Sigue a

sal


Si bien ya hemos dicho que la sal no es tan mala como parece, pues aporta sodio, un mineral muy importante para el funcionamiento del organismo, también hemos dicho que se recomienda no superar los 5 gramos por día y al analizar el consumo de sal entre los españoles, vemos que esta cifra casi es duplicada, por lo tanto, hoy traemos trucos para reducir la sal de nuestros platos.

¿Por qué reducir la sal de nuestros platos?

En diferentes valoraciones del consumo de sal entre los españoles se ha observado que la ingesta supera los 9 gramos diarios, cantidad que se encuentra muy por encima del límite máximo recomendado por la Organización Mundial de la Salud de 5 gramos cada día.

Este nivel máximo recomendado se ha establecido a causa de que cada vez la ingesta de sal es mayor y su elevado consumo se asocia a problemas cardiovasculares, pues a mayor consumo de sal más probabilidades de retener líquidos y por lo tanto, de sufrir presión arterial elevada o hipertensión arterial.

La hipertensión arterial puede causar problemas vasculares y cardíacos a largo plazo y también, un exceso de sodio es desaconsejable para el funcionamiento de nuestros riñones que se encargan de eliminar desechos de nuestro cuerpo.

Por otro lado, un alto consumo de sal y por consiguiente de sodio puede incrementar la excreción urinaria de calcio y favorecer el desarrollo de osteoporosis, es decir, para cuidar nuestros huesos también debemos moderar el consumo de sal.

salero

Asimismo, un exceso de sal se ha asociado a mayor incidencia de problemas estomacales, tales como úlcera gástrica o cáncer de estómago, entonces, reducir el consumo de sal también beneficia nuestro aparato digestivo.

Como todo en nuestra dieta, la sal debe consumirse con moderación y dado que sabemos que superamos la recomendación diaria establecida y que el exceso de sal puede ocasionar problemas de salud, hoy te ayudamos a reducir la sal de los platos con algunos trucos sencillos de implementar.

Trucos para reducir la sal en nuestros platos

Se sabe que entre las principales fuentes de sodio de nuestra dieta se encuentran los alimentos elaborados o procesados industrialmente, pero también, podemos reducir la sal que añadimos a nuestros platos y así disminuir su ingesta con los siguientes trucos:

  • Emplear hierbas frescas y condimentos: un truco muy saludable es reducir la presencia de sal y en reemplazo dar sabor a las comidas con hierbas y condimentos que no sólo no contienen mucho sodio sino que además, son fuente de buenos nutrientes y mucho sabor para las comidas. Podemos incluso, elaborar una sal hiposódica de hierbas
  • Evitar fiambres y embutidos: al elaborar platos en casa, lo mejor es alejarnos de fiambres y embutidos, así como de quesos curados que concentran mucha sal en su composición, en reemplazo podemos emplear carnes cocidas con hierbas o quesos más blandos.
  • Evitar salsas y aderezos comerciales: en la salsa de soja, las mayonesas y otros aderezos comerciales, encontramos mucha sal añadida, por eso, lo mejor para reducir la sal de nuestros platos es elaborar salsas y condimentos caseros a base de vegetales, hierbas, condimentos, yogures o huevos y aceite.
  • sal1

  • No utilices caldos comerciales ni saborizantes: estos ingredientes suman mucha sal a nuestros platos y nosotros podemos obtener el mismo efecto sumando ingredientes frescos y naturales como hierbas, verduras y zumos de frutas o verduras sin añadir sal.
  • Panificados hechos en casa: los alimentos dulces también contienen sal y los bollos, galletas dulces y cereales de desayuno contienen conservantes a base de sodio, resaltadores del sabor y sal en su composición, por eso, si queremos reducir la sal en nuestra dieta es de gran ayuda consumir panificados hechos en casa.
  • Evita encurtidos y ahumados comerciales: en casa podemos obtener un producto muy bajo en sal, pero los encurtidos comerciales y los ahumados envasados suelen contener mucha sal en su composición que podemos evitar perfectamente en nuestra dieta.
  • Evita ingredientes peligrosos: hay ingredientes que pueden contener sal oculta en su composición, por ejemplo, las margarinas y mantequillas suelen contener mucha sal agregada, así como los productos empanados, las conservas y productos curados, por eso, mejor reducir su presencia en nuestros platos y emplearlos en cantidades moderadas.


Sin darnos cuenta podemos estar pasándonos con la sal que consumimos a diario, por eso, pon en marcha estos trucos para reducir la sal de nuestros platos y estarás cuidando tu salud con ayuda de una alimentación saludable.

En Directo al Paladar | Menos sal en nuestra vida
Imagen | Wikimedia, Tchor1974 y Vierdrie

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario