Raciones de chiringuito, los calamares a la romana

Sigue a Directo al Paladar

Calamares a la romana

Hoy tenemos otro gran clásico de las raciones de los chiringuitos. Bueno, y casi de cualquier bar que se precie, tanto de costa como de secano, la verdad. Se trata de los míticos calamares a la romana. Uno de esos platos que reciben un nombre que pocas personas conocen el origen.

Y de hecho, la elaboración es un tanto confusa, porque lo que en los chiringuitos de la zona donde estoy lo que ellos conocen como calamares a la romana yo los conozco como calamares a la andaluza que son unos calamares simplemente rebozados. Pero como estoy de vacaciones tampoco voy a discutir con ellos.

Calamares a la romana Vs Calamares a la andaluza

Calamares a la romana

Desde mi punto de vista los calamares a la romana se denominan de esta forma porque están rebozados en una especie de pasta orly y los calamares a la andaluza son solo unos calamares rebozados y fritos. Pues bien, no sé qué pasará en los chiringuitos de esta zona que todos los calamares rebozados en un poco de harina y fritos los llaman calamares a la romana.

Por el momento, debo decir que las raciones de los chiringuitos que estoy comiendo solo tienen el encanto de comerlos a 5 metros de la orilla del mar, una buena compañía y todos esos aderezos de comerlos en la costa. Porque la verdad que no están acertando mucho. Sepia dura, calamares a la romana que no lo son… espero que las gambas y otras cosas que pienso comer estén bien.

Porque señores, para hacer unos calamares a la romana no es tan complicado. Primero tendríamos que limpiar bien los calamares, exactamente igual que para hacerlos a la andaluza. Seguimos por cortarlos en anillas o incluso podríamos aceptar las tiras. Pero bueno, esto también saben hacerlo, así que solo tendríamos que variar el rebozado en harina por una pasta orly hecha a base de harina, agua, a veces un huevo, y podríamos poner agua y levadura en polvo o una cerveza o soda. Todo esto bien sazonado.

El aceite bien caliente es el mismo que para los calamares a la andaluza y el acompañamiento del limón ídem. Seguro que es cosa de costumbre, como esta de que a las porras les llamen churros y que los churros no existan por aquí. Pero eso es otro cantar, ¿verdad?

Ah, en estos días estoy por la provincia de Alicante. Por si no lo habíais adivinado.

En Directo al Paladar | Raciones de chiringuito, la sepia a la plancha
En Directo al Paladar | Raciones de chiringuito, las sardinas

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

10 comentarios