La leche: un alimento para todas las edades

Sigue a Directo al Paladar

leche


La leche (refiriéndonos a la leche de vaca) es un gran alimento en nuestra dieta y aunque siempre se considera un ingrediente que no puede faltar en la alimentación de los más pequeños, sabemos que se trata de un alimento para todas las edades y que también puede ofrecer grandes beneficios en los adultos.

La leche y sus propiedades nutritivas

Si analizamos nutricionalmente un vaso de leche, claramente podremos ver sus valiosos componentes para el funcionamiento del organismo, pues su macronutriente mayoritario son las proteínas, de buena calidad o lo que es igual, con todos los aminoácidos esenciales que el cuerpo no produce y que por ello necesita obtener sí o sí de los alimentos.

Además, un vaso de leche entero no tiene más que 6 gramos de grasa y un vaso de leche semidesnatada sólo ofrece 3 gramos de contenido graso, siendo el aporte calórico de este último inferior a las 100 Kcal. Entonces, podemos concluir que la leche no es un producto concentrado en calorías, que no engorda y que por sus proteínas es esencial para el crecimiento, desarrollo, mantenimiento y reparación de estructuras en el cuerpo, ya sea dientes, huesos, tejidos, piel, cabello y demás.

Por otro lado, no podemos olvidar los minerales y vitaminas de la leche, entre los que destacan el calcio, potasio, vitamina A, D y del complejo B así como fósforo y magnesio, todos micronutrientes que el cuerpo necesita para funcionar adecuadamente.

Sin duda también debemos destacar el contenido acuoso de la leche que ronda el 90% y que por ello, se convierte en un alimento bebida que también nos ayuda a hidratarnos.

Los beneficios del consumo de leche

Teniendo en cuenta sus propiedades nutricionales, podemos ver que el consumo de leche no es contraproducente en los adultos, sino que por el contrario, es un alimento para todas las edades y que puede ofrecer beneficios si lo incluimos regularmente en la dieta, no sólo por sus proteínas de calidad que ayudan a reparar y mantener estructuras corporales, sino también, porque su contenido en calcio es importante para la salud ósea y dental.

Además, dado que su aporte energético no es significativo y que sus proteínas así como su contenido acuoso sacian y reducen nuestro apetito, la leche ayuda a adelgazar, y más aún si la incluimos en el desayuno y en su versión desnatada.

leche2

Asimismo, su gran porcentaje de agua, como dijimos, contribuye a la hidratación del organismo y si al contenido acuoso sumamos sus minerales como el potasio, magnesio y sodio, podemos considerar a la leche como una buena opción para hidratarnos tras realizar actividad física.

Por último, algunos estudios han vinculado el consumo de leche a menor riesgo de diabetes, y dado que la leche contiene aminoácidos como el triptófano, en el cuerpo funciona como un alimento anti-estrés que nos ayuda a sentirnos mejor.

Hoy en día encontramos leche sin lactosa, apta para quienes tienen intolerancia a este componente y podemos incorporar leche de múltiples formas a la dieta para disfrutar de estos beneficios sobre nuestra salud.

Cómo incluir leche en nuestra dieta

Si vamos a qué versión de leche escoger, podemos optar por leche desnatada, semidesnatada o entera, siendo aconsejable después de la adolescencia optar por las primeras alternativas que tienen menor contenido graso, y que por ello son más adecuadas para un organismo que no está en crecimiento.

leche3

Por otro lado, si lo que buscamos son diferentes opciones para consumir más leche porque quizá no nos apetece beberla como tal en medio del desayuno o como tentempié a media tarde, pues te damos los siguientes consejos:

  • Incluirla en un postre como puede ser el clásico arroz con leche, un flan, o una cuajada.
  • También podemos emplear la leche como base de una salsa, por ejemplo: la salsa bechamel o salsa veloute.
  • Podemos usar la leche como base para cocinar sémolas, harinas o avena.
  • Incluir leche en preparaciones como tartas y pasteles o budines, como en esta tarta de espinacas a la romana, o este pastel de verduras.
  • También puedes reemplazar por leche el agua que utilizas para panificados, pizzas y demás masas, y elaborar por ejemplo: pan de leche y cebollas.
  • Puedes emplear leche para hacer batidos de frutas frescos para este verano o sorbetes y helados.


Son diferentes las formas de incluir leche a tu dieta diaria y aprovechar todos los beneficios de este alimento que no sólo es importante para los niños, sino que es adecuado para todas las edades.

En Directo al Paladar | La leche: ¿el alimento ideal?
En Directo al Paladar | ¿Por qué relaja la leche?
En Directo al Paladar | Cuanta mala leche
Imagen | AMagil y R’eyes.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios