Publicidad

Galletas italianas, receta sin gluten y sin lactosa

Galletas italianas, receta sin gluten y sin lactosa
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

Hace tiempo os hable de Pastry, el libro de Richard Bertinet del cual he sacado esta rica receta de galletas italianas. El autor nos comenta que son una variante de las clásicas amaretti y me gustan especialmente porque no contienen ni harina, ni mantequilla, ni lácteos, cosa que no es muy frecuente.

Precisamente por la ausencia de los típicos ingredientes problemáticos para los intolerantes o alérgicos, me parecen muy interesantes, si además añadimos que son muy sencillas de elaborar y que nos sirven para aprovechar claras que nos hayan sobrado de otras recetas, creo que tienen muchos puntos para convertirse en favoritas de la casa.

Ingredientes

Para 20 unidades
  • Azúcar glasé 150 g
  • Almendra molida 150 g
  • Miel 1 cucharada
  • Clara de huevo XL 1
  • Mermelada de fresa y otras variedades
  • Crema pastelera o almendra para decorar

Cómo hacer galletas italianas

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 30 m
  • Elaboración 15 m
  • Cocción 15 m

En un cuenco amplio mezclamos el azúcar glas con la almendra molida. Agregamos la miel y la clara de huevo y unimos hasta formar una masa densa. Formamos una tira larga de masa, envolvemos en film de cocina y dejamos reposar en el frigorífico durante al menos 30 minutos.

Precalentamos el horno a 150º con calor arriba abajo. Cortamos la tira de masa en 20 porciones iguales y las colocamos sobre una bandeja de hornear forrada con papel apto para horno. Con el pulgar presionamos el centro de cada galleta formando un pequeño agujero que rellenamos con mermelada, crema o almendras, por ejemplo.

Horneamos las galletas durante 15 minutos o hasta que estén ligeramente doradas. Las sacamos del horno y dejamos que reposen sobre una rejilla hasta que estén frías completamente.

Receta de galletas italianas paso a paso

Con qué acompañar las galletas italianas

Estas galletas italianas son perfectas para desayunos o meriendas donde tengamos como acompañamiento una taza de té o café, por ejemplo. Debemos conservarlas en una lata hermética para que no se reblandezcan y mantengan su textura crujiente original.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir