Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Un típico menú italiano: cómo acompañar tu pasta favorita

Un típico menú italiano: cómo acompañar tu pasta favorita
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

\"cupón\"

Los italianos son unos apasionados de la buena cocina, y eso se refleja en la manera en la que disfrutan de sus comidas a lo largo del día. Nuestras costumbres gastronómicas son muy semejantes a las italianas, ya que compartimos la cultura mediterránea, pero un típico menú italiano tiene unas características propias muy definidas. ¿Sabes cómo acompañar tu pasta favorita?

Un menú italiano completo se compone de cinco grandes apartados: los entrantes, el primer plato, el segundo plato, la guarnición y el postre. A pesar de que no siempre es necesario cumplir con todas las fases, a continuación te desvelamos cómo debes organizar tu menú si quieres disfrutar de tu plato de pasta como si estuvieras en Italia.

Antipasti, los entrantes

Antipasto de quesos

Tal y como ya hemos visto, los antipasti son los entrantes o aperitivos con los que se comienza cada comida. Suelen ser bocados pequeños con los que abrir el apetito y prepararnos para disfrutar de los platos siguientes, y suelen servirse en concordancia con el resto del menú.

Si el plato de pasta o el principal se compone de carne, puede ser buena idea equilibrar la comida con un antipasto de pescado, por ejemplo con marisco cocido o frutti di mare. En general los antipasti más comunes se sirven fríos, como los carpaccios, ensaladas o platos variados de embutidos y quesos de la zona.

Como buena cocina mediterránea, también en Italia son frecuentes los entrantes a base de verduras, preferiblemente de temporada. Se suelen preparar a la parrilla con aceite de oliva local, o se puede optar por una sopa vegetal o con legumbres como la minestra, especialmente durante el otoño y el invierno.

Il primo, el primer plato

Fussilli alla molisana

La estrella del primer plato de todo buen menú italiano que se precie es, sin duda, la pasta. La grandísima variedad de pastas y salsas diferentes que encontramos en toda Italia nos permiten escoger nuestra receta favorita. Las pastas Barilla nos ofrecen infinitas posibilidades para traer lo mejor de Italia a nuestra mesa, y así convertir la pasta en la gran protagonista de nuestro menú.

Además de pasta, podemos servir como il primo un plato de risotto, que puede apetecer más en invierno, una sopa más contundente o incluso unos gnocchi. Esta especilidad italiana a base de patata se puede acompañar con alguna de nuestras salsas Barilla preferidas, siendo especialmente recomendables las de tomate como la Basilico Barilla o el Pesto allaGenovese Barilla.

Il secondo, el segundo plato

Ossobucco

El segundo plato, o plato principal, consiste normalmente en una ración de pescado o de carne. La elección dependerá de la época, la región y de los gustos del comensal, aunque existen algunas especialidades que no pueden faltar en la carta de los mejores restaurantes italianos.

Por ejemplo, entre las carnes podemos preparar saltimbocca a la romana, ossobuco, scaloppina milanesa, vitello tonnato o bistec a la fiorentina. Si preferimos servir pescado, es muy popular el pez espada a la plancha, la dorada y la lubina asadas, las sardinas o mariscos como los mejillones o las gambas. Sicilia es especialmente famosa por sus platos de mar, mientras que en otras regiones aprovechan el pescado de río como la trucha.

Contorno o guarnición

Pescado con guarnición de verduras

Ya hemos visto que la pasta se reserva para servir como primer plato, por lo que no es habitual encontrarla como acompañamiento de carne o pescado. En su lugar, la guarnición del plato principal suele consistir en preparaciones sencillas de verduras y hortalizas.

Los italianos preparan parrilladas de verduras típicas de las regiones mediterráneas, con preferencia por la berenjena, el calabacín y la cebolla, siempre con buen aceite de oliva nacional. Las setas son otra gran elección cuando están de temporada, e incluso se pueden servir ensaladas sencillas como guarnición.

Il dolce, la hora del postre

Tiramisú

El apartado dulce es el colofón de todo buen menú, y no podía ser menos en el caso de Italia. Existen muchos postres diferentes a lo largo de todo el país, pues cada región tiene su especialidad. Entre los más populares se encuentran el gelato o helado, la pannacotta, el célebre tiramisú o los profiteroles.

Si la comida ha sido muy copiosa se puede optar por una macedonia o simplemente por una porción de fruta fresca de temporada. Los sorbetes son otra buena opción, ya que resultan mucho más ligeros que los helados. También destacan los pasteles o tortas, que pueden llevar frutos secos, chocolate o frutas, como la torta di noci, la torta di riso o el castagnaccio.

Finalmente, si deseas culminar tu típico menú italiano, puedes servir un licor digestivo o café espresso, junto con unos pequeños dulces, galletas o biscotti. Siguiendo todos estos pasos podrás recrear la mejor cocina italiana en tu mesa, dando a tu pasta favorita un acompañamiento de auténtico lujo.

Más información | Barilla – Recetas de cocina, pasta y salsas preparadas Imágenes | Franz Conde, Rowena, Salvadonica, Naotake Murayama, Raffaele Diomede,

En Espacio Barilla Sabor de Italia

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos