Croquetas de autor para todo tipo de dietas: el arte de elegir calidad y variedad para tener un delicioso bocado listo en minutos

Croquetas de autor para todo tipo de dietas: el arte de elegir calidad y variedad para tener un delicioso bocado listo en minutos
Sin comentarios

¿A quién no le gustan las croquetas? O mejor dicho, ¿a quién no le encantan? Las croquetas son el aperitivo favorito de pequeños y mayores, de cocinillas y sibaritas, de los amantes de la cocina tradicional y de los que siempre están probando cosas nuevas.

Hacen las delicias de todos; y no es de extrañar, si pensamos en el crujiente de su rebozado exterior, en la cremosidad de la delicada bechamel o en el sabor intenso del ingrediente que hayamos escogido para el relleno. Mezclar sabores y texturas siempre es un acierto, pero en el caso de la croqueta podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que es una combinación que roza la perfección.

Por eso, aprovechando que Costa Brava Mediterranean Foods lanza su nueva colección de croquetas de autor Croking, elaborada con recetas artesanales, vamos a descubrir las claves para disfrutar de croquetas de calidad y con estilo propio.

Amamos las croquetas… desde hace siglos

Todo parece apuntar a que las primeras croquetas fueron ideadas en Francia allá por el siglo XVIII, y comenzaron a aparecer en el recetario español en el siglo XIX, con y sin bechamel, ya que algunas consistían más bien en un picadillo rebozado, aunque otras ya incluían ingredientes que nos resultan tan familiares como el pollo o la merluza.

Lo que empezó siendo un plato de lujo reservado a una minoría privilegiada poco a poco se popularizó y se convirtió en una delicia al alcance de todos.

Las croquetas de Costa Brava solo utilizan materias primas frescas de alta calidad, sin azúcares añadidos, ni colorantes, ni aromas artificiales 

Hay una frase de una famosa instagramer, La Vecina Rubia, que resume a la perfección lo que sentimos por las croquetas: “Amor es que te dejen comerte la última croqueta del plato”.  Cuesta tanto renunciar a ellas, y en cambio son tan fáciles de comer, con los dedos, y tan versátiles, que nos arreglan cualquier picoteo, aperitivo, comida o cena.

Un alimento completo a base de pan, huevo, leche y el ingrediente que prefiramos, sea marisco, carne, pescado o verdura, que dentro de una dieta variada y equilibrada, nos alegra de vez en cuando la mesa, y la vida.

¿Cómo escoger las mejores croquetas?

Costabrava

Como demuestra Costa Brava Mediterranean Foods, la fórmula para elaborar las mejores croquetas es muy sencilla:

  • Una bechamel cremosa y con la consistencia justa
  • Ingredientes sabrosos y de la mejor calidad
  • Un rebozado fino que aporte el toque crujiente

Si se cumple, solo nos faltará asegurarnos de freír las croquetas en aceite bien caliente, unos 180º, que podemos medir con un termómetro o introduciendo una pizquita de pan. Cuando esté crujiente, habremos alcanzado la temperatura correcta.

Las croquetas de Costa Brava Mediterranean Foods solo utilizan materias primas frescas de alta calidad, que en unas recetas se sofríen a fuego lento con aceite de oliva virgen y en otras se mezclan con mantequilla.

Fórmulas exclusivas sin azúcares añadidos, ni colorantes, ni aromas artificiales. La gama Croking cumple todos los requisitos para que podamos degustar en casa croquetas exquisitas, listas en unos minutos.

Y son tan fáciles de conseguir como de preparar, ya que las primeras referencias están presentes en las principales cadenas de supermercados: Mercadona, Lidl, Aldi, Froiz y Ahorramás.

De pollo, jamón o cocido, el trío que triunfa

Croquetas Pollo

Las Croking están disponibles en 17 sabores con tres preparaciones por cada uno, frescas, fritas o congeladas, lo que hace un total de 51 referencias.

En la web de Costa Brava Mediterranean Foods encontramos opciones para todos los gustos y para cada tipo de dieta; vegetales, marineras, cárnicas, de quesos… ¿Algunos ejemplos? De roquefort, chipirones, bacalao con pimientos, gambas al ajillo, mejillón tigre, boletus, escalivada o espinacas con pasas y piñones.

Las Croking están disponibles en 17 sabores con tres preparaciones por cada uno, frescas, fritas o congeladas. Eso sí, las más populares son las de jamón serrano, pollo guisado y cocido

De entrada la versión frita, o prefrita, parece la más cómoda, ya que solo necesitaremos freír las croquetas en la sartén a 180º durante un minuto, o bien calentarlas al horno a la misma temperatura durante 3 minutos, y podemos conservarlas en la nevera.

Las frescas y congeladas necesitarán un par de minutos más en la sartén o la freidora y no son aptas para el horno.

Además, las croquetas fritas de la gama Croking son las primeras que ya están disponibles en la mayoría de superficies, en tres de los sabores más populares entre los más croqueteros: de jamón serrano, de pollo guisado y de cocido.

Cremosas, crujientes y doradas, con exquisitas virutas de jamón, pollo de primera calidad o cocido con el sabor de siempre. Lo realmente difícil es quedarse solo con una de las tres, aunque tampoco tenemos que hacerlo, ya que se presentan en un packaging reducido en bandejas o cajas de cartón de 6 a 12 unidades. Así podemos probarlas todas.

Con qué acompañar unas croquetas de autor

Croquetas Croking

La calidad, originalidad, sabor intenso y creatividad con que están hechas las croquetas de la gama Croking hacen honor a su calificativo “de autor”, por lo que si queremos acompañarlas, qué menos que hacerlo con recetas que también estén a la altura.

Podemos servirlas como principal, en la comida y la cena, si las complementamos con platos ligeros y que tengan como protagonistas a las verduras, para equilibrar el conjunto. Ensaladas y ensaladillas, caldos y cremas, purés, salteados, crudités…

Las croquetas de jamón realzan todavía más su sabor si las acompañamos de un salmorejo; las de pollo, con una buena escalivada; y las de cocido, con un pisto manchego o una refrescante ensalada de escarola y granada. Pero aquí el único límite lo pone nuestra imaginación, ya que en realidad combinan con todo lo que nos apetezca.

Hasta podemos utilizar las croquetas para dipear si las servimos con algunas salsas variadas: tártara, alioli, curry, mayonesa, de quesos…

Aunque, por supuesto, también se disfrutan, ¡y mucho!, solas, en el tapeo o el aperitivo. Es lo que pasa cuando saboreamos una buena croqueta, como las que elabora Costa Brava Mediterranean Foods, que el festival para el paladar está garantizado.

Imágenes: Costa Brava y ShutterStock/Isaphoto2016

Inicio