Compartir
Publicidad
Publicidad

El caso Heinz en Israel: cuando el ketchup no tiene suficiente tomate

El caso Heinz en Israel: cuando el ketchup no tiene suficiente tomate
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Nos hemos enterado de que la salsa de tomate de la conocida marca de salsas Heinz, no puede venderse con esa denominación en Israel. Estamos ante el caso Heinz en Israel: cuando el ketchup no tiene suficiente tomate, no puede ser calificado como salsa de tomate y por tanto no puede venderse como tal.

Aunque el conocido fabricante venda a diario más de dos millones de frascos de su salsa de tomate en el mundo, no podrá hacerlo en Israel ya que el Ministerio de Sanidad de este país ha recalificado el producto para que se denomine condimento con tomate y deje de ser salsa de tomate. El motivo es que que según los análisis realizados, no contiene en sus ingredientes la suficiente cantidad de este ingrediente como para ser calificado como una salsa de tomate.

17195440095 Ca0148e4cc K

La decisión por parte de las autoridades sanitarias de Israel no ha sido iniciativa suya, sino consecuencia de la denuncia por parte de Osem, una compañía local competencia de Heinz, que pidió la definición que deba tener la salsa de tomate para poder ser así clasificada. Esta empresa consideraba que la salsa de Heinz, -que contiene solamente un 21% de concentrado de tomate-, no podía ser considerada una salsa de tomate, ya que eso resultaría un fraude para los consumidores.

Es un caso cuanto menos tan curioso como el que os contábamos el otro día de los sticks de mozzarella elaborados sin mozzarella, que se publicitan, se mire como se mire-, como una clara forma de engañar al consumidor.

¿Qué contiene la salsa de tomate Ketchup de Heinz?

8861802394 D66599c03f K

Según su propia etiqueta, la salsa Heinz contiene sólo lo mejor, (only the best), ya que está elaborada con tomates que proceden de sus propias semillas, lo que ratifican con la firma del fabricante y su lema "Grown, not made" en el sentido de señalar que es un producto que crece, y no un producto elaborado.

Una observación de los ingredientes que indica la etiqueta, muestra que este producto incluye concentrado de tomate, vinagre destilado, jarabe de maíz alto en fructosa, jarabe de maíz, sal, especias, cebolla en polvo y saborizantes naturales. Como esta lista de ingredientes se debe ordenar de mayor a menor proporción de los ingredientes utilizados, da a entender que el principal ingrediente es el concentrado de tomate.

El truco parece estar en la distinción de dos clases de jarabe de maíz, uno alto en fructosa y otro "normal". Si se considera que ambos productos son el mismo ingrediente, este tendría que estar encabezando la lista al ser el ingrediente mayoritario en la composición del Ketchup Heinz.

3697907642 0816b21535 B

El jarabe de maíz es un producto similar al azúcar, y según indica el estudio del Ministerio de Sanidad Israelí, podría incluso proceder de maíz transgénico, al igual que el vinagre destilado que es el segundo ingrediente en la lista y que también puede proceder del maíz.

En consecuencia, parece que más que ser una salsa de tomate, este producto sería una salsa basada en maíz con un 21% de tomate en su contenido, que luego es condimentado con sal y especias.

Todas estas consideraciones han hecho que el producto de Heinz no pueda ser vendido en Israel bajo el grupo de salsas de tomate sino como un condimento con tomate, para evitar la confusión en los consumidores.

Nuestra recomendación, es como sabéis procurar elaborar nuestras propias recetas y si queréis hacer una salsa de ketchup, esta es la receta que nos dejó mi compañera María José, para hacerla en casa con nuestros ingredientes de confianza.

Vía | Natural News Imágenes | Pixabay | A. Monroy | Q. Dombrowsky | M.Mozart | S.Depolo
En Directo al Paladar | Qué evitar en tu dieta para dormir mejor y descansar más
En Directo al Paladar | En España e Italia nos resistimos a la comida basura. ¡Lógico y normal!

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos