Compartir
Publicidad

Cómo hacer un ramo de fresas para San Valentín

Cómo hacer un ramo de fresas para San Valentín
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando se acerca el catorce de febrero, muchas personas no saben qué hacer para tener un detalle romántico y sorprender a su media naranja. Hoy quiero proponeros que en lugar de comprar un ramo de rosas -o mejor si hacéis ambas cosas- regaléis a vuestra pareja un ramo de fresas para San Valentín.

Con un poco de cuidado, unas fresas grandes y bien coloradas y unas brochetas de madera para ensartarlas, podréis sorprender con un detalle original y bello, y además hecho por vosotros, que seguro que os hará triunfar porque demuestra que habéis puesto cariño e interés. Un lazo para atar las brochetas y una sonrisa y no hará falta nada más.

Ingredientes

Para personas
  • Fresa 12

Cómo hacer ramos de rosas hechos con fresas

Dificultad: Media
  • Tiempo total 15 m
  • Elaboración 15 m

Aunque a priori os pueda parecer lo contrario, es un trabajo que no resulta muy complicado así que, armaros con un cuchillo bien afilado y poneos a ello, y ya veréis qué bien vais a quedar. No tenéis más que seguir los pasos con detenimiento para hacer estos preciosos ramos de fresas para regalárselos a vuestra pareja en San Valentín.

Como las fresas son delicadas, conviene que hagáis los movimientos con decisión para no toquetearlas mucho. Comenzamos ensartando la fresa en la brocheta. Así, ésta será el pedúnculo de la flor, y las hojas verdes serán los sépalos o hojitas de la parte inferior.

Con el cuchillo, hacemos cuatro cortes laterales en la parte inferior de las fresas, tal como se ve en las imágenes, procurando que el corte tenga cierta inclinación hacia el centro de la fresa, donde está la brocheta. Una vez hecho el corte, abrimos esos pétalos ligeramente hacia afuera.

Cuando hayamos hecho los cuatro pétalos inferiores, hacemos otros tres o cuatro cortes encima de éstos, justo a mitad de camino entre la punta de la fresa y los que acabamos de hacer. Es bueno que esos nuevos cortes caigan aproximadamente entre dos de los que están debajo y no justo encima. Así al abrirlos no coincidirán con los de abajo.

ramo-flores-fresa

Finalmente, hacemos un último corte en la punta para dividirla en dos mitades, y ya tenemos hecha la primera fresa. Como en todo ramo hay algunos capullos aún sin abrir, podéis hacer el tallado de las fresas en nueve o diez y dejar dos o tres simplemente ensartadas.

Según las vayáis haciendo podéis pincharlas en un corcho para que no se caigan o meter las brochetas en un vaso para que se sujeten sin caer ni apoyarse unas en otras. Una vez terminado el ramo, atamos las brochetas a la altura del centro con un lazo y empezamos a sonreír orgullosos de nuestro regalo.

Con qué acompañar el ramo de fresas para San Valentín

Este regalo, el ramo de fresas para San Valentín es un regalo perecedero por lo que lo mejor es que lo compartáis y lo desayunéis para empezar el día juntos con alegría y energías. De todas maneras, si no vais a comerlo enseguida conviene que lo envolváis en papel aluminio y lo guardéis en la nevera donde aguantará un día o dos antes de empezar a marchitarse. Si lo entregáis a la hora de la cena, podéis continuar con cualquiera de estas 10 recetas para enamorar.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio