Los 5 argumentos más típicos en las dietas milagro

Sigue a

5

Hemos hablado varias veces de las dietas milagro, como la dieta dukan. Lo que creo que no hemos hecho hasta ahora es tratar de identificar una serie de características comunes a cualquier dieta milagro digna de mención. Sin embargo, si uno repasa el conjunto de afirmaciones comunes a cada una de ellas podemos encontrar una serie de patrones que nos pueden a ayudar separar el grano de la paja.

1. Curación mágica de cualquier enfermedad

Este sería el más manido. Cualquier dieta milagro que se precie, no solo te ayudará a conservar o mejorar tu línea, sino que además de ayudará en todo un conjunto de enfermedades. Por supuesto, todas ayudan a prevenir el cáncer de alguna u otra forma, pero también te pueden ayudar con distintos tipos de alergias, o mejorar tus articulaciones. Por supuesto, estas afirmaciones están siempre contrastadas con testimonios de casos de éxito que lo afirman rotundamente.

2. Nunca pasarás hambre

Da igual el tipo de dieta milagro que sea, en cualquier caso nunca pasarás hambre. Lo cierto es que si uno quiere adelgazar y antes se zampaba 4000 Cal/día, tarde o temprano va a tener que reducir esa ingesta y tarde o temprano, su organismo, que estaba habituado a esa cantidad de calorías, se la va a demandar. Es decir, se va a pasar hambre. Por supuesto, también habrá testimonios que afirme que “¡sin pasar hambre!”, lo que nunca se cuentan son las personas que sí han pasado hambre, aunque les haya ido bien.

En realidad este es más un reclamo comercial que científico. Si a uno le dicen de primeras que va a pasar hambre con una dieta se echa para atrás. Pero si nos dicen que vamos a perder peso y no pasar hambre, ¡miel sobre hojuelas! No nos engañemos, o bien se pasará hambre en el algún momento, o bien te quedarás con ganas de comer más.

3. Lácteos, grasas, glúten, proteínas o hidratos

No hay dieta milagro que se precie que no hable de eliminar o reducir o ampliar cualquiera de estos grupos de alimentos. Mención aparte tiene el glúten y la lactosa. Como hay mucho celíaco sin diagnosticar, y esto es cierto, basta con que algún caso de intolerante al glúten sea detectado a raíz de una dieta de estas para que automáticamente se convierta en la panacea. Algo similar pasa con los lácteos. Cualquier dieta milagro eliminará casi seguro los lácteos y el glúten por defecto.

Por cierto, Novak Djokovic se puso en manos de uno de estos dietistas magufos que tuvo la chiripa de detectar que era intolerante al glúten. Lo eliminó de su dieta y parte de su mejora física pudo ser debida a esto. Eso sí, ayer no le sirvió para derrotar a Murray. Ya digo, como hay bastante intolerante sin detectar, es un método inicial infalible para demostrar su posible eficacia. Si no eres intolerante, no pasa nada y además reduces bollería, etc… Funciona sí o sí.

Para el resto de ingredientes ya irá a gusto del consumidor, mejor dicho, del posible estafador. Podemos aumentar el consumo de proteínas, eliminar casi al 100% las grasas (que las hay muchas y muy buenas) o los hidratos de carbono. Estos últimos, y a pesar de ser un grupo nutricional muy heterogéneo, se meten en el mismo saco y valen como excusa para justificar su eliminación completa. Da igual si son azúcares, o patata, o pan.

4. Fase de eliminación de toxinas

Otro clásico. No hay dieta que se precie que no pase por una fase de eliminación de toxinas. En su versión más extrema, se habla de una depuración del hígado como fase previa. El caso es que el hígado se está “depurando” constantemente y aunque fases de ayuno pueden tener efectos positivos en el metabolismo en general, una depuración con infusiones, por ejemplo, no está demostrado que tenga beneficios directos. Mucho menos la famosa limpieza hepática del fallecido Dr. Moritz. Por cierto, un tipo que decía cosas como que el VIH no existía, que las vacunas eran veneno que había que evitar o que el cáncer no era una enfermedad.

Por supuesto, controlar la ingesta excesiva de alcohol, cafeína, etc… es importante, pero también hay que tener en cuenta que la dosis hace el veneno, y que pequeñas cantidades de cafeína, o una copa de vino pueden ser muy saludables.

5. Fotos de antes y después

Este truco me encanta y es más típico el protagonizado por hombres musculosos. ¿Quién no ha visto un anuncio de dieta milagro con fotos de un antes y un después en solo X días? Fascinante, pero no por la dieta, sino por el truco. Es el siguiente.

Un ya musculado varón se hace unas fotos justo después de un entrenamiento intensivo de pesas, y se echa agua o aceite para realzar los músculos, mete tripa y contrae los músculos. Se hace entonces la foto del “después”. Ahora viene la parte divertida, hacerse la foto del “antes”. Pues muy fácil, se atiborra a cocacolas, doritos, perritos, hamburguesas, o cualquier comida salada que retenga líquidos durante un día entero. Al final del día, se hace una foto sin meter tripa y sin rociarse de aceites. Resultado, un hombre fofo que necesita perder unos kilos. La foto del “antes” que realmente se ha hecho después.

Como veis con 5 argumentos que, o bien están todos juntos, o bien se pueden combinar a voluntad para crear una dieta milagro: cura de enfermedades, no pasar hambre, eliminación de grupos de nutrientes, fase eliminación toxinas, fotos antes/después.

¿Qué otros argumentos habituales habéis escuchado en las dietas milagro?

Imágenes | Por losmininos
En Directo al paladar | La Dieta Dukan es una dieta milagro. Razón aquí
En Directo al paladar | La palatabilidad, los alimentos POP y por qué “funcionan” algunas dietas milagro

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios