Chuletón de buey con salsa de Roquefort. Receta

Síguenos

Chuletón de buey con salsa de Roquefort - presentación

Hay veces que el carnívoro depredador que llevo dentro se despierta enfurecido, reclamando un buen filete de carne; roja, a ser posible. Y aunque es cierto que si la carne es buena no hace falta salsa alguna, me gusta acompañarlo siempre de una, en esta ocasión la combinación ha sido chuletón de buey con salsa de Roquefort.

Junto con la salsa a la pimienta, es una de las salsas clásicas para carne, aunque en esta ocasión la he servido de forma diferente, como fondo de un mini bocado de chuletón, de manera que el sabor inunde la boca a cada cucharada.

Ingredientes para 2 personas

Un chuletón de buey (500-700gr), 200ml de nata líquida para cocinar, 50gr de queso Roquefort, pimienta y flor de sal.

Chuletón de buey con salsa de Roquefort - ingredientes

Cómo hacer un chuletón de buey con salsa de Roquefort

La salsa de Roquefort es una de las salsas más fáciles de preparar, y si tenemos una buena plancha, la carne también se prepara fácilmente, así que esta receta la tendremos lista en un santiamén.

Lo primero es poner a hacerse la salsa. Para ello, en una sartén antiadherente, vertemos la nata y el queso Roquefort cortado en dados. Calentamos a fuego medio hasta que se derrita el queso, después añadimos un poco de pimienta molida y bajamos el fuego al mínimo, removiendo de vez en cuando.

Mientras la salsa espesa, preparamos la carne a nuestro gusto —el mío, muy poco hecha—. Así, en una plancha muy muy caliente, colocamos el chuletón de buey y lo marcamos por ambos lados. Sin salar, que no queremos que pierda jugosidad.

Por último, cortamos la carne en dados y la colocamos en unas cucharas de servir, en las que previamente habremos vertido un poco de la salsa de Roquefort. Coronamos con una pizca de flor de sal, y a disfrutar.

Chuletón de buey con salsa de Roquefort - elaboración

Tiempo de elaboración | 20 minutos
Dificultad | Fácil

Degustación

Aunque el chuletón de buey con salsa de Roquefort está bueno de todas las maneras, os recomiendo que probéis esta forma de comerlo. Si bien es un poco más laborioso para el cocinero, es sorprendente como cambia el sabor del plato presentado de esta manera.

En Directo al Paladar | Receta de chuletón con salsa de vino y fresas
En Directo al Paladar | Receta de bacalao con salsa de nata y sidra

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios