feed

Masa filo

Es curioso cómo se parecen muchas veces las tradiciones de lugares distantes. Será porque estamos bañados por el Mediterráneo, pero estar receta italiana de torta pascualiana de Semana Santa me ha recordado a la coca ibicenca de acelgas o a la griega spanakopitta, hecha con espinacas. Creo que por eso me decidí a preparar esta coca salada, que resultó espectacular. Esta torta, que también puede ser dulce, es típica de Semana Santa y de la región de Liguria, aunque puede encontrarse en toda Italia. También se prepara en Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay. Se remonta al siglo XVI y en sus orígines era conocida como gattafura. Ingredientes para un molde de cremallera de 23 cm * 500 gramos de acelgas (limpias), 500 gramos de espinacas (limpias), 1 cebolla grande, 250 g de queso ricotta, 250 g de queso grana padano rallado, 8 huevos, 12 láminas de pasta filo, sal, pimienta, mejorana, orégano, nuez moscada, 2 hojas de laurel, mantequilla y aceite. Cómo hacer torta pascualina de Semana Santa En primer lugar preparamos las verduras, descartando las hojas que amarilleen y buena parte del tallo (de las acelgas podemos aprovechar las pencas para otra preparación). Limpiamos bien las espinacas y las acelgas en agua fría para quitar cualquier resto de tierra que pudieran tener. Las escurrimos y las cortamos en trozos pequeños. Reservamos. En una cazuela honda sofreímos la cebolla picada bien pequeña en tres cucharadas de aceite. Cuando esté transparente, añadimos las acelgas y las espinacas y las rehogamos hasta que pierdan el agua completamente. Rectificamos de sal y pimienta y añadimos el laurel, la mejorana y el orégano, a gusto. Reservamos hasta que enfríe. Retiramos las hojas de laurel. A continuación preparamos el relleno de la torta, añadiendo al sofrito anterior dos huevos, la ricotta y el grana padano. Removemos con una cuchara hasta que queden todo los ingredientes bien mezclados. Pasamos a montar la torta en un molde que forraremos con papel de horno y untaremos con mantequilla derretida con la ayuda de un pincel de cocina. A continuación iremos colocando diez hojas de masa filo una a una, dejando parte de éstas fuera del molde, y disponiéndolas en forma de abanico. Pintararemos cada una de estas hojas con la mantequilla derretida para evitar que la pasta filo se seque y se rompa. Añadimos el relleno al molde y, con la ayuda de una cuchara, haremos seis huecos en los que echaremos seis huevos enteros, sin cáscara. Tapamos el relleno con dos hojas de pasta filo pintadas con mantequilla y haremos un reborde con la parte de las capas de pasta filo que habíamos dejado colgando fuera del molde. Pintamos también con mantequilla la parte superior de la torta. Por último, cocemos la pascualina en el horno precalentado a 180ºC alrededor de cuarenta minutos o hasta que veamos que la pasta filo quede tostada. Puede servirse caliente pero habitualmente suele servirse fría. Tiempo de elaboración | 1 hora y media Dificultad | Fácil Degustación Es una pena limitarse a preparar esta receta de torta pascualiana a la época de Semana Santa, porque está deliciosa y es una opción excelente para una cena informal, además es de muy fácil preparación. La serví fría porque me pareció que así sería más fácil de cortar y de mantener la forma del relleno, pero puede degustarse caliente. En Directo al Paladar | Pastiera napolitana. Receta de Semana Santa En Directo al Paladar | Esgarraet valenciano. Receta de Semana Santa

Este pastel crujiente de manzana y queso nació de la necesidad de dar salida a unas cuantas manzanas comenzaban a adquirir un aspecto bastante triste. Antes de que terminaran en el cubo de la basura, eché un vistazo al congelador para comprobar de qué masas disponía y encontré un paquete de masa filo. Unos pocos ingredientes más, aprovechando sobras de acá y de allá, esto es lo que salió del horno.

La dificultad que conlleva preparar este tipo de pasteles crujientes con masa filo es...

Leer más »

Desde que descubrí la masa filo hace años siempre caen algunos aperitivos con ella en Navidad. Como somos pocos en casa suele sobrar, así que me gusta aprovechar para preparar alguna receta rápida y rica con ella, como esta tarta fácil de verduras con masa filo.

Un mínimo de tres capas es el que estimo necesario, aunque se pueden añadir algunas más para tener un pastel de base más rica y...

Leer más »

La baklava es uno de los dulces más populares en Turquía y muchos países de Oriente Medio. Se trata de una mezcla de nueces u otros frutos secos con especias envuelta en capas de masa filo y bañadas en almíbar. Estas baklavas de chocolate son una más de las muchas versiones que se pueden hacer de este delicioso pastel.

La receta la encontré en este precioso blog y no me he podido resistir a...

Leer más »

Con una buena masa filo refrigerada no hay tarta más fácil de hacer que esta strudel de manzana y chocolate como la de hoy. Y es que hasta el más inexperto repostero podrá preparar este delicioso postre que aunque habitualmente se hace con solo fruta en esta ocasión he querido hacer una versión mucho más golosa.

Si no disponéis de masa filo también podéis emplear un buen hojaldre de alguna marca...

Leer más »

Es curioso cómo se parecen muchas veces las tradiciones de lugares distantes. Será porque estamos bañados por el Mediterráneo, pero estar receta italiana de torta pascualiana de Semana Santa me ha recordado a la coca ibicenca de acelgas o a la griega spanakopitta, hecha con espinacas. Creo que por eso me decidí a preparar esta coca salada, que resultó espectacular.

Esta torta, que también puede...

Leer más »

La pasta filo es una masa muy delicada que se distribuye en forma de láminas muy finas, casi transparentes, originaria de Grecia y muy típica en países árabes. Como cualquier masa básica, nos permite jugar con ella en la cocina para darle cualquier forma y relleno que nos apetezca. En esta ocasión tenemos un toque italiano con unas ricas cestitas caprese de pasta filo.

La ensalada caprese es una...

Leer más »

Fácil, rápidos y originales. Así es como se pueden definir estos saquitos de pesto y zamburiñas , un plato que se prepara literalmente con cuatro cosas y que resulta ideal como entrante. Además tenemos la suerte de que comienza la captura de la zamburiña gallega, que durante los meses de verano está en veda, empezando ya a verse en las pescaderías. Y si no las encontramos frescas en el mercado,...

Leer más »

Sigue a Directo al Paladar