Sigue a Directo al Paladar

Botellas de Coca Cola

Toda esta historia comienza en California cuando diversos estudios científicos demostraron que el 4-MEI, uno de los compuestos químicos que se genera durante la fabricación del colorante caramelo, probablemente era cancerígeno. El colorante caramelo se forma tras el calentamiento del azúcar con diversas sustancias que, dependiendo de su naturaleza química se transformarán en los cuatro tipos principales de caramelo, siendo el que nos ataña el de tipo IV. Aditivo alimentario muy empleado en bebidas de cola, bollería, cerveza, salsa de soja, ron y coñac, entre otros productos.

Entonces, las autoridades sanitarias de California determinaron los niveles máximos que debían de estar presentes en los alimentos y aquí es donde surge la polémica, resulta que las más famosas bebidas de cola superaban con creces los nuevos límites permitidos, por lo que a Coca Cola y Pepsi se les obligaría a etiquetar, según la ley californiana, sus bebidas como cancerígenas. Para subsanar este “pequeño escollo” los proveedores del colorante caramelo comienzan a trabajar en versiones bajas en 4-MEI, aunque siempre defendiendo la seguridad de este aditivo alimentario.

Así que en marzo de este año Coca Cola cambia la receta y elimina prácticamente el 4-Mei de las bebidas que se vayan a destinar para el estado de California, diciendo que paulatinamente lo modificará en otros estados norteamericanos, pues a ellos son los primeros en interesarles esta medida por cuestiones de logística y mercado.

Pero de nuevo la historia se repite y la histeria se desata entre diversos colectivos del Reino Unido, cuando tras diversos estudios se demuestra que las latas del refresco producidas en Gran Bretaña alcanzan los 135 microgramos de 4- Mei, treinta y cuatro veces más que los límites establecidos en California, en donde no se permite un nivel superior a los cuatro microgramos. Siendo Brasil el país donde los límites son más altos y curiosamente China uno de los más bajos.

Ante todo esto la empresa se defiende afirmando que tanto las autoridades sanitarias de Gran Bretaña como las europeas no han encontrado indicios de que estos valores, presentes en los refrescos, constituyan un problema de salud, y que excepto en el estado de California en ningún otro lugar del mundo se considera la exposición al 4-MEI como un peligro a esos niveles. Ahora la pregunta es ¿a quién debemos de creer?

Imagen | Marc Falardeau
En Directo al Paladar | La fórmula secreta de la Coca cola sale de excursión
En Directo al Paladar | Coca Cola y Pepsi cambian la receta

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios