Compartir
Publicidad

Si nos ponemos eróticos con 50 sombras, la cocina tiene grandes escenas sexies: aquí van 18 momentazos

Si nos ponemos eróticos con 50 sombras, la cocina tiene grandes escenas sexies: aquí van 18 momentazos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ya sabéis que en Directo al Paladar no solo vivimos de la cocina, también nos encanta el cine. Por eso estamos bien atentos a las novedades del séptimo arte, y estos días hay un sector del público algo revolucionado por el tráiler de la secuela de una las películas más mediáticas recientes, '50 sombras más oscuras'. A raíz de ello, nuestras mentes calenturientas no han podido evitar fundir sus obsesiones particulares, y por eso recordamos los mayores momentazos de escenas sexys en la cocina.

A mí no me molestan los taquillazos hechos para mover a las masas que parten de un éxito editorial, tal y como fue el bestseller de '50 sombras de Grey'. Pero reconozco que aquel título no me interesó lo más mínimo, ni siquiera al conocer al actor que encarnaría al protagonista -a quien tenía fichado desde hacía tiempo-. Sí me ha hecho gracia el fenómeno de lo erótico que ha despertado, poniéndolo de moda y redespertando ciertos mitos. Erotismo, comida y cine también van de la mano en muchas escenas que beben un poco de ciertos clichés.

'9 semanas y media' (Nine 1/2 weeks, 1986)

Nada menos que 30 años ha cumplido recientemente este clásico ochentero que se ha quedado como mito erótico del cine más reciente, cuando la verdad es que rebosa ridiculez extrema por todos lados, además de mostrar una relación algo insana. Es famosa la escena de los juegos culinarios, con él dando a probar a ella todo lo que encuentra por la nevera, incluyendo huevos, frutas y rellenos de tarta. Da un poco de vergüenza ajena, para qué engañarnos, pero eso sí, sus protagonistas estaban en todo su apogeo, eso sí. Ay, Mickey Rourke, con lo que tú fuiste.

'American Pie' (American Pie, 1999)

Esta película es otro clásico generacional que a mí me pilló en plena adolescencia. Por supuesto, acudí en pandilla a verla al cine, ignorando las recomendaciones de edad. El título del filme, que además da nombre a toda la -interminable- saga, hace un juego de palabras que tiene su representación más literal en una de sus escenas más recordadas. Al pobre y virgen Jim le cuentan que el interior de una mujer es muy parecido al relleno de un pastel de manzana, y como sus hormonas están algo revolucionadas no puede evitar dejarse seducir por la tarta que ha dejado su madre en la cocina. El resto os lo podéis imaginar.

'Pulp Fiction' (Pulp Fiction, 1994)

No es la primera vez que mencionamos la que quizá es la más popular de las películas de Tarantino, pero es que la secuencia que comparten Vince Vega y Mia Wallace en el Jack Rabbit Slim's exala erotismo por todos lados. Hay tensión sexual entre los dos desde el momento en el que él pisa el suelo de la casa de su jefe, y ella juega con él con cada uno de sus caprichos. El famoso batido de 5$, la conversación, las miradas, los silencios... todo un juego de seducción que terminará culminando de una forma que ninguno espera.

'Tom Jones' (Tom Jones, 1963)

Esta bien valorada película británica, adaptación de la novela de Henry Fielding The History of Tom Jones, a Foundling (1749), cuenta la historia del huérfano Tom Jones, adoptado por el caballero más rico de la zona. En su mansión, Tom vive en el lujo y termina enamorándose de su vecina, pero su condición de hijo ilegítimo le tortura. La escena más recordada es otra de esas en las que el erotismo se intuye detrás de los gestos, de nuevo aquí con la comida. La forma en que ambos personajes se taladran con la mirada mientras disfrutan de un banquete pecaminoso es sorprendentemente sexy para la época.

'El último tango en París' (Last tango in Paris, 1972)

Hay actores con carisma y magnetismo, y otros sudan erotismo y pasión por sus poros. Marlon Brando era de los segundos, que incluso ya al final de sus mejores años a nivel interpretativo y físico demostraba ejercer un enorme poder sexual sobre sus compañeras de reparto. En la película de Bertolucci se desató la polémica sobre todo con una escena bastante más explícita de lo que quiere parecer, en la que participa la mantequilla con un protagonismo muy concreto.

'Tampopo' (Tampopo, 1985)

Curiosa comedia japonesa dirigida por Juzo Itami que rinde un especial homenaje a la cultura de la cocina japonesa, en especial los ramen, y su componente erótico. Las trama principal se interrumpe para mostrar peculiares escenas donde la cocina juega un papel esencial, y las más recordadas tienen una gran carga erótica. Entre sexy, cómica y algo perturbadora encontramos la más conocida, en la que una pareja tiene un momento tórrido intercambiándose una yema de huevo cruda entre sus bocas sin romperla... hasta el clímax final.

'Hot Shots!' (Hot Shots!, 1991)

Las películas en las que se parodian con humor absurdo otros géneros o títulos diferentes son bastante irregulares, especialmente las más recientes, pero tenemos algunos clásicos de la comedia que al menos aseguran risas en unos cuantos gags más inspirados. En este caso tenemos uno de los papeles más recordados de Charlie Sheen, que, entre otras escenas, parodia precisamente la de 'Nueve semanas y media'. Además de incidir en lo ridículo que tenía el original, tiene su gracia el momento de freír los huevos, el bacon y las patatas sobre su tripa.

'Mapa de los sonidos de Tokio' (Map of the Sounds of Tokyo, 2009)

Isabel Coixet no recibió, en general, muy buenas críticas por una película a la que se califica de hueca, vacía, inverosímil, aburrida y repetitiva, con personajes que no interesan y llena de monólogos grandilocuentes. Eso sí, esta obra está llena de referencias a la comida y también al sexo más explícito, aunque con notable falta de química. Podemos quedarnos con la secuencia inicial por volver a unir el desnudo femenino con el placer de comer, esta vez en un exclusivo restaurante donde los ejecutivos disfrutan del sushi de alto nivel dispuesto elegantemente sobre cuerpos de chicas.

'Chocolat' (Chocolat, 2000)

)

Parece inevitable regresar al mágico cuento de la chocolatería en ese pueblecito francés de cuento, pero no lo podemos evitar. La película podría ser mucho mejor en cuanto al desarrollo romántico y pasional de los personajes de Juliette Binoche y Jonnhy Depp, a los que les falta química, de eso no hay duda. Pero el delicioso chocolate que revoluciona a los vecinos ya llena todo de un ambiente de erotismo seductor del que es fácil contagiarse. Cualquier primer plano de una elaboración o disfrute de chocolate entra por sí mismo en la categoría de escena sexy. O casi.

'Jamón Jamón' (1993)

“¿Tú sabías que el jamón da ganas?”, “Chúpate el dedo”, “Chúpamelo tú”, “Eres un cerdo”, “Y tú una jamona”. Diálogos poco sutiles pero efectivos en la temprana película que ya dejó claro que entre Javier Bardem y Penélope Cruz había fuego pasional, y amor por el jamón. El personaje de él además compara en otra escena el sabor de los pechos de ella con un buen jamón ibérico. Está claro que el amor pasional y el amor por la comida no son tan diferentes, sobre todo cuando te dejas llevar por los instintos.

'La Dama y el Vagabundo' (Lady and the Tramp, 1955)

Cambiamos totalmente de tercio a uno de los clásicos de Disney más inocentes y recordados con cariño. Vale que la mitiquísima escena de los espaguetis con albóndigas no es erótica porque ese no es el tono de la obra, pero por su repercusión posterior merece la pena volver a recordarla. ¿Cuántas parejas no han intentado imitarlo, aunque fuera solo en plan de broma? Terminar el bocado de un delicioso espagueti que te conduce a los labios de la pareja, que además comparte tu pasión por la comida, es sin duda de lo más sexy. Aunque la salsa de tomate igual quita un poco de magia.

'Cuando Harry encontró a Sally' (When Harry met Sally, 1989)

Es sin duda el orgasmo -fingido- más famoso de la historia del cine, una mítica escena de una de las películas románticas que sí merece recordar para la posteridad. Meg Ryan en su apogeo, Billy Cristal en estado de gracia y una historia que, si bien no sorprende, siempre es un placer revisionar por la naturalidad de la relación. En la memorable escena, ella demuestra a su amigo cómo las mujeres pueden ser unas auténticas maestras fingiendo los mejores orgasmos que un hombre se pueda imaginar.

'La Camarera' (Waitress, 2007)

Última película de Adrienne Shell, tristemente fallecida en 2006, que ha sido más conocida en su carrera como actriz. En 'La Camarera' nos presenta una obra de tipo indie, sencilla y agradable de ver, que nos cuenta cómo Jenna tiene que salir adelante trabajando como camarera en la típica cafetería americana sureña. Allí deja salir su vena repostera transformando sus frustraciones de la vida en pecaminosas tartas, incluyendo una de calabaza con la que quiere seducir al médico del pueblo. Una oda a las típicas “pies” con fotogramas que son verdadero pornfood para golosos.

'Como agua para chocolate' (Like water for chocolate, 1993)

Novela y película han hecho famoso el plato de codornices con pétalos de rosa. El pretendiente de Tita regala unas rosas a la muchacha en un gesto de pasión contenida, y que ella transforma con amor y erotismo en el celebérrimo plato. Más tarde todos degustan el manjar, con diferentes reacciones en cada personaje, pero dejando claro que es mucho más que una simple comida. ¿Había traspasado Tita esa pasión a la salsa al haberse mezclado con su sangre? Así penetraba en el cuerpo de Pedro, con cada bocado... Otra escena en la que la forma de comer y de mirarse hace que salten chispas sobre los platos.

'Juego de Campeones' (Varsity Blues, 1999)

Típicorra película de adolescentes e instituto con todos los clichés que se pueden esperar del género, esta vez más centrada en el equipo de fútbol y sus componentes. Por supuesto, hay tramas amorosas y escenas algo subidas de todo, aunque dentro de lo que mandan los cánones de esta época y sin arriesgar. Pero sí hay una escena remarcable, de nuevo debatiéndose entre lo sexy, lo erótico y lo ridículo; una de las chicas pretende seducir al nuevo quarterback titular del equipo -un jovencito James Van der Beek cuando aún era Dawson-, de una forma poco sutil: apareciendo llevando solo nata montada y unas guindas para tapar sus vergüenzas.

'Mujeres enamoradas' (Women in love, 1969)

Merece la pena recuperar esta película, muy olvidada hoy en día pero que dejó imágenes y escenas para el recuerdo -incluyendo el desnudo masculino frontal de dos personajes que luchan desnudo-. Hay erotismo y sugestión por todas partes en este film, empapando todos los temas sobre los que gravita la trama, y son muchos. Hay una escena fantástica en la que los personajes comparten comida alrededor de una bonita mesa en el campo; el personaje de Alan Bates protagoniza un seductor monólogo sobre cómo se debe comer un higo maduro que de inocente tiene bien poco.

'Flashdance' (Flashdance, 1983)

Gran éxito en su momento y hoy considerada todo un clásico, la película no es que sea nuy sorprendente en su trama pero ha conseguido quedar grabada en el imaginario colectivo. Gran parte de la culpa la tiene su protagonista, la joven y talentosa Alex Owens, interpretada por una guapísima Jennifer Beals que sabe seducir sobre la pista de baile... y también en un restaurante caro de etiqueta. Esa forma de comerse una langosta definitivamente no es normal. Tampoco los jueguecitos de pies debajo de la mesa.

Volver (2006)

En una película de Almodóvar como esta, que refleja una cultura muy concreta y unas formas de vida con aire de “España antigua”, no puede faltar la comida. Salen muchos productos y platos en toda la obra, sin olvidar el almuerzo completo que Raimunda se ve obligada a preparar para un equipo de rodaje. Penélope Cruz vuelve a hacer gala de ese erotismo latino que tanto encandila en Hollywood y hace sexy incluso una tarea tan mundana como fregar los platos después de la comida. Bueno, quizá el plano elegido por el director para mostrarlo tampoco deja demasiado a la imaginación.

Nos dejamos muchas escenas de cine en las que el erotismo y lo sexy se mezclan con la comida, pero esta es una buena selección de momentazos para revivir esas pasiones delante de la pantalla. Ya veremos si '50 sombras más oscuras' vuelve a dejarnos alguna mítica escena gastronómico-erótico-festiva para el recuerdo, o vuelve a caer en aburridos clichés. ¿Cuáles son vuestras escenas favoritas?

En Directo al Paladar | Siete películas de amor a la cocina
En Directo al Paladar | Diez tartas cinéfilas sorprendentes

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos