Suma vitamina D a tu cuerpo con ayuda de los alimentos

Sigue a Directo al Paladar

salmon


Sólo un poco de exposición al sol puede darnos la dosis de vitamina D que necesitamos para no caer en carencias, sin embargo, en invierno más que nunca, cuando no nos exponemos a los rayos del sol como en verano, debemos sumar vitamina D al cuerpo con ayuda de los alimentos.

¿Por qué necesito vitamina D?

Siempre la vitamina D se ha asociado al cuidado de nuestros huesos, pues favorece la absorción de calcio, nutriente fundamental de esta estructura del cuerpo. Sin embargo, no sólo protege nuestro sistema osteoarticular, sino que tiene otras tantas funciones importantes en el organismo.

La vitamina D, además, favorece el correcto funcionamiento del sistema cardíaco al mejorar la contracción muscular y así, beneficiar al corazón.

Además, se ha asociado a un mejor control del peso, pues su déficit se vincula a mayor riesgo de obesidad y/o sobrepeso, mientras que con niveles adecuados de vitamina D tenemos más estabilidad en el peso y menor porcentaje de grasa corporal.

Es de ayuda también para controlar los valores de presión arterial, pues al contribuir a un buen funcionamiento cardíaco, favorece la correcta circulación de la sangre y el tono vascular, necesario para controlar la hipertensión arterial.

Como si fuera poco, se ha asociado a la vitamina D con una mejor prevención de los resfriados, pues al parecer, este micronutriente contribuye a un mejor sistema de defensas en nuestro cuerpo.

vitamina d1

Y por último, también se sabe que interviene en la secreción de insulina, por lo tanto, conservar niveles adecuados de vitamina D nos ayuda a prevenir el desarrollo de diabetes.

Como podemos ver, la importancia de la vitamina D en nuestro organismo no sólo radica en su función sobre nuestros huesos, sino también sobre el funcionamiento cardíaco, el peso corporal y las defensas.

Cómo sumar vitamina D con los alimentos

Como hemos dicho, la vitamina D se sintetiza en nuestra piel por estímulo de los rayos del sol, sin embargo, en invierno en que la exposición solar es menor, debemos cuidar más que nunca su ingesta mediante los alimentos.

Por eso, no olvides que en esta época de frío los alimentos pueden ayudarnos a prevenir carencias de este micronutriente que tanta importancia tiene para el organismo.

Algunos alimentos que pueden sumar vitamina D a nuestros platos son:

  • Pescados marinos como las sardinas, el salmón o el arenque. Las anchoas, la caballa y jurel si aprovechamos su espinazo.
  • Aceites de hígado de pescado pueden ofrecer gran cantidad de vitamina D
  • Huevo, sobre todo la yema es la porción rica en esta vitamina.
  • Hígado vacuno es también una rica fuente de vitamina D que podemos aprovechar en esta época del año.
  • Carne bovina también puede ayudarnos a sumar vitamina D.
  • Mantequilla que concentra la vitamina D de la nata de la leche.
  • Alimentos enriquecidos como pueden ser margarinas o leches a los que se añade industrialmente este micronutriente.


Debemos tener en cuenta que la vitamina D es un nutriente liposoluble, lo que implica que se utiliza mejor en presencia de grasas, por lo tanto, no olvides incluir un cuerpo graso en tus platos cuando quieras sacar mayor provecho a esta vitamina.

tartar

Así, teniendo en cuenta que hay diversas formas de sumar vitamina D a nuestro cuerpo con ayuda de los alimentos, dejamos algunas preparaciones ricas en este micronutriente que más que nunca debemos cuidar que no falte en nuestra dieta en invierno:


No es difícil obtener vitamina D con ayuda de los alimentos y prevenir su carencia en el organismo en épocas en donde la exposición al sol es escasa o nula.

Por ello, no olvides que tus preparaciones, y los ingredientes que incluyes en las mismas, pueden contribuir notablemente al cuidado de la salud.

En Directo al Paladar | Un 60% de los niños de nuestro país tienen déficit de vitamina D
En Vitónica | En otoño, obtiene vitamina D de los alimentos
Imagen | Avlxyz y WordRidden

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario