Sigue a Directo al Paladar

Tarta de manzana y leche condensada

Tengo un serio problema con las tartas de manzana, y es que allí donde veo una, ya sea en un libro o revista, o simplemente me pase una receta una amiga como en este caso, me la guardo y siempre la pruebo. Así que no os extrañe que os siga poniendo pasteles como esta tarta de manzana y leche condensada que os traigo hoy, y que me ha encantado su relleno suave que aunque a priori pueda sonar empalagoso, pues no lo es, es dulce en su justa medida.

Como os digo siempre en esta tipo de tartas, dependiendo de las ganas que tengáis de enfrascaros en la cocina podéis preparar vosotros mismos la masa quebrada para la base o bien haceros con una refrigerada. Yo es esta ocasión, que andaba escasa de tiempo, fue a lo que recurrí y con buenos resultados.

Ingredientes para un molde de tarta de veintiseis centímetros

  • 1 lámina de masa quebrada refrigerada, 5 manzanas, 150 ml de leche condensada, 200 ml de nata, 1 cucharada sopera de maicena, 2 cucharadas soperas de almendra molida, 3 huevos L, zumo de 1/2 limón, mermelada de albaricoque para pincelar o 1 sobre de brillo para tartas.

Cómo hacer tarta de manzana y leche condensada

Comenzaremos poniendo un cacito con cinco cucharadas de agua y dos de las manzanas picadas en trozos muy pequeños. Cocemos la fruta durante diez minutos o hasta que la veamos que se deshace y la trituramos con un tenedor hasta conseguir un puré. Reservamos.

Precalentamos el horno a 180 grados. En un molde para tartas extendemos la masa quebrada y la pinchamos con un tenedor. Por otra parte en un bol mezclamos la leche condensada, la nata, la almendra molida y la maicena, lo batimos bien con unas varillas o con una batidora, hasta que no veamos grumos. Añadimos los huevos y el puré de manzana, y le damos otro minuto de batido hasta que veamos los ingredientes bien mezclados entre si. Vertemos esta crema encima de la base.

Pelamos y picamos en rodajas las otras tres manzanas y las colocamos haciendo una espiral hasta rellenar toda la superficie. Horneamos durante cuarenta minutos. Al salir y aún caliente la barnizamos con tres cucharadas soperas de mermelada de albaricoque caliente o bien le extendemos un sobre de brillo para tartas preparandolo según las instrucciones del envase.

Tarta de manzana y leche condensada

Tiempo de elaboración | 1 hora
Dificultad | Fácil

Degustación

La tarta de manzana y leche condensada se puede servir a temperatura ambiente una vez que haya enfriado o bien fría después de unas horas en el frigorífico. Acompañada de un poco de nata o bien si sois golosos de un poquito más de leche condensada está deliciosa.

En Directo al Paladar | Tarta de manzana en quince minutos. Receta
En Directo al Paladar | Bizcocho de manzana casero. Receta

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

23 comentarios