel Extra

Aunque había leído que se ha usado un lúpulo especialmente aromático como el Perle y Nugget, que debía aportar notas florales y frutales, la verdad es que en nariz no se nota demasiado aroma. En boca es más ligera de lo que uno se imagina de una cerveza con 7.5% de volumen de alcohol: es fresca, cítrica y muy poco amarga, apenas se nota la malta, aunque sí algo del tueste, con un ligero toque a regaliz hacia el final.

La gasificación es media, tirando a baja, lo que junto su sabor poco amargo, la hace una cerveza fácil de beber a pesar de su graduación, aunque eso no impide que se nos suba a la cabeza. Sin duda, una cerveza sustancialmente mejor que su hermana pequeña, lejos de lo que uno llamaría una buena cerveza, pues le falta intensidad y matices en el sabor, pero bastante decente para su precio (unos 60 céntimos la lata).

Cerveza Amstel Extra

Lager Extra
7,5% Vol.
Puntuación: 6,5

En Directo al Paladar | Cata de cerveza Kronenbourg 1664, aromático elixir galo
En Directo al Paladar | Barriles de cerveza ¿Merecen la pena?

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

10 comentarios