Compartir
Publicidad

Los secretos de la receta tecnológica en un frigorífico de clase energética A+++

Los secretos de la receta tecnológica en un frigorífico de clase energética A+++
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando acudimos a una tienda en la que venden electrodomésticos, las etiquetas de eficiencia energética nos entran por los ojos. Lavadoras, frigoríficos y lavavajillas vienen acompañados de un letrero sobre el que se perfilan diferentes letras de colores. Como las notas académicas americanas, los A destacan sobre los B, y estos sobre los C. Pero no siempre ha sido así.

La preocupación por el medioambiente, en especial por el calentamiento global han hecho que los compradores valoremos cada vez más la eficiencia. Y esto ha llevado a muchas marcas a focalizar su I+D en retos sostenibles como el Smart Green de LG, que busca concienciar a empleados, partners y usuarios sobre el cuidado del planeta:

Este movimiento ecoeficiente también ha hecho que los gobiernos impulsen la innovación y fomenten el bajo consumo. Y todo empezó con los frigoríficos y congeladores a finales del siglo pasado.

Consumidores informados, punto a favor del etiquetado

Al pasear entre filas de electrodomésticos, muchos compradores no valoramos la importancia de ver reflejada una A o una B en el etiquetado. Sin embargo, estas señas nos indican qué frigorífico o lavavajillas consume menos a la hora de hacer el mismo trabajo.

La etiqueta de eficiencia energética nace para informar a los consumidores

Si queremos mantener nuestra comida fresca y vemos dos frigoríficos similares, uno bajo el rótulo A y otro con A++, el segundo consumirá mucho menos. También suele requerir de una inversión algo mayor al incluir mejor tecnología (que hay que rentabilizar).

Una opción que también compensa al usuario porque la inversión se recompensa con un ahorro a largo plazo a lo largo de la vida útil del objeto. Algunas marcas ofrecen para alguno de sus componentes garantías que alcanzan los 10 años, como es el caso del compresor lineal de los frigoríficos de LG.

Linear Compressor Eficiencia Energetica

De la A a la G, ¿qué frigorífico es más eficiente?

El origen europeo del etiquetado energético arrancó muy lejos de nuestras cocinas y congeladores. El Consejo Europeo aprobaba en Bruselas el 22 de diciembre de 1992 la Directiva 92/75/CEE. Con ella regulaba la venta de electrodomésticos desde el punto de vista del impacto ambiental.

Las letras originales E, F y G pronto quedaron atrás y surgieron las A+, A++ y A+++

Por supuesto, décadas antes diferentes organismos se habían mostrado preocupados por el impacto de nuestras cocinas, y el mensaje sobre el calentamiento global estaba calando a la vez que los electrodomésticos disparaban sus ventas en todo el mundo.

Por ejemplo, el frigorífico es una herramienta clave para mantener la comida de forma saludable. Cada vez más hogares tenían uno porque es un utensilio que mejora mucho la calidad de vida de la gente. De modo que reducir su consumo se convertía en problema a nivel mundial.

Al principio, este documento planteaba una clasificación de siete letras (A, B, C, D, E, F, G), siendo la A la más eficiente. Pero ocurrió que la industria se puso las pilas, se hicieron innovaciones y pronto los E, F y G quedaron tan desfasados que se salían del marco que habían dibujado para ellos. Entre 2020 y 2030 se volverá a las letras originales para evitar confundir a los compradores con el signo +.

Etiqueta Energetica Eficiencia

Pero en su momento, se añadieron al esquema las subdivisiones A+, A++ y A+++. Los frigoríficos mencionados, como el LG Instaview Door in Door ™ modelos GSX961NSAZ y LSR100, comparten la etiqueta A++ aunque su consumo no sea idéntico, como puede verse arriba. Resulta que las etiquetas funcionan de forma escalonada.

