Sigue a

trabajo_sedentario.JPG

Cuando se habla de mantener una dieta equilibrada y una vida sana, no siempre es posible, nos sucede a muchos, el trabajo y otras obligaciones nos impiden realizar el ejercicio que deseamos, aunque hay quien una vez llega a casa no para hasta irse a la cama, también hay quien al terminar de trabajar vuelve a aposentarse ante el ordenador, el televisor, etc.

En cuanto a la alimentación, hay que discernir entre dos adultos con diferentes actividades a la hora establecer una dieta, pues no precisa la misma cantidad de calorías, hidratos de carbono, etc. una persona que trabaja todo el día sentado delante del ordenador que una persona que desarrolla una labor con un gran desgaste físico.

Por nuestro propio interés, es decir, por nuestra salud (aunque seamos jóvenes y nos sintamos ágiles y fuertes, el futuro nos mostrará cómo nos hemos tratado), buscar como mínimo media hora al día para realizar una actividad aunque sea ligera debe representar una obligación, y adaptar la alimentación a nuestro ritmo de vida también, además de valorar la edad y el sexo para una ingesta bien proporcionada.

actividad_fisica_moderada.JPGLos grados de actividad van desde el sedentarismo hasta la actividad muy intensa. El sedentarismo o actividad muy baja se caracteriza por un trabajo sedentario y escasa actividad física, menos de una hora diaria de ejercicio moderado, como caminar.

La actividad baja sería añadir al trabajo sedentario 2 horas a la semana de actividad ligera, la actividad moderada 1 hora diaria de ejercicio moderado, la actividad elevada es igual que la actividad moderada pero sumando tres sesiones semanales de ejercicio intenso y la actividad muy intensa representa más bien a los deportistas de élite, actividad intensa diaria además de competiciones deportivas semanales.

Emilio Martínez de Victoria Muñoz, director del Instituto de Nutrición y Tecnología de Alimentos de la Universidad de Granada, recomienda no reducir la ingesta de nutrientes que precisa el organismo si se tiene una actividad baja o moderada, sino reducir las calorías pero manteniendo el porcentaje de los nutrientes que el organismo necesita, en cuanto al aporte de hidratos de carbono, un 55% de la dieta, de grasas sobre un 20-35% y el resto de proteínas, entre un 10 y un 25%, según la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) y la Guía Dietética para Americanos.

Si estás pensando en modificar tus hábitos de vida, en cuanto a la alimentación se refiere, recordamos que los datos que se ofrecen siempre son orientativos, y que sólo un profesional está capacitado para valorar el gasto calórico, ya que depende de diversos factores.

Como dijimos hace unos días en referencia a los FatBloggings, compartir las experiencias puede ayudar a los demás y a uno mismo, por eso te preguntamos ¿cómo combates tú el sedentarismo?.

Vía | Norte de Castilla
Más información | Consumer
Más información | Sociedad Española de Nutrición Comunitaria
Foto | Hacerdieta.com

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario