Publicidad

Torta Ortigara o bizcocho italiano de almendra y limón: una dulce receta que conmemora una cruenta batalla

Torta Ortigara o bizcocho italiano de almendra y limón: una dulce receta que conmemora una cruenta batalla
1 comentario

Entre bizcocho y pastel, esta torta Ortigara hará las delicias de los amantes de esos dulces con verdadero sabor a antaño, a la repostería de pueblo de toda la vida, a ingredientes sencillos pero de primera calidad. Con una miga suave y muy aromática, con su punto preciso de jugosidad, es un bizcocho que sin duda sabe mejor compartido en tardes ya más frías con una buena taza humeante.

En realidad esta es una versión no oficial del dulce original, cuya receta original la guardan bajo llave en la pastelería Carli de Asiago, fundada en 1909 por dos hermanas enamoradas del dulce, Susanna y Caterina Carli. Su pequeño proyecto se truncó cuando estalló la Primera Guerra Mundial, viéndose obligadas a huir a Vicenza, donde siguieron, a pesar de todo, preparando sus productos como podían.

Años después regresaron a su Asiago natal para volver a levantar un negocio que, con el tiempo, se ha convertido en visita imprescindible para cualquier goloso que visite la zona. Especialmente famosa es su torta, a la que bautizaron con el nombre del monte Ortigara para honrar la memoria de una cruenta batalla que enfrentó a las tropas italianas contra las austriacas en la Gran Guerra.

La calidad de sus humildes ingredientes es clave para triunfar con este dulce

Se compone de harina, azúcar, limón, huevos, almendra y la exquisita mantequilla local, y se dice que se puede conservar durante semanas para lograr una textura más seca de la miga, perfecta para mojar. Hemos seguido esta receta, que busca recrear el popular bizcocho, con ligeros cambios. Nos recuerda a la tarta de Santiago, pero más suave y esponjoso, y con el inconfundible aroma a limón que tan bien combina con la almendra.

Ingredientes

Para 8 personas
  • Harina de repostería 170 g
  • Almendra molida 100 g
  • Levadura química (2 cucharaditas) 8 g
  • Sal (1/2 cucharadita) 2 g
  • Mantequilla a temperatura ambiente (y un poco más para engrasar) 150 g
  • Azúcar moreno húmedo (o normal) 50 g
  • Azúcar (o más moreno, si no es húmedo) 100 g
  • Huevo a temperatura ambiente 2
  • Limón 1
  • Azúcar glasé para espolvorear

Cómo hacer torta ortigara o bizcocho de almendra y limón

Dificultad: Media
  • Tiempo total 55 m
  • Elaboración 20 m
  • Cocción 35 m

Precalentar el horno a 175ºC y engrasar un molde redondo de unos 24-26 cm de diámetro, de fondo desmontable. Es más práctico cubrir ese fondo con papel sulfurizado, enganchar el saliente para cerrarlo con el anillo, y engrasar los laterales.

Tamizar en un recipiente la harina con la almendra molida, la levadura y sal. Aparte, batir con una batidora de varillas la mantequilla blanda y troceada con los azúcares y la ralladura fina del limón (lavado). Cuanto más limón, más aromático. Batir varios minutos, bajando los ingredientes cuando se suban por las paredes del cuenco, hasta que quede una crema homogénea.

Torta de almendra. Pasos

Agregar los huevos de uno en uno, batiendo un poco cada vez. Es importante que los huevos no estén fríos. Añadir 1 cucharadita de zumo del limón agregar, poco a poco, la mezcla de harina, removiendo con las varillas a medida que se agrega. Una vez se obtenga una masa homogénea, llenar el molde y extender con el dorso de una espátula o cuchara.

Hornear durante unos 30-35 minutos, vigilando que no se pase. Pinchar en el centro con un palillo cuando ha esté muy dorado, para comprobar que el interior está cocido. Esperar un poco fuera del horno antes de desmoldar y dejar enfriar por completo sobre una rejilla. Servir con azúcar glasé tamizado.

Con qué acompañar el bizcocho italiano de almendra

Fresco el primer o segundo día, es un bizcocho con un punto de jugosidad que se puede disfrutar por sí solo, aunque sienta mucho mejor con una bebida reconfortante al lado. Para desayunar o merendar, sobre todo si ya refresca, nada como un buen café con leche o a nuestro gusto, un té o infusión especiada o, si ya nos ponemos muy golosos, un poco de leche o bebida vegetal con cacao, mejor si no la endulzamos demasiado. La torta Ortigara también acompañará de maravilla al café de la sobremesa, o un vino dulce cuando ya caiga el sol.

En Directo al Paladar | Bizcocho de yogur y limón, receta casera fácil para guardar como oro en paño
En Directo al Paladar | Bizcocho de almendra, mandarina y limón: receta sin gluten

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios