Compartir
Publicidad

Receta de crema catalana, uno de los grandes clásicos de la repostería española

Receta de crema catalana, uno de los grandes clásicos de la repostería española
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hay quien considera a la crema catalana una versión de las natillas, aunque este dulce tradicional de la repostería española tiene una personalidad marcada y propia bien diferente. Ambos postres se elaboran con los mismos ingredientes, pero eso no basta. Por esa regla de tres también podríamos meter en el saco al flan, la crema pastelera y otros clásicos.

Con lo que sí podemos comparar la crema catalana es con la creme brûlée. Aunque esta segunda se acaba en el horno, donde la capa de azúcar que la recubre carameliza bajo el grill. Comparaciones aparte, esta receta es rápida, sencilla y deliciosa. Lo más complicado puede ser contar con un soplete o quemador, algo que, hoy en día, es fácil de conseguir.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Leche 500 ml
  • Yemas de huevo 4
  • Azúcar 75 g
  • Harina de maíz refinada (Maizena) 15 g
  • Piel de limón 1
  • Canela en rama 1

Cómo hacer crema catalana

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 30 m
  • Elaboración 10 m
  • Cocción 20 m

Infusionamos la leche con la rama de canela y la piel del limón. Para ello la calentamos en un cazo y, cuando arranque a hervir, apagamos el fuego y dejamos atemperar unos minutos. Mientras tanto mezclamos en un cuenco las yemas de huevo con el azúcar y la harina fina de maíz.

Colamos la leche infusionada y la vertemos dentro del cuento, poco a poco. Removemos al mismo tiempo para que el huevo no cuaje por efecto del calor. Volcamos la mezcla en el cazo y ponemos de nuevo al fuego. Removemos mientras calentamos a fuego suave hasta que espese.

Repartimos la mezcla en cuatro recipientes y dejamos enfriar. Justo antes de servir espolvoreamos con azúcar por toda la superficie y caramelizamos con ayuda de un soplete o, si contamos con ello, una plancha. Servimos inmediatamente.

Con qué acompañar la crema catalana

Lo más típico de una crema catalana es servirla como postre después de una comida por lo que un café, infusión o licor de sobremesa le van de perlas. Si nos saltamos las costumbres, también la podemos tomar a la hora de la merienda, acompañada de un vaso de leche fresca. Cualquier momento del día es bueno cuando se trata de este rico postre.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio