Compartir
Publicidad

Más allá de la torrija: nueve razones (o recetas) para encender el horno esta Semana Santa

Más allá de la torrija: nueve razones (o recetas) para encender el horno esta Semana Santa
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Puede que algún año (con suerte) nos libremos de ellas, pero la verdad es que las lluvias de Semana Santa son un clásico y parece que este año nos van a acompañar durante toda su duración. Ya lo dice el refrán: en abril, aguas mil. Puede que el mal tiempo nos impida hacer planes al aire libre, pero tiene cosas buenas. Una de ellas, la oportunidad de encender el horno y preparar esos dulces para los que nunca parecemos tener tiempo.

Quizás tengáis una lista propia de recetas para hacer (la nuestra es interminable) y no necesitéis más inspiración. O puede que os gusten nuestras propuestas y pasen a formar parte de ella ya mismo. Sea como fuere, nos damos nueve razones (o recetas) para encender el horno esta Semana Santa y reírnos de la lluvia y el mal tiempo.

Bizcocho de mandarina y almendra

El uso de cítricos en la repostería es un todo un clásico que siempre funciona, aunque me parece que siempre reducimos las posibilidades a la naranja y el limón. Con este bizcocho de mandarina y almendra os animamos a usar otras frutas cítricas para probar matices diferentes, y aprovechar así la temporada.

Bizcocho de mandarina y almendra
  • Ingredientes para ocho personas: 200 g de mandarina, 4 huevos, 100 g de azúcar, ralladura de medio limón, 2 g de sal, 100 ml de aceite de oliva virgen extra, 180 g de almendra molida, 10 g de levadura química y azúcar glasé para decorar (opcional).

  • Elaboración: Lavar muy bien las mandarinas y retirar los posibles rabitos que aún queden. Llenar una olla con agua y cocer la fruta sin dejar que hierva a borbotones durante unos 20-30 minutos, hasta que estén muy tiernas. Dejar escurrir y enfriar. Precalentar el horno a 180ºC y preparar un molde redondo de unos 20 cm de diámetros. Cuando no quemen, terminar de secar y cortar en cuartos, sacando los huesos que puedan tener. Triturar con una batidora o procesador de alimentos hasta tener una pasta homogénea. Batir con batidora de varillas los huevos, el azúcar, la ralladura de limón y la sal, hasta que quede esponjoso; añadir el aceite de oliva. Batir un poco más hasta que quede homogéneo. Incorporar la mandarina, la almendra molida y la levadura química, mezclar con suavidad hasta integrarlo todo.Verter en el molde y hornear durante unos 45-50 minutos. Debe quedar ligeramente húmedo por el centro. Esperar un poco antes de desmoldar y dejar enfriar completamente sobre una rejilla. Decorar con azúcar glasé tamizado, si se desea.

Más detalles sobre la receta, aquí.

Galletas de chocolate y cacahuetes

Nos encantan las galletas tradicionales bien cargadas de mantequilla, pero de vez en cuando nos proponemos hacer unas hornadas de galletas algo más saludables, como estas galletas de chocolate y cacahuetes, una receta vegana sin huevo, sin mantequilla y sin leche. Perfectas para tomar un bocadito crujiente al desayuno o a media tarde lleno de sabor y que nos quite esos antojos de chocolate que nos entran a menudo a los más golosos.

Galletas de chocolate y cacahuetes
  • Ingredientes para 15 unidades: 100 g de harina de fuerza, 45 g de margarina vegetal, 50 g de azúcar moreno, 5 g de cacao en polvo, 10 de almidón de maíz, 30 ml de leche vegetal, 1 g de extracto de vainilla, 1,5 g de levadura química, 100 g de chocolate negro 56% de cacao y 45 g de cacahuetes.

  • Elaboración: Precalentamos el horno a 190 grados centígrados. Colocamos un papel de hornear sobre una bandeja de horno. Picamos el chocolate en trozos y lo derretimos al baño maría, dejamos que se temple a temperatura ambiente. Batimos la margarina con el azúcar hasta que se forme una crema. Añadimos la Maicena, la leche vegetal, la vainilla y el cacao. Removemos. Agregamos los cacahuetes picados y mezclarlo bien. Mezclamos la harina con la levadura y lo añadimos poco a poco a la masa. Vertemos el chocolate derretido templado, pero líquido. Mezclamos todo bien con la masa. Cogemos con unas cucharillas y dejamos en la bandeja del horno unas porciones de masa, las aplastamos un poco con un tenedor. Horneamos las galletas 12 minutos, las dejamos que se enfríen encima de una rejilla.

Más detalles sobre la receta, aquí.

Profiteroles de chocolate

Aunque os parezca una receta entretenida, con un poco de organización os aseguramos que preparar estos profiteroles de chocolate no os costará nada. Para ello, lo mejor es preparar la crema con un día de antelación, además le vendrá bien reposar ese tiempo en la nevera para endurecerse lo suficiente. Incluso podéis hacer con más antelación los profiteroles y congelarlos, aunque no hay nada como comerlos el mismo día que se hornean.

Profiteroles de chocolate
  • Ingredientes para 25 unidades: Para la masa: 250 m de leche, 125 g de mantequilla, 250 g de harina, 5 huevos y una pizca de sal. Para la crema de chocolate: 180 g de chocolate negro al 70%, 40 g de Maizena, 60 g de azúcar, 4 yemas de huevo, 450 ml de leche entera y 50 ml de crema de leche.

  • Elaboración: Para hacer los profiteroles, colocamos en un cazo al fuego la leche con la mantequilla y una pizca de sal. Cuando hierva, sacamos el cazo del fuego y añadimos de golpe la harina. Lo volvemos a poner al fuego y removemos enérgicamente la mezcla, hasta que la masa se ​​desprenda de las paredes del recipiente. Dejamos enfriar un poco la masa y le añadimos los huevos de uno en uno, batiendo con las varillas eléctricas tras cada adición. Con la ayuda de dos cucharas, hacemos bolitas con la masa y las horneamos a 180º durante unos 25 minutos. Sacamos la bandeja del horno y la dejamos enfriar. Para hacer la crema, derretimos el chocolate al baño María o en el microondas. En un cuenco batimos las yemas con el azúcar, añadimos la maizena y terminamos de batir. Ponemos a hervir, en un cazo, la leche con la crema de leche. Agregamos un poco de la mezcla de leche a la de las yemas y lo desleímos bien. Terminamos de añadir toda la leche a las yemas y volvemos a poner el cazo al fuego. Vamos removiendo con unas varillas, con el fuego bajo, hasta que la crema espese. Debe quedar cremosa y brillante. Vertemos un tercio de la crema caliente sobre el chocolate. Removemos. Agregamos otro tercio más. Volvemos a remover. Terminamos de incorporar la crema al chocolate y volvemos a remover. Dejar enfriar. Para montar los profiteroles, los abrimos con unas tijeras de cocina, dándoles un pequeño corte. Ponemos la crema de chocolate en una manga pastelera y rellenamos los profiteroles con ella. Los vamos colocando en una bandeja y los servimos espolvoreados con azúcar molido.

Más detalles sobre la receta, aquí.

Magdalenas integrales de espelta y maíz

Nuestras magdalenas favoritas son como estas integrales de espelta y maíz, con sabor a pueblo, a recuerdos de antaño. El usar harinas integrales y azúcar moreno no es pretensión de hacerlas saludables, lo que nos interesa es el sabor y la textura. Con buen aceite de oliva y sin necesidad de cargarlas de azúcares, estas magdalenas son esponjosas, aromáticas y perfectas para mojar en leche o una taza de café.

Magdalenas de espelta y maíz
  • Ingredientes para 12 unidades: 3 huevos (170 g), 120 g de azúcar moreno, 120 ml de aceite de oliva virgen extra, 100 g de leche o bebida vegetal, ralladura de medio limón, 5 ml de esencia de vainilla, 200 g de harina de espelta integral, 50 g de harina de maíz, 4 g de canela molida, 10 g de levadura química, y una pizca de sal.

  • Elaboración: Preparar una bandeja o recipientes con moldes para magdalenas, usando cápsulas de papel o equivalentes de silicona, como más nos guste. Salen unas 12-14 unidades de buen tamaño; también podemos preparar 12 magdalenas medianas y unas 6 de tamaño mini. Disponer los huevos con el azúcar moreno en un recipiente y batir con batidora de varillas durante, al menos, 5 minutos, o más. Tiene que crecer el volumen y estar muy esponjoso. Agregar el aceite, la leche, la ralladura de limón y la vainilla, y batir un par de minutos más. Aparte mezclar con unas varillas manuales las harinas con la canela, la sal y la levadura, para quitar los grumos. Añadir esta preparación a la masa principal y batir a velocidad baja hasta incorporar ambas por completo. Repartir la masa en los moldes, llenándolos hasta 3/4 de su capacidad. Dejar reposar unos 30 minutos en una zona fresca de la cocina. Si las dejamos más tiempo o hace calor, hay que guardarlas en la nevera, pero tendremos que dejar que recuperen temperatura fuera antes de hornear para no crear un gran choque térmico. Precalentar el horno a 220 grados con calor arriba y abajo. Espolvorear con azúcar moreno cada magdalena por encima si se desea. Hornear a media altura durante unos 15-18 minutos, hasta que hayan crecido bien y estén doradas. Podemos hacer la prueba del palillo para asegurarnos de que están bien cocidas. Sacar del horno, esperar uno o dos minutos, desmoldar y trasladar a una rejilla para que se enfríen por completo. Guardar en un recipiente hermético o congelar de forma individual una vez estén frías.

Más detalles sobre la receta, aquí.

Hojaldre de manzana caramelizada y crema de mascarpone

La combinación de hojaldre, manzana y mascarpone es una delicia, algo que convierte a este postre en un dulce especial y que gusta a la mayoría. Si queremos dar la nota podemos hacer el hojaldre en casa, pero hoy en día hay muchos muy buenos en nuestros supermercados de cabecera y no hay necesidad de complicarse la vida. Precisamente una de las mejores cosas sobre este hojaldre de manzana caramelizada y crema de mascarpone es su sencillez. Complicación mínima.

Hojaldre de manzana caramelizada y crema de mascarpone
  • Ingredientes para seis personas: 1 lámina de hojaldre rectangular, 125 g de queso mascarpone, 100 ml de nata líquida para montar, 25 g de azúcar glasé, 40 g de azúcar moreno, 15 ml de agua, 10 g de mantequilla, 2 manzanas, canela molida, almendra laminada en bastoncillos (opcional) y esencia de vainilla (opcional).

  • Elaboración: Cocemos el azúcar junto con el agua y la mantequilla en una sartén amplia y a fuego suave. Mientras esto ocurre pelamos las manzanas, cortamos en dos mitades y retiramos las semillas. Cortamos en láminas de medio centímetro de grosor aproximadamente y las añadimos a la sartén. Removemos para que se cubran del caramelo y pochamos a fuego suave durante 15 minutos o hasta que estén tiernas. Dejamos enfriar. Cortamos la lámina de hojaldre en tres rectángulos y los colocamos sobre una bandeja de horno cubierta con papel sulfurizado, dejando un par de centímetros de separación. Extendemos otra lámina de papel sulfurizado sobre el hojaldre y colocamos una bandeja de horno encima, que haga peso para que el hojaldre no suba. Cocemos en el horno, pre calentado a 210ºC, durante 12-14 minutos o hasta que el hojaldre esté dorado. Retiramos y reservamos. Batimos el queso mascarpone con el azúcar glasé. Semi montamos la nata (que habrá de estar bien fría). Añadimos el queso mascarpone poco a poco, removiendo con suavidad hasta incorporar y obtener una crema homogénea. Podemos aromatizar la crema con media cucharadita de esencia de vainilla, pero no es imprescindible aunque le da un toque de sabor muy rico. Rellenamos una manga pastelera para que sea más fácil de montar. Colocamos una lámina de hojaldre en la base de una fuente de servir, cubrimos con crema de mascarpone y, sobre la crema, extendemos láminas de manzana caramelizada. Repetimos la operación dos veces más, pero terminando con una capa de crema de mascarpone. Espolvoreamos con una mezcla de azúcar glasé y canela molida y decoramos con almendra laminada (o en bastoncillos) tostada.

Más detalles sobre la receta, aquí.

Panecillos de leche, vainilla y cardamomo

Esta receta de panecillos de leche, vainilla y cardamomo es perfecta para desayunar o merendar. Tienen un toque dulzón pero no es excesivo, por lo que son ideales para rellenar de lo que más nos guste, tanto dulce - por ejemplo con crema de chocolate - como salado - están riquísimos con queso y fiambre de pavo -. Además, congelan muy bien y son muy tiernos y suaves.

Panecillos de leche
  • Ingredientes para unas diez unidades: 500 g de harina de fuerza, 1 sobre de levadura de panadería seca o unos 20 g de levadura fresca, 8 g de sal fina, 50 de mantequilla sin sal, 275-280 ml de leche, 1 vaina de vainilla, 2-3 vainas de cardamomo o 1/2 cucharadita de cardamomo molido, 35 g de azúcar (mejor tipo caster), 1 huevo L y 2 cucharadas de leche extra.

  • Elaboración: Calentar ligeramente la leche con la rama de vainilla abierta y las vainas de cardamomo machacadas. Apagar el fuego antes de que hierva y dejar enfriar. Disponer en un recipiente amplio la harina de fuerza y mezclarla con la levadura seca y la sal. Añadir la mantequilla troceada, el azúcar y la mitad de la leche. Empezar a mezclar, añadiendo más leche poco a poco, hasta que la masa sea suave, blanda pero no excesivamente pegajosa. Amasar con energía durante unos 10-15 minutos, a mano o a máquina. La masa debe quedar homogénea, lisa, ligeramente húmeda, elástica y tierna. Dividir en unas 10-12 porciones iguales. Para ello, lo mejor es pesar la masa entera y dividir por el número de panecillos que queramos. Así podremos pesar cada porción para asegurarnos de que nos quedan del mismo tamaño. Formar una pequeña bola con cada porción, disponer en una bandeja y tapar con plástico film. Dejar reposar 30 minutos. Amasar ligeramente cada unidad y formar panecillos alargados o pequeñas bolas. Colocarlos en una bandeja de pan o una bandeja de horno normal. Batir el huevo con la leche y pintar cada panecillo. Tapar con un paño húmedo y dejar levar unos 60-90 minutos. Precalentar el horno a 220ºC. Practicar unos cortes finos si se desea con un cuchillo bien afilado. Volver a pintar con huevo y hornear unos 12-15 minutos, bajando la temperatura a 180ºC pasados los primeros 5. Tienen que quedar dorados por arriba y tiernos. Dejar enfriar completamente sobre una rejilla.

Más detalles sobre la receta, aquí.

Galletas fáciles de limón (con Thermomix)

Las galletas son una de las cosas más fáciles de preparar que puede haber. Y también una de las más agradecidas. Sobre todo si se trata de galletas de limón, porque no conocemos nadie (o casi) que no le guste. Esta receta es perfecta para principiantes, pues no hay más que mezclar los ingredientes, formar las galletas y hornear. Por eso las hemos bautizado como galletas fáciles de limón. También podríamos haberlas llamado "rápidas", pues en 20 minutos estás listas, lo que las hace ideales para esos momentos en que apetece un bocado dulce y apenas tenemos tiempo para preparar nada.

Galletas fáciles de limón
  • Ingredientes para 30 unidades: 215 g de harina de trigo, 1/4 cucharadita de levadura química, una pizca de sal, 130 g de mantequilla a temperatura ambiente, 100 g de azúcar, 1 huevo M y 10 ml de esencia de limón.

  • Elaboración: En un recipiente hondo mezclamos la harina, la levadura química y la sal. En otro recipiente batimos la mantequilla, el azúcar, la esencia de limón y el huevo hasta obtener una mezcla cremosa. Añadimos los ingredientes secos y mezclamos, con las manos, hasta homogeneizar. Si usamos Thermomix nos ahorraremos un par de minutos. Introducimos todos los ingredientes en el vaso del Thermomix y programamos 20 segundos, velocidad 3. Tomamos pequeñas porciones de masa y boleamos. Colocamos sobre un plato o fuente cubierto con azúcar y aplastamos ligeramente. Transferimos a una bandeja de horno cubierta con papel sulfurizado, dejando un poco de espacio entre unas galletas y otras. Cocemos en el horno, pre calentado a 180ºC con calor arriba y abajo, durante 12-14 minutos. Retiramos la bandeja del horno y esperamos a que enfríen antes de consumir.

Más detalles sobre la receta, aquí.

Brazo de gitano tradicional

El brazo de gitano es uno de esos dulces que gusta a todo el mundo. Se ha versionado hasta la saciedad y, hoy en día, se pueden encontrar recetas de brazo de gitano relleno de cremas varias, con bizcocho de chocolate u otros sabores y hasta con cobertura. Todas ellas son recetas muy válidas, pero la receta más auténtica y deliciosa de brazo de gitano es esta que os contamos hoy. Es la fórmula básica de bizcocho genovés en plancha relleno de mermelada y espolvoreado de azúcar. Así, sin más, porque no necesita florituras para despertar pasiones.

Brazo de gitano
  • Ingredientes para 10 personas: 4 huevos, 100 g de harina de trigo, 100 g de azúcar, una pizca de sal y 200 g de mermelada de frutos rojos.

  • Elaboración: Forramos una bandeja de horno de 25x35 cm con papel sulfurizado, doblando bien las esquinas y procurando que estas queden bien pegadas al borde. Batimos los huevos, el azúcar y una pizca de sal en un recipiente hondo y amplio hasta que la mezcla blanquee y doble su volumen. Añadimos la harina tamizada y, con movimientos envolventes para no perder el aire, mezclamos hasta obtener una masa homogénea. Extendemos la masa sobre la bandeja de horno, alisamos la superficie con una lengua pastelera y cocemos en horno pre calentado a 180ºC (arriba y abajo) durante 10-12 minutos, hasta que veamos la superficie ligeramente dorada. Es importante no pasarse de horno para que la plancha de bizcocho no se reseque y se pueda romper al enrollarla. Extendemos una lámina de papel sulfurizado sobre la mesa de trabajo y la espolvoreamos con azúcar. Volcamos el bizcocho caliente y retiramos el el papel en el que lo horneamos, que habrá quedado en la parte superior. Extendemos la mermelada por toda la superficie y enrollamos sobre sí mismo con cuidado. Envolvemos con el papel y dejamos enfriar antes de servir.

Más detalles sobre la receta, aquí.

Bizcocho de piña con crema de queso y chocolate (con Thermomix)

Este bizcocho de piña con crema de queso y chocolate es un postre bastante contundente, por lo que es ideal para servir en una merienda especial con un té, un café o un vaso de leche para los niños. Si lo preparáis para servir de postre después de una comida, lo mejor es que esta sea ligera.

Bizcocho de piña con crema de queso y chocolate
  • Ingredientes para ocho personas: Para el bizcocho: 440 g de piña en su jugo, 250 g de harina, 1 cucharadita de levadura química, 2 cucharaditas de bicarbonato sódico, 250 g de azúcar y 2 huevos. Para las natillas: 150 g de leche, 2 yemas de huevo, 40 g de azúcar, un chorrito de vainilla líquida, 1 cucharadita de Maizena. Para la crema de relleno: 400 g de queso crema, 1 cucharada de azúcar molido, 1 sobre de azúcar vainillado. Para la cobertura de chocolate: 250 g de chocolate fondant, 85 g de mantequilla troceada.

  • Elaboración: Empezamos preparando las natillas. Batimos la leche con el huevo y el azúcar, lo ponemos en un cazo al fuego con la vainilla líquida y la maizena y lo dejamos calentar hasta que espese, removiendo siempre con una cuchara de madera. Si laso hacemos con la Thermomix, ponemos todos los ingredientes en el vaso y programamos 5 min/100º/vel 3. Retiramos a un bol y cubrimos con papel film pegado a la crema. Dejamos templar y guardamos en la nevera. Mientras, hacemos el bizcocho de piña. Precalentamos el horno a 180ºC y forramos con papel de hornear un molde de cremallera. Trituramos la piña. Aparte, batimos el azúcar con los huevos y cuando la mezcla haya blanqueado añadimos la harina, la levadura y el bicarbonato y mezclamos con una espátula realizando movimientos envolventes. Agregamos la piña triturada y mezclamos otra vez con cuidado. Si hacemos el bizcocho con la Thermomix, ponemos la piña en el vaso y trituramos 10 seg/vel 10. Con la espátula, bajamos los ingredientes hacia el fondo del vaso. Añadimos la harina, la levadura, el bicarbonato, el azúcar y los huevos. Mezclamos 40 seg/vel 4. Vertemos la masa en el molde que teníamos preparado y horneamos unos 25 minutos a 180ºC. Retiramos el bizcocho del horno y lo dejamos enfriar completamente, aproximadamente unas dos horas. Para hacer la crema de relleno, batimos el queso crema con unas varillas con las natillas reservadas, el azúcar molido y el azúcar vainillado. Reservamos. Si usamos la Thermomix, ponemos la mariposa en las cuchillas, ponemos el queso crema, las natillas, el azúcar molido y el azúcar vainillado y mezclamos 30 seg/vel 3. Reservamos. Para hacer la cobertura de chocolate, troceamos el chocolate y lo colocamos con la mantequilla en un cazo al baño María hasta que se fundan ambos. Si la hacemos con la Thermomix, ponemos el chocolate en el vaso y lo trituramos 10 seg/vel 10. Con la espátula, bajamos los ingredientes hacia el fondo del vaso. Colocamos la mariposa en las cuchillas, añadimos la mantequilla y programamos 3 min/60º/vel 3. Bajamos con la espátula los restos de las paredes y programamos 3 min/60º/vel 3. Dejar enfriar. Para servir el pastel, extendemos la crema del relleno sobre el bizcocho que previamente habremos colocado en una bandeja para servirlo. Por encima repartimos la cobertura de chocolate. Servir en porciones.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio