Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Escapadas inolvidables al Valle del Jerte

Escapadas inolvidables al Valle del Jerte
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
\"image\"
Tweets por @Heliosesvida

El Valle del Jerte ofrece un sinfín de escapadas inolvidables, desde las más populares para ver los cerezos en flor en primavera o la recogida de la cereza en verano hasta otras igualmente apasionantes pero menos conocidas como La Otañada, que se celebra desde el 30 de octubre hasta el 15 de diciembre, así como rutas perfectas para practicar senderismo y cicloturismo.

La cereza, la gran protagonista

La Picota del Jerte es sin duda la gran protagonista del Valle del Jerte, cuyo cultivo autóctono comenzó a generalizarse a partir del siglo XVIII debido a una plaga del castaño, que era el árbol habitual hasta entonces. La leyenda popular, sin embargo, atribuye este cambio a la llegada a la zona de un zar ruso, que quiso emular las nieves rusas una vez al año con la floración del cerezo.

Es precisamente la floración del cerezo uno de los eventos más destacables de todo el año. Tiene lugar a finales de marzo y principios de abril, aunque varía en función del clima. La floración dura unas dos semanas, durante las cuales los campos se tiñen de blanco en un espectáculo digno de presenciar, y que atrae a miles de personas todos los años.

Escapada al Valle del Jerte - 2

El otro gran acontecimiento es la Cerecera, muy vinculada a la recogida de la cereza, un conjunto de actividades que se prolongan durante tres meses (de mayo a julio), y que incluyen desde las jornadas gastronómicas de la Cereza o la Feria de la Cereza hasta una convivencia cerecera y jornadas de puertas abiertas en las cooperativas.

También es una visita obligada en el Valle del Jerte el Museo de la Cereza, que está abierto durante todo el año, por lo que podemos acercarnos a conocer más sobre la Picota del Jerte y su cultivo incluso si visitamos la región en fuera de la temporada de cerezas.

La Otoñada

A pesar de que la primavera y el verano son las épocas del año en las que el Valle de Jerte recibe más visitas, ya que coincide con la floración y campaña de la cereza, la Otoñada es otra de las épocas del año perfectas para hacer una escapada al Valle del Jerte y disfrutar no sólo de las actividades relacionadas, como la Fiesta de la Caída de la Hoja --que tiene lugar este 9 de noviembre-- sino también de rutas en un paisaje teñido de ocre.

Escapada al Valle del Jerte - 4

En el ámbito gastronómico, las cerezas se sustituyen por productos más otoñales como las castañas y las setas, en torno a las cuales giran las jornadas mitológicas y el Día de la Seta (9 y 10 de noviembre). Si queréis conocer el resto de actividades que se celebrarán hasta el día 15 de diciembre, podéis consultar la Sociedad para la promoción y el desarrollo del Valle del Jerte.

Otras actividades

Escapada al Valle del Jerte - 5

Tampoco creáis que todo en el Valle del Jerte gira en torno a la comida, porque este maravilloso enclave tiene mucho que ofrecer. Por ejemplo, desde él podemos acercarnos a Plasencia, considerada la Perla del Jerte y declarada conjunto Histórico-Artístico, o a Cáceres, una ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad en 1986 donde podremos visitar restos de los primeros asentamientos humanos del Paleolítico Superior en la Cueva de Maltravieso o las ruinas del primer asentamiento romano en el campamento de Cáceres el Viejo.

Sin embargo, lo más atractivo del Valle del Jerte es la infinidad de rutas para disfrutar de su naturaleza --cuenta con cuatro centros de interpretación-- especialmente dentro de la Reserva Natural de la Garganta de los Infiernos, un entorno con abundante agua y rico en especies vegetales y animales.

Escapada al Valle del Jerte - 6

Una de las rutas más destacadas es la ruta de Carlos V, una de las más conocidas a pesar de su dificultad media alta, y que sigue durante 28 kilómetro los pasos del emperador Carlo V en su retiro al Monasterio de Yuste, desde Tornavacas hasta Jarandilla, en la comarca de La Vera, y que se puede hacer en unas nueve horas andando. Para los menos avezados, hay rutas de menor dificultad e igual belleza, desde sólo una hora.

Como veis, hay muchos motivos para realizar una escapada inolvidable al Valle del Jerte. La época de la floración es la más espectacular, y aunque mi preferida es el verano, por aquello de disfrutar de las cerezas, el otoño no se queda atrás.

Imágenes | Ignacio García y Picota del jerte En Recetas Helios es Vida | Tarta de queso y frutas del bosque [videoreceta]

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos