Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Los orígenes de Mahou: así fueron los comienzos de una gran cerveza

Los orígenes de Mahou: así fueron los comienzos de una gran cerveza
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Mahou es una empresa clásica, de las que ha estado ahí toda la vida. Lo cierto es que no es casual porque entre tanta compañía de reciente creación, que todavía queden instituciones con tanta historia tiene mérito. En este caso, la cervecera fundada por los hijos de Casimiro Mahou tiene ya 125 años a sus espaldas.

Una empresa clásica que ha vivido los años de la modernidad en España. Que nos lleva acompañando durante generaciones sirviendo cerveza a nuestros bisabuelos, abuelos y padres. Hoy hacemos un repaso de los puntos más principales de su historia. Para ello, nos toca irnos al centro de Madrid.

Todo comenzó en la calle Amaniel número 29. Era el año 1890 y antes de llamarse Mahou, sin más, fue fundada como Hijos de Casimiro Mahou. Una fábrica de hielo y cerveza que sorprendió por su apuesta. España siempre fue un país de vino y apostar por esta bebida era arriesgado.

Sin embargo con el tiempo alcanzó muchísima popularidad en Madrid y esto hizo que el negocio de las barras de hielo, los colores y los barnices fueran pasando a un segundo plano. El caballo ganador de Mahou era su cerveza.

Mahou Clasica

Una combinación de ingredientes única: lúpulo de Núremberg, malta de Aranjuez y agua del por aquel entonces recién estrenado canal de Isabel II. Una lager que combinaba el sabor típico de este estilo cervecero con ingredientes propios de nuestro país. Los años pasaban y Mahou empezó a mostrar que tenía una visión muy avanzada.

En poco más de diez años nos encontramos un hito muy importante: la renovación de sus fábricas. Su cuartel general se mantenía en Amaniel 29 pero en los años 20 se introdujeron un montón de novedades tecnológicas. Mientras, sus botellines iban evolucionando también.

Compresores frigoríficos, cajas Saladín para maltear la cebada. Un tostador de dos pisos y una sala de cocción Ziemman para refinar el proceso de producción de la cerveza y situarla como uno de los centros más punteros en Europa. Pocas cerveceras podían presumir de tener unas instalaciones tan vanguardistas.

Publi Mahou

Los años pasan y mientras Mahou sigue creciendo poco a poco en España en los sesenta se produce un boom en el consumo. Mahou vive un auge cervecero en España y durante la década de los 60 y los 70 se expande por todavía más bares y se convierte en la cerveza de referencia para muchos.

Hay muchos motivos que explican su éxito en esos años: aumento de la producción, expansión de la distribución… Pero hay dos hitos muy importantes en la década de los sesenta. Por un lado tenemos la apertura de la fábrica en el Paseo Imperial en Madrid.

Su puesta en funcionamiento no solo significó producir más cerveza, también supuso el paso de la madera al metal en los barriles. Los nuevos modelos estaban hechos de nivel y cromo lo que permitía que su transporte fuera más sencillo y la cerveza aguantara más tiempo fresca.

Siete años más tarde, en 1969, Mahou lanza su cerveza más icónica y famosa: Mahou Cinco Estrellas. Una lager moderna que lleva con nosotros nada más y nada menos que 45 años. Un sabor que ha unido generaciones y que todo el mundo ha disfrutado. Su éxito fue abrumador.

En Sabor Mahou

  • Cómo servir una caña maestra: guía a fondo
  • La cerveza y su aportación a la gastronomía: seis recetas con cerveza
  • Patatas bravas, bocadillos de calamares y otros 3 platos para tomar en los Bares Maestros
  • Publicidad

    También te puede gustar

    Ver más artículos