Compartir
Publicidad

Las recetas más deliciosas con una protagonista inesperada: la Trucha del Fiordo de Noruega

Las recetas más deliciosas con una protagonista inesperada: la Trucha del Fiordo de Noruega
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La Trucha del Fiordo de Noruega se ha convertido en uno de los pescados más apreciados en la actualidad por sus características. Criada en aguas marinas bajo condiciones muy especiales, su carne firme y tersa puede degustarse en todo tipo de platos, desde preparaciones en crudo como el tartar hasta recetas elaboradas dignas de los mejores chefs. Descubre todos los secretos que guarda este pescado y disfruta de su sabor en casa.

La Trucha del Fiordo de Noruega: un producto muy versátil para nuestra cocina

Fiordos

¿Qué hace diferente a la Trucha del Fiordo de su contrapartida de río? Al contrario que otras especies, se trata de un pescado de origen marino criado en exclusividad en las limpias aguas de Noruega. Los fiordos del país nórdico son un paraje natural en el que el mar se une con las frías aguas de los glaciares y la nieve. Es en estos bellos parajes donde se cría la Trucha, que encuentra aquí el mejor hábitat para su mejor desarrollo.

De este modo, puede disfrutar en los fiordos de temperaturas muy bajas y aguas limpias de gran pureza, pues necesita además que tengan una baja salinidad. Gracias a ese encuentro del agua salada del mar con las corrientes dulces de los deshielos y la lluvia, la Trucha del Fiordo se desarrolla en un entorno único en el mundo.

Debido a estas condiciones, sólo se producen unas 60.000 toneladas anuales de Trucha del Fiordo; una cifra muy reducida si se compara, por ejemplo, con las del salmón, del que llegan a distribuirse casi 1,2 millones de toneladas. Es por tanto un pescado muy exclusivo del que se cuida cada paso de su producción, sus garantías de calidad y sostenibilidad. La Trucha se transporta en apenas 2-3 días desde su origen para que podamos disfrutar de su frescura en nuestro país durante todo el año.

Trucha del Fiordo

Además de esa exclusividad, la Trucha del Fiordo se distingue fácilmente de la trucha de río por su gran tamaño, pues cada ejemplar puede llegar a pesar más de cinco kilos, y presenta una carne firme, tersa y suave, de color naranja rojizo con vetas blancas, que crea un contraste de texturas y sabor.

No sólo es muy apreciada por su delicadeza, también es un alimento muy saludable y completo. Es un pescado ligero, aporta grasas saludables Omega 3 y es una gran fuente de proteínas de alta calidad, minerales como el yodo, antioxidantes y vitaminas esenciales, destacando su contenido en B12 y D. Es por tanto un pescado apto para toda la familiar que se adapta a cualquier menú en casa.

Cómo preparar y combinar la Trucha en la cocina

Trucha

La Trucha del Fiordo es un pescado muy sabroso, equilibrado en el paladar y muy versátil de cara al recetario. Gracias a esa versatilidad podemos usarla en cualquiera de nuestros platos favoritos de pescado, y podemos incorporarla tanto a nuestra alimentación diaria como a las ocasiones más especiales.

La sutileza de su carne hace pareja ideal tanto con ingredientes ácidos, por ejemplo frutas cítricas o encurtidos, como con sabores más dulces y frescos. Hierbas aromáticas como el perejil, el cilantro, el tomillo o el eneldo realzan su frescura, sobre todo si se combina con verduras de temporada. Y es que, aunque es un pescado nórdico, le van muy bien los productos típicos de la dieta mediterránea, incluyendo los frutos secos. También es una delicia con aromas más orientales, por ejemplo con salsa de soja, wasabi, jengibre, miso o curry.

Una de las formas más sencillas de apreciar sus matices es en preparaciones en crudo. Podemos utilizar la Trucha en nuestros platos de sushi, a modo de sashimi, y también en nigiris y makis. Otra posibilidad son los carpaccios, cortando su carne en láminas muy finas, y también podemos usarla como base para un ceviche o para elaborar canapés y tostas de aperitivo, marinando la carne para potenciar su sabor. El tataki, marcando al fuego sólo el exterior de la Trucha, es una deliciosa alternativa que juega con los contrastes de texturas, e incluso podemos montar un tartar combinando el pescado con mariscos y fruta.

Trucha

Al tratarse de un pescado de carne magra, en el que las vetas de grasa se concentran en la ventresca, es recomendable cocinarla a baja temperatura. Así se mantendrán todas sus cualidades naturales de sabor, textura y color. Si tenemos un termómetro de cocina podemos controlar que la temperatura interior se mantenga entre los 40 y 48 grados, y en el horno nunca deberíamos superar los 100 grados. Para hacerla a la plancha o a la parrilla lo mejor es ponerla con la piel hacia abajo unos 4-5 minutos, hasta que quede crujiente, y terminar la cocción dándole la vuelta unos 3-4 minutos más.

Podemos cocinar la Trucha del Fiordo también con otras técnicas, tal y como haríamos con otros pescados. Una buena manera de potenciar sus cualidades sin perder la textura de su carne es preparar una marinada previa, con zumo de cítricos, vinagre, mostaza, aceite, hierbas o miel. Otra posibilidad es hacer una salmuera al 10%, con 100 g de sal por cada litro de agua, dejándola cubierta como máximo 20 minutos.

Cocinada o en crudo, podemos servirla con cualquiera de nuestras salsas favoritas, pues combina muy bien con sabores intensos o más sutiles, como una bechamel suave, salsas de mantequilla y hierbas o mezclas con frutos secos. En ensaladas, platos de pasta, salteada con arroz o quinoa, brochetas o como relleno de crêpes, canelones, quiches y pasteles salados, las posibilidades son casi infinitas.

