Mousse de dulce de leche con crumble semi-salado de almendras

Gana 1000€ con La Lechera

Sólo tienes que enviar tu receta de postre con leche condensada La Lechera para participar.

Mousse de dulce de leche con crumble semi-salado de almendras

INGREDIENTES

Para el crumble:

-50gr de harina -50gr de almendra molida -50gr de azúcar (mejor si es moreno) -50gr de mantequilla -Vainilla natural o en polvo -Una pizca generosa de sal

Para la mousse:

-500ml de nata para montar (220ml para montar y 280ml para disolver los ingredientes) -5 cucharadas soperas de dulce de leche (se hace cocinando al baño maría durante 3 horas una lata cerrada de leche condensada) -2 hojas de gelatina -Vainilla y canela para aromatizar -Un chorrito de ron (opcional)

ELABORACIÓN Empezaremos elaborando el crumble de almendras, para ello debemos pre-calentar el horno a 180ºC. Mezclaremos todos los ingredientes secos, y añadimos la mantequilla, que habrá estado a temperatura ambiente. Mezclamos todo bien hasta que quede homogéneo, no hace falta amasar. Una vez listo, prepararemos una bandeja de horno con papel sulfurizado, y sobre éste desmigaremos la masa de crumble, de forma que quede como una especie de gravilla. Lo metemos al horno y lo controlamos en todo momento ya que en unos 5 minutos estará hecho. Reservamos.

Para elaborar la mousse, pondremos en un cazo al fuego los 280ml de nata, junto con el dulce de leche, la vainilla y la canela. Lo dejamos a fuego suave hasta que el dulce de leche esté completamente disuelto (podemos ayudarnos de unas varillas). Mientras, ponemos las hojas de gelatina a remojar en agua fría. Cuando el dulce de leche se ha disuelto por completo, añadimos a la mezcla el ron (opcional) y las hojas de gelatina escurridas. Removemos y dejamos reposar. Mientras la mezcla enfría un poco, vamos a montar los 220ml de nata, para ello solo necesitamos que la nata y el recipiente donde la montemos estén muy fríos. Cuando notemos que la mezcla de dulce de leche haya perdido calor, lo vamos a añadir a la nata montada. Primero añadiremos un tercio de la mezcla y lo mezclaremos con movimientos envolventes y suaves ayudándonos de una lengua. Cuando está bien homogeneizado, podemos añadir el resto y terminar de juntarlo bien. Dejamos enfriar en el frigorífico unas 2 horas y ya lo podemos servir en copa o en un plato junto con el crumble espolvoreado.