A medida que las preocupaciones medioambientales calan en la población, sus compras de electrodomésticos se desplazan hacia frigoríficos, televisores o lavadoras más eficientes. Las marcas que orientan sus diseños a la sostenibilidad consiguen más ventas. Es una preocupación real. Gracias a productos como el Frigorífico InstaView Door in Door del que hemos hablado, LG se posiciona como marca líder en el segmento de frigoríficos americanos durante el 1º semestre de 2018” según datos de GFK:

Ecoeficiente Etiqueta

Ser A+++ hoy no te garantiza serlo mañana

El sistema de clasificación depende del consumo medio global

Un frigorífico A+++ ahorra hasta un 60% de energía con respecto a un A, y un A++ ahorra hasta un 40%. Pero en este esquema no hay consumos fijos. Por ejemplo, un A no siempre consume lo mismo, ya que va actualizándose cada año en base al consumo medio del mercado. Esto hace que las etiquetas caduquen pasados unos años, y los fabricantes tienen que volver a pedirlas.

Además, las etiquetas no son iguales para todos los electrodomésticos. Un lavavajillas A+++ consume un 30% menos que un A, y una lavadora A+++ ahorra un 50% frente a una A. Es así porque no todos los electrodomésticos se comportan de forma similar. El frigorífico, por ejemplo, está encendido siempre y nos compensará más invertir en uno más eficiente.

Poniendo como ejemplo el frigorífico GSX961NSAZ que vemos abajo, con un consumo medio al año de 376 kWh, ¿por qué tiene una etiqueta A++? Porque consume un 40% menos que un A del mercado actual. Pero dentro de un par de décadas bien podría ser un D, a medida que la tecnología mejora.

Eficiencia Energetica Etiqueta Frigorifico

El consumo se ha reducido un 70% en tres décadas

Es así, lentamente, como se ha reducido cerca de un 70% el consumo medio de las cocinas con respecto a la década de 1990. Traducido: ahora el triple de familias pueden disfrutar de una cocina que les reporte una mejor calidad de vida y, aún así, consumir globalmente menos que hace tres décadas.

Volviendo al Linear Compressor del frigorífico de arriba, este componente es capaz de ahorrar un 32% de energía frente a otros modelos, como los rotatorios. Si le añadimos cómo la puerta Door in Door evita que abramos la puerta hasta 32 veces diarias, tenemos un conjunto de tecnologías que aumentan la eficiencia general del electrodoméstico.

Los cocinillas estamos más acostumbrados a valores absolutos como dos cucharadas, un cazo o 200 gramos. Pero el mundo de la eficiencia energética funciona mediante comparación entre electrodomésticos de varias tecnologías.

Cada tecnología cuenta a la hora de salvar el mundo

Por motivos obvios, los gobiernos son cada vez más estrictos a la hora de regular cuando se trata de consumo eléctrico, así como los usuarios son más críticos cuando buscan renovar la cocina. Cada vez tenemos más presentes factores como el calentamiento global o el crecimiento de la población.

Los clientes cada vez somos más críticos, conscientes del problema medioambiental

Y somos más conscientes de que necesitamos fomentar la ecoeficiencia si queremos preservar el entorno y medio ambiente. Por eso los electrodomésticos de menor consumo se "premian" con una etiqueta acorde que, además de informar a los usuarios, participan en los planes Renove. Y aquí, cada tecnología y sistema añadido cuenta a la hora de salvar el mundo.

Diseñar un compresor lineal o colocar una puerta transparente son innovaciones que mejoran cada una un poquito la eficiencia del electrodoméstico. Por separado, cada una de ellas representa un pequeño logro. Combinadas con otros sistemas, como compartimentos específicamente diseñados para fruta y verdura, o la posibilidad de ser controlados por WiFi, suponen un gran paso adelante.

En España, el Centro de Estudios de la Energía (hoy IDAE, Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía) nacía en 1974 con una serie de funciones orientadas a la industria y la normalización. De nuevo, muy alejados de nuestras cocinas y las recetas. Pero en 1986 se convertía en un agente que asesoraba sobre eficiencia energética mucho antes de que esta tuviese etiqueta.

Y hoy el IDAE nos asesora a la hora de utilizar el Plan Renove. Somos los usuarios los que elegimos frigorífico o lavadora, pero cada vez lo hacemos con más información sobre el impacto de los electrodomésticos. Porque de eso va la etiqueta de eficiencia energética: que el comprador tenga más información.

Frigoríficos LG InstaView Door-in-Door

Desde 2.349€ - Comprar ahora

Disponible en distribuidores autorizados de LG

Frigo
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio