Compartir
Publicidad

Rosbif

Rosbif
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Si para los amantes de la carne tierna y poco hecha, hace unos días os recomendábamos el medallón de solomillo al romero, no os podéis perder el rosbif, manjar entre manjares. Lo hemos elaborado con una guarnición muy tradicional de verduras y patatas, pero si queréis darle un toque diferente, os aconsejo que lo probéis acompañado de unas rodajas de melocotón en almíbar, el maridaje es perfecto.

Ingredientes: 1/2 lomo alto, 100 gramos de mantequilla, aceite de oliva, sal, pimienta, 1 limón y 150 mililitros de coñac. Para la guarnición: 200 gramos de guisantes, 400 gramos de patatas pequeñas, 200 gramos de zanahorias baby, aceite de oliva, mantequilla, sal y pimienta.

Preparación: Atamos la carne para que mantenga una forma bonita la ponemos a macerara, salpimentada, con el zumo del limón y el coñac; a la media hora, giramos la pieza. Escurrimos y guardamos el jugo de la maceración. Ponemos la mantequilla con un chorrito de aceite a calentar en una cocote y doramos la carne a fuego vivo 5 minutos por lado. Agregamos el jugo de la maceración y ponemos la pieza al horno a 220 grados con la cocote tapada 10 minutos, pasado ese tiempo, retiramos el rosbif, lo dejamos enfriar y colamos el jugo y lo reservamos.

Mientras, hervimos los guisantes y las zanahorias peladas con agua salada; hacemos lo mismo con las patatas peladas, pero en este caso las ponemos a cocer en agua fría. Una vez cocidas las verduras las saltemos en un poco de aceite y mantequilla y las salpimentamos ligeramente. Cuando vayamos a servir el plato, le quitamos el cordel al rosbif y lo cortamos en lonchas muy finas, la carne la serviremos fría con la salsa muy caliente y la acompañamos con las verduras y las patatas.

Nota: Para que plato esté en su punto, la carne debe quedar cruda por dentro y para obtener una cocción uniforme y la carne tenga una buena presencia, comprar una pieza de carne lo mas regular posible. También es muy importante dorarla antes para que se cierren los poros y el sabor se concentre, ya que la carne no pierde su jugo.

En Directo al Paladar | Rosbif encrostado a la pimienta

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos