La dieta del sirope de arce ¿estamos locos o qué?

Síguenos

Sirope de arce - 1

El otro día mi novia me preguntó, sin venir a cuento, que qué era el sirope de arce. Yo le conté lo que sabía, que era un jarabe dulce concentrado de savia de arce que se utiliza principalmente para acompañar tortitas y como sustitutivo del azúcar en muchos platos, además de para preparar la mermelada de bacon.

Intrigado por su extraña pregunta, quise saber por qué me la había hecho, y me dijo que estaba pensando en hacer la dieta del sirope de arce. Como podéis imaginar, a mi se me escapó un ¿estamos locos o qué?, entre algún que otro improperio y mi más rotunda negativa a dejarle el que tengo en mi despensa para tales fines.

La dieta del sirope de arce

La dieta del sirope de arce es una de esas dietas milagro que prometen una reducción de peso rápida a base de un semiayuno en el que todas las comidas se sustituyen por la ingesta de algún alimento maravilloso y depurativo —léase con ironía—, como pueda ser la piña, la alcachofa o, en este caso, el sirope de arce.

Sirope de arce 2

Es cierto que el sirope de arce, como se elabora a partir de la savia del arce, es un azúcar natural y nutritivo que, además de tener la mitad de calorías que el azúcar blanco, posee calcio, potasio y también algo de zinc, pero eso no lo convierte más que en un buen sustitutivo del azúcar, no de todo lo que comamos en un día.

Según sus defensores y promotores, es un alimento altamente nutritivo compuesto por hidratos de carbono, proteínas y minerales —¿alguien ha leído vitaminas?—, que ayuda a adelgazar por ser desintoxicante —que no digo que no— y mejorar el buen funcionamiento celular.

Sirope de arce 1

El problema aquí no son las bondades que pueda tener el sirope de arce, sino el planteamiento de una dieta absurda durante diez días. En esa decena de días, los tres primeros deberemos ingerir únicamente jarabe de arce diluído en agua con limón, los cuatro siguientes, una dieta vegetariana (eso no me parece mal), y los tres siguientes, otra vez sólo el jarabe.

Es decir, que vamos a estar tres días seguidos bebiendo agua con azúcar y limón, solo que cambiando el azúcar por un jarabe natural un poco mejor. Luego, para recuperarnos de la inanición, unas verduritas, y después, otros tres días a agua y azúcar. ¡Claro! ¡Alegría! ¿De verdad tanto cuesta llevar una dieta medianamente equilibrada y hacer algo de ejercicio?

Y como broche, Mercadona lo vende como producto dietético

Dieta sirope - 2

Hace un par de meses, cuando quise probar a hacer la mermelada de bacon, fui a mi supermercado de barrio a buscar el sirope de arce, y me dijeron que no tenían, así que tuve que ir a comprarlo a un hipermercado, que lo tenía en la zona de postres y tartas.

Sin embargo, ayer, paseando por la sección de perfumería de Mercadona, para mi sorpresa, me encuentro, al lado de todas las pastillas dietéticas, una jarrita que ponía: “sirope de arce, plan de un día”, bajo la marca Deliplus (que es la de cosmética) y al desorbitado precio de siete euros el frasquito.

Si ya me parece mal que en general se permita publicar libros y vender productos que alienten dietas poco saludables, podéis imaginaros lo que opino de que una cadena de supermercados como Mercadona venda lo que no es más que un jarabe de savia de arce como producto dietético, tratando de aprovecharse de la gente que decide seguir la dieta milagro del sirope de arce. ¿Estamos locos o qué?

Imágenes | Sterling College, Wisconsin Department of Natural Resources
En Directo al Paladar | La paleodieta, ¿es una dieta milagro?
En Directo al Paladar | Por tu salud: no dejes que una dieta milagro decida en tu mesa

Deja un comentario

Ordenar por:

33 comentarios