Publicidad

Popeyes, el pollo frito que arrasa en Estados Unidos, llega a España (y ya lo hemos probado)

Popeyes, el pollo frito que arrasa en Estados Unidos, llega a España (y ya lo hemos probado)
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Con más de 2500 restaurantes en Estados Unidos (3000 en todo el mundo), Popeyes es el principal competidor de KFC en el lucrativo segmento del pollo frito. Pero de un tiempo a esta parte su pollo se ha hecho aún más popular.

Popeyes protagonizó miles de titulares en verano después de que su nuevo sándwich se agotara en todo Estados Unidos, solo dos semanas tras su debut, debido a su “extraordinaria demanda”. El inventario proyectado por Popeyes debía durar hasta fines de septiembre, pero el éxito del sándwich en las redes sociales superó todas las expectativas y la cadena tuvo que anunciar que no podía servirlo.

La cadena, fundada en 1972 en el estado de Luisiana, fue adquirida en 2017 por Restaurant Brands International (RBI), propietaria también de Burger King y Tim Hortons. Y es su rama ibérica la encargada de abrir los primeros restaurantes de la cadena en Europa.

Aunque lo normal es abrir un restaurante piloto para testear el funcionamiento antes de proyectar más aperturas, RBI ha decidido inaugurar tres Popeyes de forma casi simultánea en Madrid: en la céntrica calle Mayor y los centros comerciales de La Gavia y Plenilunio.

La intención de la cadena, explica el presidente de RBI Iberia Gregorio Jiménez, es nada más y nada menos que “liderar el segmento del pollo en España” que, asegura, “está insuficientemente representado”. Pero ¿tan bueno es Popeyes?

Popeye2 Gregorio Jiménez durante la presentación del restaurante.

Un menú adaptado a España

Lo primero que debemos apuntar es que, como ocurre con todas las cadenas de restauración que se importan a otros países, Popeyes no tiene una oferta exactamente igual a la que se ofrece en Estados Unidos.

RBI lleva desde primavera estudiando adaptaciones de los productos de Popeyes, para escoger fórmulas que funcionarán mejor en nuestro país. Algunos productos icónicos de la marca, como sus populares biscuits –unas galletas saladas que se sirven como guarnición junto al pollo– no están disponibles aquí, pero sí otras propuestas como su clásico mac & cheese, que se pueden pedir con los menús en lugar de las típicas patatas fritas –de sabor cajún, muy buenas–.

Popeye5

Lo que, aseguran, no cambia es el pollo frito. Este se macera en una mezcla de siete especias secreta durante 12 horas (en versión clásica o picante), se pasa por otra mezcla secreta de huevo y lácteos, se pasa manualmente por harina –dándole exactamente 20 vueltas– , y se fríe durante 12 minutos en aceite de girasol alto oléico, en unas freidoras especiales que cambian la temperatura para que salga perfectamente crujiente. Un proceso estudiado al milímetro que los 200 trabajadores que tiene ya la cadena en España han tenido que aprender estos meses.

Newsletter de Directo al Paladar

Suscríbete para recibir cada día nuestras recetas, información sobre nutrición y actualidad sobre gastronomía.

El resultado es un pollo muy sabroso, especiado y crujiente, nacido para competir de tú a tú con KFC, que se presenta en piezas, tenders de solomillo y alitas.

¿Es mejor? Quizás, pero no es este el aspecto verdaderamente diferencial de Popeyes, sino su megaexitoso sándwich (en la foto de apertura).

Popeye3

Un sándwich de pollo para conquistar el mundo

El sándwich de Popeyes que arrasó en EEUU en verano ha sido rebautizado en España como The Popeyes One. Se trata de un bocado muy sencillo, a la par que eficiente: una pechuga de pollo frito, con mayonesa, pepinillos dulces y pan de brioche. Una gordopilada muy seria, pero buenísima: con el pollo jugoso y una mezcla de sabores muy lograda. Desde ya un clásico de la comida rápida.

El menú se complementa con varios platos de pollo a la plancha, un desarrollo que se estrena en España debido a que, según los estudios de mercado llevados a cabo por la compañía, es algo que demandamos por estos lares. Así encontramos una rara avis en los fast food, como son nuggets de pollo a la plancha, elaborados con la pechuga marinada.

Popeye4 La principal novedad de Popeyes en España es el pollo a la plancha.

En cuanto a precios, nos movemos en el entorno KFC o Burger King: con los menús a 6,45€, las piezas de pollo frito sueltas a 2,50€ y la hamburguesa a 3,90€.

RBI planea un crecimiento sostenido de Popeyes en todo el territorio español (y, después, Portugal) para llegar a los 1000 trabajadores en los próximos meses, tras una inversión inicial de 30 millones de euros.

En Directo al Paladar | Receta de pollo al estilo Kentucky
En Xataka | KFC se suma a la moda de la carne de mentira

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir