Sigue a Directo al Paladar

Puré de calabaza casero

El final del verano nos trae uno de los productos de temporada que más juego nos pueden dar en la cocina, la calabaza. Reconozco que de pequeña le cogí algo de manía porque pensaba que sólo servía para hacer cabello de ángel, un dulce que no me gusta demasiado. Pero pronto descubrí todas las posibilidades que nos ofrecen las diferentes variedades de calabaza en recetas dulces y saladas, convirtiéndose en uno de mis ingredientes favoritos. Para sacarle el máximo partido, podemos preparar fácilmente puré de calabaza casero.

Octubre parece el mes oficial de las calabazas, inaugurando el otoño y con la influencia irremediable de Halloween. Una de las variedades más comunes y más tempranas es la calabaza moscada, que es la que yo suelo emplear en estas fechas para preparar puré casero, y así utilizarlo en muchas recetas. Asándola bien, y dejando que escurra el exceso de agua, se consigue el máximo sabor tanto en dulces como en platos salados.

Ingredientes

  • Para el puré: Calabazas de temporada, un vaso de agua.
  • Utensilios: 1 bandeja grande de horno, 1 buen cuchillo, 1 pela verduras, batidora o procesador de alimentos, 1 colador amplio, 1 paño limpio fino.

Cómo hacer puré de calabaza casero para emplear en la cocina

Precalentar el horno a 200ºC y forrar bien una bandeja de horno con papel sulfurizado o de aluminio. Limpiar las calabazas para retirar la tierra y polvo que puedan tener. Cortar y desechar los extremos. Con cuidado, divididir cada calabaza en dos mitades, mediante un corte longitudinal. Retirar las semillas con una cuchara o un sacabolas. Se pueden tirar, pero recomiendo guardarlas para cocinar con ellas.

Distribuir las mitades de calabaza boca abajo en la bandeja y verter el vaso de agua. Hornear durante unos 25-30 minutos, hasta que la carne esté muy blanda. Retirar del horno, darles la vuelta y dejar enfriar hasta que se puedan manipular sin quemarnos.

Si están bien asadas, podremos extraer la carne con una cuchara sin problemas. Sacar bien toda la pulpa de las calabazas, poniéndola en un cuenco grande o en el vaso de una batidora. Triturar hasta que quede una textura cremosa y suave.

Colocar un colador grande sobre un recipiente amplio, y poner encima el paño limpio. Verter el puré de calabaza sobre la tela, tapar con otro paño y dejar reposar durante varias horas, mejor toda la noche. Transcurrido ese tiempo, podremos ver cómo se ha escurrido una buena cantidad de agua. Ya podemos emplear el puré de calabaza en las recetas que queramos, dulces o saladas.

Puré de calabaza casero. Pasos

Tiempo de elaboración | 1 hora más el reposo
Dificultad | Fácil

Degustación

El puré de calabaza casero aguantará unos días en la nevera si se guarda en un recipiente hermético. Una buena idea es separar porciones de una taza (250 ml) en bolsas adecuadas para congelarlas, y así disponer de reservas para todo el año.

En Directo al Paladar | Pastel de calabaza. Receta
En Directo al Paladar | Pancakes o tortitas de calabaza. Receta de Halloween

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario