Venta ambulante de alimentos, ¿un riesgo para el consumidor?

Síguenos

venta_alimentos_ambulante.PNG

En Ceuta han iniciado una singular campaña en contra de la venta ambulante de alimentos, la razón no es otra que la posible carencia de controles sanitarios en estos alimentos. Así que ahora en Ceuta ya no se pueden vender productos alimenticios de modo ambulante, así lo indica la Consejería de Sanidad y Bienestar Social de la ciudad.

Se pretende eliminar la costumbre tan arraigada de la ciudad de llenar la cesta en estos puestos ambulantes y así que los consumidores acudan a realizar sus compras sólo en los establecimientos legalmente autorizados. Vayamos por partes, la venta ambulante es aquella en la que se venden productos fuera de un local estático y ésta puede llevarse a cabo en la vía pública o espacios libres siempre que se cuente con la autorización necesaria.

La venta ambulante se debe desarrollar en instalaciones desmontables, como por ejemplo un mercadillo. La venta de productos alimentarios se permite siempre que estén conservados adecuadamente y ofrezcan las garantías higiénicas y sanitarias que estipula la ley. Somos los consumidores quienes debemos rechazar un producto de esta venta cuando comprobemos irregularidades como su deficiente identificación, la inadecuada conservación, incluso el tipo de envoltorio que presente, ya que esta prohibido envasar los productos alimentarios, por ejemplo, con papel impreso.

Conociendo estos datos, podemos decir que la decisión prohibitiva tomada en Ceuta, a pesar de parecer un decretazo, se encuentra realmente sujeta a salvaguardar los derechos y la salud del consumidor, ya que muchos de los productos que se venden de forma ambulante en Ceuta provienen de Marruecos y no cumplen ninguno de los requisitos antes mencionados. Como dicen en el artículo del Pueblo de Ceuta, la venta ambulante está arraigada en la cultura española pero también es necesario que esté sujeta a unas normas si no queremos sufrir una intoxicación alimentaria.

Quizás lo malo de esta tajante decisión, es que se verán perjudicados los pocos que sí cumplan las normas. Todos hemos comprado huevos, tomates, pimientos y otros alimentos a alguien conocido y nos dan mayor seguridad que los que venden en grandes superficies, pues sabemos como puede ser tratado el cultivo, el ganado, etc.

Vía | El Pueblo de Ceuta
Más información | Consumer
Más información | Consejería de Sanidad y Bienestar Social Ceuta

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario