Sigue a Directo al Paladar

butterchicken curry presentado

La primera vez que probé esta receta de pollo tan típica de la India, fue en un restaurante de Londres y me encantó su sabor intenso y especiado. Y es que el butterchicken curry o en su nombre original el Murgh makhani, es un plato que suele conquistar a los que lo prueban.

Como en otras recetas procedentes de la zona asiática, las especias y condimentos cobran mucho protagonismo pero no os asustéis que ni es difícil encontrar los ingredientes ni tiene un picante demasiado potente ni es complicado de preparar. Y lo bueno es que estas recetas de pollo, suelen gustar a todos en casa.

Ingredientes para 4 – 6 personas

  • 1 pollo en trozos, 1 trozo de jengibre, aceite de girasol, aceite de sésamo, 1 lata de tomate triturado (250 ml), 150 gr de mantequilla, 1 ajo, 2 cucharadas soperas de mezcla de especias (cardamomo, clavos de olor, canela, mezcla de especias garam masala o de vuestra mezcla de curry preferida), unas hojitas de cilantro, 1 lata de leche de coco (o dos yogures naturales sin azúcar)

Cómo hacer butterchicken curry

Comenzamos rallando el jengibre y picando el ajo cuidadosamente hasta obtener casi una pasta. Mezclamos ambos ingredientes, añadimos un buen chorreón de aceite de girasol y removemos bien todo. Seguimos cortando el pollo en tajadas hermosas. Untamos con la mezcla de ajo y jengibre los contramuslos, muslos y pechugas y los dejamos marinando durante unas seis horas. Si queréis hacerlo de un día para otro, pueden estar toda la noche sin problema.

A continuación, freímos las tajadas en aceite de girasol al que añadiremos un chorrito de aceite de sésamo, (ya veréis que aroma más delicioso en la cocina) moviendo las tajadas hasta que vayan tomando un color dorado en su parte exterior. Si lo preferís, también podéis meterlos al horno durante 15 minutos para asarlos por fuera, ya que se terminarán de hacer al cocinarse en la salsa.

Para ello, tostaremos ligeramente las especias o la mezcla de curry en una cazuela amplia y bien caliente con un poco de mantequilla sin que se nos quemen y añadiremos a las especias tostadas, una cucharada de la mezcla de ajo y jengibre que habíamos usado para marinar y el tomate triturado, dejando que se integren bien. Dejamos reducir durante unos 10 minutos añadiendo algo de agua si se nos reseca mucho.

pasos pollo butterchicken

Metemos en la cazuela el resto de la mantequilla y añadimos las tajadas de pollo, dejándolas que se impregnen bien con la salsa. Las removemos bien para que se bañen por todas partes y tomen su sabor. Como veis en las imágenes no es necesario que la salsa cubra el pollo. Tras diez minutos a fuego lento, añadimos la leche de coco o los dos yogures y removemos cocinando la mezcla otros diez minutos más.

Es el momento de probar el sabor y rectificar si fuera necesario añadiendo más especias, sal o rebajando el sabor si nos quedó demasiado potente con un poco más de coco / yogur. Dejamos cocinar cinco minutos más y apagamos el fuego, espolvoreando con el cilantro muy picado. Como todos los guisos mejora de un día para otro porque se intensifican los sabores y es excelente para llevar al trabajo.

Tiempo de elaboración | 40 minutos más la marinada
Dificultad | Media

Degustación

Esta receta de butterchicken curry es estupenda para comer acompañada de pan indio naan o de otros panes planos tipo pita o pan lavash. Como guarnición podéis poner un cuenco de arroz basmati, o como hice yo, con una mezcla de tres arroces, rojo, negro y jazmín que encontraréis en los comercios sin dificultad. Cerrad los ojos, probad el sabor del pollo y viajad con la mente hacia tierras de Oriente.

En Directo al Paladar | Chupachups de pollo a la villaroy. Receta
En Directo al Paladar | Sopa de rabo de buey. Oxtail soup. Receta

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

15 comentarios