Pastel de moras con buttermilk. Receta de postre

Síguenos

Pastel de moras con buttermilk

Es época de moras, y tengo que confesar que me da un poco de envidia pensar en aquellos que viven en regiones donde se pueden encontrar estas ricas bayas creciendo silvestres. Yo he tenido que comprarlas para preparar esta receta de pastel de moras con buttermilk, pero desde luego ha merecido la pena la inversión. Combinadas con azúcar moreno y un toque integral, este pastel me hace pensar ya en las tardes frescas de otoño.

Si las moras están bien maduras aportarán su sabor dulce a la masa, por lo que he preferido no usar demasiado azúcar, aunque siempre podéis ajustarlo a vuestro gusto. Además, el buttermilk potencia los sabores de la fruta creando una masa más esponjosa y aromática. Podéis sustituirlo por una preparación casera mezclando 330 ml de leche con 20 de zumo de limón, dejándolo reposar 15 minutos antes de utilizarlo en la receta.

Ingredientes para un molde de 28 cm

  • 2 huevos L, 60 gr de mantequilla sin sal, 350 ml de buttermilk, 75 gr de azúcar moreno, 1/2 cucharadita de esencia de vainilla, 100 gr de harina, 200 gr de harina integral, 1 cucharada de levadura química (impulsor), 1/2 cucharadita de sal, un buen puñado de moras, azúcar extra para espolvorear.

Cómo hacer pastel de moras con buttermilk

Precalentar el horno a 200ºC y engrasar un molde redondo bajo de unos 28 cm de diámetro. Derretir la mantequilla y dejar que se enfríe un poco.

Batir con ayuda de unas varillas manuales los dos huevos con el buttermilk, el azúcar moreno y la vainilla; añadir la mantequilla y batir un poco más.

En otro recipiente más grande, mezclar las harinas con la levadura y la sal. Formar un hueco e incorporar la primera preparación, mezclando con suavidad usando una espátula o cuchara de madera.

Repartir la masa sobre el molde, igualando la superficie. Distribuir las moras por encima y espolvorear con un poco de azúcar, al gusto. Hornear durante unos 20-25 minutos, hasta que al pinchar con un palillo salga limpio. Dejar enfriar antes de servir.

Pastel de moras con buttermilk. Pasos

Tiempo de elaboración | 45 minutos
Dificultad | Fácil

Degustación

Al no tratarse de un pastel excesivamente dulce, el pastel de moras con buttermilk resulta delicioso a cualquier hora del día, ya sea como desayuno o bien como postre. Si las temperaturas ya acompañan, su pareja ideal es una buena taza humeante de café o té, o podemos optar por completarlo con nata montada o una crema ligera de vainilla.

En Directo al Paladar | Tarta de almendra y moras
En Directo al Paladar | Bizcocho de chocolate y mermelada de moras

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios