Síguenos

Albóndigas de choco


Hace poco una de nuestras fieles lectoras y comentarista me pidió que elaborara una receta de albóndigas de choco, este fin de semana he tenido amigos en casa y, qué mejor oportunidad para investigar en una receta nueva, hay muchos críticos que ayuden a conseguir un buen resultado con sus apreciaciones.

La verdad es que no solo no las había hecho nunca, tampoco las había comido, esta receta de albóndigas de choco ha sido un reto, un reto superado y, según afirman mis comensales, con nota. Así que vamos a disfrutar de ellas y si se os ocurren nuevas ideas para ellas, no dudéis en comentármelo, así que, sin más os dejo con otra muestra de nuestra, más que saludable, Dieta Mediterránea.

Los ingredientes

250 gr. de choco, 1 calamar, 250 gr. de miga de pan de ayer, 2 dientes de ajo, 2 ramas de perejil, 1 huevo, el zumo de ½ limón. Pan rallado, harina para rebozar, 500 gr. de tomate natural triturado, 1 pimiento verde, 1 cebolleta, aceite de oliva virgen extra (AOVE) y sal.

La preparación

Troceamos el choco, lo ponemos en el vaso de la batidora y lo batimos, teniendo en cuenta que queden algunos trozos (si tenéis picadora lo picáis groseramente), lo ponemos en un cuenco y añadimos el ajo y perejil picados, el huevo, la miga de pan troceada a daditos, el zumo de limón y sal, amasamos y corregimos la textura con pan rallado (sin abusar, el pan rallado da mucha sequedad a las albóndigas. Formamos albóndigas con la ayuda de harina fina y freímos en AOVE.

Elaboramos la salsa, para ello, troceamos el calamar en trocitos pequeños (podemos utilizar recortes de calamares de otras elaboraciones), lo mareamos en AOVE caliente, añadimos el pimiento y la cebolleta rallados o picados muy finos, los sofreímos y agregamos el tomate, dejamos cocer al mínimo, tapado , 10 minutos, rectificamos de sal.
Hacemos las albóndigas y las freímos
Hacemos la salsa

Tiempo de elaboración | 30 minutos
Dificultad | Media

La degustación

Tengo que advertiros que esta receta de albóndigas de choco se come sola, de hecho vigilad bien el plato donde vayáis poniendo las albóndigas una vez fritas, suelen desaparecer por arte de magia. Podéis mezclar las albóndigas con la salsa o, como hice yo ayer, poner las albóndigas en un cuenco y la salsa en otro, en reuniones donde hay niños es mejor así, cada cual moja su albóndiga en la salsa, convirtiéndolas en un aperitivo divertido que se disfruta mucho.

En Directo al Paladar | Receta de albóndigas a la cazuela
En Directo al Paladar | Receta de potaje de bacalao con albóndigas

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

17 comentarios