Publicidad

Gambas al ajillo, receta para celebrar la Navidad

Gambas al ajillo, receta para celebrar la Navidad
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

La receta de gambas al ajillo es un clásico de nuestro recetario y por supuesto muy presente en Navidad, siempre y cuando el bolsillo nos permitan este tipo de lujos. En este caso para la receta he utilizado gambas congeladas, que bien preparadas, tampoco tienen por qué envidiarle nada a cualquier otra.

Es cierto que no es lo mismo, pero desde luego si nos queremos dar en un momento dado un capricho, podemos buscar en el mercado diferentes opciones y preparar unas ricas gambas de esta forma que es tan sencilla y rápida. Si os gustan muy picantes sólo tenéis que añadir en vez de una guindilla, dos.

Ingredientes

Para 2 personas
  • Gambas cocidas 400 g
  • Dientes de ajo 4
  • Guindilla de Cayena 1
  • Vino blanco
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Cómo hacer gambas al ajillo

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 15 m
  • Elaboración 5 m
  • Cocción 10 m
  • Reposo 2 h

Si las gambas son frescas les sacamos la cabeza y cola, dejando la cáscara del cuerpo, aunque esto va en gustos. Si son peladas este paso lo obviáis. Ponemos las gambas en un cuenco y las cubrimos con agua, echamos un buen chorro de vino blanco y las dejamos reposar durante dos horas.

En una cazuela de barro preferentemente, ponemos un poco de aceite de oliva con la guindilla, calentamos y doramos los dientes de ajo laminados. Echamos las gambas escurridas, subimos el fuego y agregamos un poco del caldo donde han estado a remojo. Si fuese necesario añadiríamos más caldo, totalmente a nuestra elección. Salamos al gusto y servimos inmediatamente en cuanto estén en su punto de cocción.

Gambas al ajillo paso a paso. Receta de Navidad

Con qué acompañar las gambas al ajillo

Las gambas al ajillo se sirven muy calientes, casi hirviendo podría decirse. Así es como deben llevarse a la mesa y teniendo la precaución de taparlas con un plato, por ejemplo, para evitar salpicaduras de aceite. Las podemos acompañar de un vino blanco fresquito a nuestro gusto, aunque ya sabéis que me tiro por los de mi tierra que me parecen lo mejores para el marisco.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir