Sigue a Directo al Paladar

Quina creu

Hace unos días tuve la oportunidad de conocer un nuevo restaurante situado en el centro de Palma. Se trata del Quina Creu. En él, se pueden degustar pinchos y platos de autor. Justo lo que más me gusta, elegir entre una cosa u otra. ¿A quién no le gusta cenar de pinchos?

El restaurante venía recomendado por una amiga, Marta, que me conoce y sabe que tipo de sitios me pueden gustar. Ella me lo presenta como un lugar desenfadado, con decoración moderno-vintage (o así, la voy a llamar) y por supuesto buena comida. Lo que pasa, es que, como siempre cuando te recomiendan algo, te genera expectativas y eso hace que, los lugares, a veces, no lleguen a la idea preconcebida que teníamos de ellos.

Lo primero que hice antes de ir fue visitar su web y me quede atónito. ¡Era genial! Divertida, simpática e invitando al cliente al mero disfrute, ya fuese de la comida, de la compañía o de la bebida, así que íbamos bien. Reserva confirmada, nos vemos a las 22h.

Pasear por el centro de Palma siempre es un lujo, pero es que para llegar hasta el lugar te ves obligado al paseo, porque no hay sitio para aparacar. ¿Fallo?, según se mire, a mi ese paseo pre y post cena me encanta.

La decoración

Llegamos tarde, para variar, pero nuestra reserva no había saltado y eso que el local, aunque bastante grande, estaba hasta la bandera. La deco es muy singular, zonas vintage con libros antiguos, combinados con cuadros de factura moderna. Cemento y piedra de marés (típica mallorquina) que combinan a la perfección. Una luz muy cuidada, que genera dentro de la sala diferentes ambientes. También ayuda el mobiliario, todo vintage. Sofás donde tomar un café o una copa. Mesas cada una distinta, con sillas también, de diseños variados. Y al fondo a la derecha, un gran barra con pinchos de todo tipo. Para mí el ambiente que se quiere generar en un sitio, es básico para que los comensales se encuentren a gusto o no. En Quina Creu lo consiguen.

quina creu decoración

La carta

Lo que se ofrece en el Quina Creu es ese tipo de comida que a mi encanta, sencilla pero con un punto diferente. Una carta pequeña, como debe ser ya que, soy de la opinión que quien mucho abarca poco aprieta. Como éramos cuatro, puede probar distintos platos, más los entrantes. Para poner un ejemplo de lo que quería decir en cuanto a marcar la diferencia, el tartar no es de atún o salmón; es de viera y aguacate. Una autentica delicia. Y las bravas de toda la vida con una presentación sorprendente, como pocas.

quina creu entrantes

Los platos fuertes consistieron en cordero en dos cocciones de siete horas, presentado con un puré de patata al más puro estilo hachis Parmentier, y que estaba muy bueno. Como ya sabéis, este mes he estado guardando la línea, así que yo pedí una ensalada césar, y otra vez me volvieron a sorprender. Y es difícil sorprender con una ensalada tan conocida y que hemos comido mil veces. El pan, por ejemplo, era de pita, no digo más.

Nuestros amigos pidieron un pollo marinado con verduras y una ensalada niçoise, con una presentación impecable y de sabor perfecto. Muy importante, al Quina Creu ve con apetito, porque son raciones enormes.

quina creu 2

Para acabar la cena pedimos unas mini crêpes de naranja flambeadas, con todo lo espectacular que conlleva el flambeado en la mesa y una porción de banofee. Ciertamente, los postres son prescindibles, sobre todo el banofee, lo encontré pesadete. Todos sabéis que adoro la repostería y que por ahí, es difícil ganarme a mí. Vaya, que si os apetece postre no dejéis de pedirlo y juzgad vosotros mismos. Si sigues mi recomendación, mientras toman postre, pide un gin-tonic; esos sí que están buenos y tienen una carta variada.

Una velada muy agradable, en buena compañía y disfrutando de buena comida, no se puede pedir más. Al final las espectativas creadas eran exactas a la realidad. Gracias, Marta. Aunque no puedo olvidarme (y quejarme) de que el aceite de la mesa era italiano, teniendo España y Mallorca aceites tan buenos, ¿Por qué utilizar uno del país de la bota?.

Restaurante Quina Creu

Calle Corderia 24, Palma de Mallorca.
Tel: 971 711 772
Precio medio por persona : 25 euros

Más información | Quina Creu
En Directo al Paladar | restaurante Dársena, un clásico en el puerto de alicante.
En Directo al Paladar | Cocina tradicional gallega, restaurante Don Pedro.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios