Así ha sido el Mundial de la Paella: 10 chefs de todo el mundo compiten por hacer el mejor arroz con cosas (pero gana la de Elche)

Así ha sido el Mundial de la Paella: 10 chefs de todo el mundo compiten por hacer el mejor arroz con cosas (pero gana la de Elche)
1 comentario

Algún día la paella moverá el mundo. Y si no lo consigue, estará muy cerca. Ajena a talibanismos, Valencia se convirtió de nuevo en el escenario del World Paella Day, donde 10 chefs de todo el mundo pusieron al arroz como protagonista en un idilio que poco tendría que envidiar al fútbol.

Hay espectadores bullangueros, equipos revelación, duelos fratricidas y algunos favoritos en la peana. De Corea del Sur a Uruguay; de China a Estados Unidos; de Irlanda a Costa Rica; de Perú a Irlanda y de Bélgica a España, claro. Así han sido las eliminatorias en las que chefs de una decena de países reinterpretan la paella.

Y sí, porque la compra que hicieron en el Mercado Central de Valencia es de lo más variopinta, capaz de aterrorizar a los puristas de la paella valenciana (que es magnífica), pero que habrían hecho poner el grito en el cielo a más de uno.

Cebolla, cerveza negra, sirope de pera, magret de pato, azafrán, tofu, salicornia e incluso cuy, un roedor parecido a una cobaya típico de la cocina andina... La lista de la compra parece una fiesta organizada en las Naciones Unidas donde todo el mundo quiere traer un trocito de su país y a fe que así ha sido.

Hay nervios, competición, algún pique (inevitable, justo y necesario) y una contrarreloj que convierte a los chefs en los protagonistas de Speed, solo que aquí no hay autobuses a punto de explotar, sino algo mucho peor: ¡paellas que puedan pasarse!

Un mapamundi con un denominador común

Una estadounidense con orígenes mexicanos, un uruguayo que se presenta a concurso con su abuelo (un español de 91 años nacido en Tui que se fue hace casi 80 años a Argentina) , un 'costarricense' de la Horta Nord de Valencia, un chino con casi dos décadas de trabajo en la capital levantina y, como no, una alicantina que domina el arte de los arroces a la llama como poca gente.

Cambia el escenario, compitiendo todos fuera de casa y donde los quemadores bullen. Batallando en la búsqueda del socarrat, las reglas del 'Club de la Paella' es que no hay reglas. Solo arroz y lo que surja.

Para poner concordancia, el jurado lo tiene claro y distribuye sus puntuaciones de forma equitativa para saber a qué atenernos: presentación, sabor, combinación de ingredientes, socarrat y cocción del arroz.

Binhui Jiang marcando una paella de marisco,
Binhui Jiang marcando una paella de marisco,

Un show donde cabían arroces secos -requisito fundamental de la preparación- y todo tipo de sabores, con algunas cojeras en el punto del arroz generalmente porque un cierto caos se apoderó del hecho de sacar una decena de paellas a la vez.

En esa guerra incruenta, opciones de sepia con calabaza, de patata con bacalao, de cerveza negra con ostras o del despliegue de marisco que lució en las semifinales el concursante chino, y de cierto purismo, curiosamente encarnado por los representantes de Perú, Uruguay y República Checa. Ver para creer.

Sepia Pera Ostras Cerveza Guiness Limon Ginseng Los Ingredientes Durante La Primera Ronda Fueron De Lo Mas Variopintos C Paella World Day
Sepia, pera, ostras, cerveza Guiness, limón, ginseng... Los ingredientes durante la primera ronda fueron de lo más variopintos. ©Paella World Day.

Un idilio entre buen rollo y sabores con mucho contraste donde había que despabilar en la cocción y también en la presentación del fondo, donde gana por la mano la representante española, que se quita de encima al concursante checo en una fase previa.

Más o menos como un Royal Rumble en el que un mal cruce te manda a la calle, como el caso del enfrentamiento Estados Unidos - Bélgica, con dos arroces de mucha categoría que se decantó por el lado estadounidense, capitaneado por Natalie Curie, angelina pero de padres mexicanos.

Con arroz DO Valencia abanderando el evento, en el que Visit València (la marca turística de la ciudad) ha dado el do de pecho para poner en el mapa internacional a un concurso que va ya por su segunda edición y tiene visos de perdurar. Y es que la paella está entre los platos más buscados del mundo.

Solo puede quedar uno

Img 8827 Don Carlos
Don Carlos es el abuelo y mentor del chef uruguayo Javier Piñeiro, su nieto, otro de los finalistas. ©Paella World Day.

No son Los Inmortales, la famosa película de los ochenta, pero casi. Tras ventilarse en una batalla contra el crono a cinco participantes, la final se iba a despachar entre algunos de los grandes favoritos de la mañana. España, claro; pero también Uruguay, Costa Rica, Estados Unidos y China, que amenazaba con dar la campanada con una paella valenciana.

A caballo ganador apostaron los finalistas, yendo al purismo como envite. Vicente Aguilar, el 'costarricense' de Valencia se la jugó a una "paella antiCovid" de verduras porque, según sus palabras, "es barata, sana y rica".

Bihnji Jiang, el participante chino (pero valenciano desde hace veinte años) lo fió todo a una paella valenciana y, si hablamos de purismo, se ha de destacar el arroz alicantino de Noelia Pascual, ilicitana, que no concedió margen a los rivales como si esto fuera una subida al Tourmalet.

Img 8821
Noelia Pascual, la representante española, marcando su primer arroz: de patata y bacalao.

"Fondo de conejo y pollo, caracoles serrano y arroz albufera", argumentaba sobre la base de su plato que fue con diferencia el mejor medido de caldo, dando margen al socarrat pero con un grano grueso y cargado de sabor.

Más imaginativa fue Natalie Curie, que apostó por calabaza y costilla de cerdo estilo Cajún, y Javier Piñero, uruguayo, que marcó un arroz de verduras pero rematado por un trozo de solomillo marca de la casa.

Apretadas negociaciones del jurado y caras de aprobación fácilmente reconocibles (bastante más que en la primera fase, donde las muecas eran más evidentes) dejaban claro que la final iba a estar apretada en unas pocas cabezas. Con ese mimbre y tras varios minutos de tensión, el estado de nervios de los concursantes estaba patente.

Newsletter de Directo al Paladar

Suscríbete para recibir cada día nuestras recetas, información sobre nutrición y actualidad sobre gastronomía.

Por un lado, el Viejo Mundo y la responsabilidad de que la mejor paella del mundo corriera el riesgo de hacerse fuera de España. Por el otro, el interés de cuatro chefs por demostrar que el más internacional de nuestros platos puede correr buena suerte en otras fronteras.

Al final la lógica se impuso en un grano suelto, sabroso, bien medido de caldo y que no había necesitado recurrir a la pipeta para quitar algo de líquido y Noelia Pascual, chef del restaurante ilicitano Cachito, se lleva el galardón a casa y deja el honor paellero patrio intacto.

Como podríamos decir, más vale honra sin paella que paella sin honra.

Imágenes | World Paella Day / Visit València

En Directo al Paladar | Paella valenciana: la receta tradicional
En Directo al Paladar | Receta de paella mixta: el arroz español más internacional

Temas
Inicio