Recetas irresistibles para sorprender

Trucha a la Mantequilla blanca

Trucha del Fiordo de Noruega con mantequilla blanca

  • Ingredientes

250 g de Trucha del Fiordo de Noruega sin piel y sin espinas, 2 cucharadas de chalota picada, 100 ml de vino blanco seco, 1 y 1/2 cucharadas de vinagre de vino blanco, 100 g de mantequilla sin sal, pimienta blanca, sal, huevas de Salmón Noruego, brotes de berros y 1 limón.

  • Elaboración

Comenzamos cortando la Trucha del Fiordo de forma longitudinal para obtener dos mitades de cada pieza, y a continuación cortamos en rodajas de unos 2 cm de grosor. Reservamos.

Para elaborar la salsa pelamos primero las chalotas y las picamos en piezas finas. Las ponemos a cocer en un cazo con el vino blanco y el vinagre, dejando que reduzca a fuego lento hasta obtener dos cucharadas soperas. Apagamos el fuego, picamos la mantequilla y la vamos incorporando al cazo, batiendo suavemente con unas varillas poco a poco. Hay que procurar que no llegue a hervir. Salpimentamos y mezclamos bien hasta tener una salsa espesa y suave, sin grumos.

Servimos los filetes de Trucha del Fiordo con una porción de mantequilla blanca, decorando con huevas de Salmón Noruego, unos brotes de berro y un toque de ralladura de limón.

Trucha del Fiordo de Noruega con crujiente de frutos secos

  • Ingredientes

4 filetes de Trucha del Fiordo de Noruega, 40 g de pan rallado, 10 g de almendras, 10 g de piñones, 10 g de nueces, 10 g de pistachos, 1 cucharada de mantequilla, 1 cucharadas de perejil fresco, 1 cucharadita de tomillo, 2 limones, pimienta negra, sal y aceite de oliva.

  • Elaboración

Encendemos el grill del horno. Calentamos en una sartén los frutos secos durante 1 minuto, sin dejar que se tuesten. Retiramos y los picamos ligeramente a cuchillo. Mezclamos con el pan rallado, la mantequilla, el perejil y el tomillo. Rallamos un poco la piel de 1 limón y exprimimos su zumo, mezclando bien.

Pincelamos los filetes de Trucha del Fiordo con aceite de oliva y salpimentamos. Los disponemos en una bandeja o fuente y cubrimos con la mezcla de frutos secos, presionando con suavidad. Horneamos bajo el grill durante unos 5-8 minutos, hasta que el pescado esté en su punto y la costra dorada. Servimos con el otro limón cortado en gajos.

Ceviche

Ceviche de Trucha del Fiordo de Noruega

  • Ingredientes

2 filetes de Trucha del Fiordo de Noruega, 2 guindillas, 1 cebolla morada, 2 limas, 1/2 aguacate maduro, 1 limón, 1 cucharada de cilantro fresco, 1 cucharada de perejil fresco, 3 cucharadas de aceite de oliva, 1 pizca de azúcar, pimienta blanca, sal gruesa.

  • Elaboración

Extraemos las semillas de las guindillas, cortamos los rabitos y las picamos muy finas. Pelamos la cebolla y la cortamos en juliana fina o picamos en piezas pequeñas. Sacamos la pulpa del aguacate y la machacamos un poco con el zumo de limón. Picamos a cuchillo el cilantro y el perejil y los disponemos en un cuenco. Añadimos la guindilla, la cebolla, el zumo de las dos limas, el aceite de oliva, pimienta blanca al gusto y una pizca de sal.

Removemos bien para que se integren los sabores. Retiramos la piel de los filetes de Trucha del Fiordo y cortamos en cubos de 1 cm, aproximadamente. Añadimos al cuenco, mezclamos y dejamos reposar 15 minutos. Para servir, emplatamos el ceviche en copas o un plato hondo y decoramos con gajos de lima y unas hojas picadas de cilantro.

Cómo incorporar la Trucha del Fiordo a tus recetas favoritas de pescado

Salsa de mostaza

Una forma muy sencilla de descubrir todas las posibilidades gastronómicas que nos ofrece la Trucha del Fiordo es incorporarla a nuestras recetas de pescado favoritas. Y es que es un producto tan versátil que no hace falta complicarse para degustarlo en casa, ya que podemos usarla en las mismas preparaciones con las que ya cocinamos, por ejemplo, el salmón, el atún, el pez espada o el rape.

Por ejemplo, nuestra típica y sencilla receta de papillote de salmón con puerros, jengibre y salsa teriyaki queda estupenda también si adaptamos la Trucha a esta técnica, una forma muy fácil y sana de apreciar todas las cualidades del pescado. El salmón al vapor con salsa de mostaza a la antigua y sidra también es perfecto para sustituir por la Trucha, que armoniza muy bien con esos aromas frescos, igual que si la cocinamos al horno con salsa de cítricos y jengibre, respetando durante el horneado la textura de su carne.

Quiche de pescado

Los pasteles y tartas saladas nos permiten sorprender en casa con una manera diferente de servir el pescado, y son ideales para las ocasiones especiales o cenas con invitados. Tenemos muchísimas opciones de lo más apetecibles, por ejemplo envolviendo el pescado al estilo Wellington, en una rica quiche con verduras, con pasteles de hojaldre individuales o utilizando la fina masa filo y un buen queso Gorgonzola para lucirnos.

Fotos | iStock - michaeljung, Photography Firm, margouillatphotos, claudiodoenitzperez, Olha_Afanasieva

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos