Compartir
Publicidad
Publicidad

Conejo al ajillo: la receta que te llevará a tu infancia

Conejo al ajillo: la receta que te llevará a tu infancia
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Me alegra mucho ver las campañas de apoyo al consumo de la carne de conejo, ya que según la zona en la que vivamos, esta carne blanca, sana y sabrosa puede ser muy habitual en nuestro recetario o casi un ingrediente desconocido. Por ese motivo de vez en cuando publico recetas con conejo, siendo mi preferida la del conejo al ajillo, la receta que te llevará a tu infancia.

Cuando pruebo esta carne cocinada al ajillo, con el toque especial del vino y el limón, me transporto a tierras castellanas, en concreto a la provincia de Toledo, donde vivía cuando era niño. Allí era frecuente que en los fines de semana nos acercásemos a una finca forestal -mi padre trabajaba en ICONA- y el conejo al ajillo era un plato muy habitual. Así me aficioné al consumo de este delicioso plato que hoy os voy a contar con detalle.

Ingredientes para 4 personas

  • Un conejo troceado, 7 dientes de ajo, 1/2 limón, 75 ml de vino blanco, perejil picado, guarnición de patatas a lo pobre

Cómo hacer conejo al ajillo

Comenzamos confitando los dientes de ajo a fuego lento en una sartén con abundante aceite. Así, el aceite tomará el sabor del ajo y los ajos se confitarán, tomando color pero sin llegar a quemarse tal como os enseñamos aquí.

En ese aceite, vamos a freír las tajadas de conejo, una vez sazonadas y pasadas ligeramente por harina. Hay que tomarse el tiempo necesario para conseguir que las tajadas se doren y así queden bien cocinadas. Para hacerlo, es preferible trabajar a fuego vivo o potente, para que se produzca la caramelización de la superficie de las tajadas.

Cuando el conejo tiene un bonito color dorado, añadimos el zumo de medio limón y el vino, meneando la cacerola con movimientos circulares agarrando las asas, para que la salsa se ligue gracias a la harina y a la evaporación del líquido, continuando hasta que nos quede perfecta.

Preparamos una guarnición de patatas fritas, patatas a lo pobre o nuestra guarnición especial de hortalias al horno para acompañar todo tipo de recetas de carne y servimos mientras el conejo al ajillo aún esté bien caliente, para disfrute de los comensales. El sabor intenso del conejo y lo limpia y blanca que tiene la carne, harán las delicias de todos. (Y preparad pan para la salsa que está de miedo).

Conejo Ajillo Receta

Tiempo de elaboración | 45 minutos
Dificultad | Muy fácil

Degustación

Debido al tamaño de las tajadas y a la existencia de huesecillos, es habitual que cuando se come la receta de conejo al ajillo se utilicen las manos para poder rebañar bien la carne. Con una guarnición de patatas a lo pobre, no os hará falta más para trasladaros a vuestra infancia y comer de nuevo un plato de aquellos que se recuerdan para siempre.

En Directo al Paladar | Conejo al ajillo. Receta tradicional
En Directo al Paladar | Guiso de conejo con champiñones y vino blanco. Receta

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos