Ni acero ni aluminio, el auténtico sabor tradicional se logra con hierro fundido: cuatro recetas que lo demuestran

Ni acero ni aluminio, el auténtico sabor tradicional se logra con hierro fundido: cuatro recetas que lo demuestran
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Más allá de las efímeras modas que llegan y se van, lo que de verdad valoramos en la cocina son esos objetos que usamos día a día y nos acompañan toda la vida. Ese mortero de piedra que ya tenía nuestra madre, esa tabla que todo lo aguanta o esa coccotte de hierro fundido, protagonista en buena parte de tus cocinados y siempre como el primer día.

Hoy, más que nunca, valoramos las cosas de calidad, bien hechas, robustas y durables. Buscamos materiales en los que podamos confiar y que no pongan en riesgo nuestra salud. También sabemos que el planeta no se puede permitir más el ‘usar y tirar’ de productos endebles. Y nuestras decisiones de compra pueden ayudar a esa economía sostenible, apoyando el empleo local, por lo que el ‘made in Spain’ se ha convertido en algo más que un sello de origen.

Hoy damos la bienvenida a la marca cántabra HearthStone Cookware, que se introduce en el mundo de los utensilios de cocina con una cuidada selección de artículos de hierro fundido. Pero ¿por qué ese material?

Hierro fundido: un material imbatible en la cocina

Las piezas de hierro fundido son robustas y duraderas. Una vez que cogen temperatura, el calor se distribuye por toda su superficie y lo retienen. Esto permite bajar el fuego y que los alimentos se hagan lentamente y de forma uniforme. Asimismo, dan un resultado excelente en frituras y salteados, precisamente porque la temperatura no oscila tanto. Admiten todo tipo de fuentes de calor (fuego directo, vitrocerámica, inducción) y pueden pasar del fuego al horno sin problema.

Cocotte. Foto: Hearthstone Cookware

El teflón y la cerámica son frágiles y muy susceptibles a rayaduras. Además, una vez deteriorada la capa antiadherente, plantean dudas razonables acerca de su toxicidad, aunque las autoridades sanitarias no los han clasificado como materiales peligrosos.

Por su parte, el acero inoxidable y el hierro fundido, pese a que no son antiadherentes de por sí, son los más seguros. De los dos, el hierro fundido es más eficiente, por su retención del calor y su capacidad de distribuirlo de forma uniforme por toda la superficie. Pero su gran virtud es ese inconfundible sabor tradicional que consigue imprimir a los alimentos.

Fabricación española, experiencia, innovación y diseño

Con más de 60 años de experiencia en el sector del calor y con fundición propia, el grupo Hergóm ha lanzado hace poco más de un año HearthStone Cookware, una marca que aúna cocottes, sartenes y cazos. Todas las piezas se producen en su fábrica de Cantabria, añaden una capa de esmaltado que reduce el mantenimiento al mínimo y presentan un diseño que actualiza los clásicos productos de hierro fundido a una estética del siglo XXI.

fabricacion española. Hearthstone Cookware

La serie Diamond apuesta por facetas geométricas inspiradas en los dibujos decorativos de los azulejos de cerámica españoles y acabado en esmalte vitrificado. Por su parte, la serie Pearl se caracteriza por sus elegantes líneas curvas y un interior de esmalte negro satinado. Las asas, anchas y robustas, sirven de apoyo para la tapa. Pero lo más destacado es el sistema patentado Helix Dripless, que permite, con un ligero giro de su tapa, que se libere el vapor sin que caiga sobre la encimera. Ambas se presentan en negro, blanco o turquesa.

Con todo, lo importante es qué tal funcionan con las manos en la masa, así que os dejamos con cuatro recetas para sacarles partido desde el minuto cero.

Serie Pearl. Foto: Hearthstone Cookware

Receta de guiso de pulpo en cocotte

Ingredientes

  • 1 pulpo
  • 2 berenjenas
  • 1 remolacha
  • 1 zanahoria
  • 1 pimiento rojo
  • 1 cebolla
  • 1 puñado de alcaparras
  • 4 tomates secos
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 750 ml de fumet de pescado,
  • 250 ml de vino blanco,
  • 4 hojas de laurel
  • 2 cayenas
  • 100 ml de tomate triturado

Elaboración

Horneamos las berenjenas y la remolacha enteras y la zanahoria pelada, envueltas una a una en papel de aluminio durante 30 o 40 minutos con el horno a 200 °C. Esto puedes hacerlo ya en tu cocotte.

Cuando se hayan atemperado y se puedan manipular, abrimos las berenjenas, raspamos la carne y la reservamos. Mientras, trituramos en la batidora la zanahoria y la remolacha, junto con los jugos que hayan soltado las verduras en el horno, hasta reducir a un puré espeso.

Acercamos al fuego nuestra cocotte con un hilito de aceite de oliva virgen extra y, cuando tenga temperatura, incorporamos la cebolla pelada y el pimiento rojo cortado en brunoise fina, pochando a fuego suave durante unos minutos. Cuando la cebolla comience a transparentar, añadimos las alcaparras (enteras o partidas a la mitad) y los tomates secos picados. Ponemos a punto de sal y pimienta negra.

Cortamos el pulpo en trozos y lo metemos también en la cocotte con las hojas de laurel y las cayenas. Damos una vuelta al conjunto y cocinamos durante un minuto. Agregamos la carne de la berenjena, el puré de zanahoria y remolacha, el tomate natural triturado y el vino blanco. Removemos y regamos con el fumet de pescado.

Subimos el fuego hasta que comience a hervir y, en ese momento, bajamos, tapamos y dejamos cocer a fuego suave hasta que el pulpo esté en su punto.

Guiso De Pulpo A La Tunecina. Foto: Beatriz Torija

Da igual si cocinas un guiso marinero como este o un marmitako; si elaboras una caldereta de cordero, un conejo en escabeche, un pollo en pepitoria o un plato de legumbres. No podrás prescindir del sabor que tu cocotte de hierro fundido aporta a tus elaboraciones.

El peso de las tapas asegura un cierre perfecto. Y gracias a los pequeños puntos que tienen en su interior, el vapor se condensa y cae sobre los propios alimentos. Se cocinan así en sus propios jugos, aportando aroma y jugosidad a la comida.

Puntitos para la condensación. Foto: Hearthstone Cookware

Fritura de calamares a la romana caseros

Ingredientes

  • 500 g de anillas de calamar,
  • 200 ml de leche
  • 50 g de harina
  • 6 g de levadura en polvo
  • 30 ml de cerveza,
  • 1 huevo (solo la clara)
  • Sal
  • Aceite de oliva

Elaboración

Colocamos las anillas de calamar en un bol y cubrimos con leche. Dejamos reposar durante al menos 30 minutos. para blanquear bien los calamares y que queden muy tiernos.

Ponemos en otro bol la harina y la levadura, tamizados juntos. Añadimos la cerveza y mezclamos con unas varillas hasta homogeneizar. Luego, batimos la clara del huevo con una piza de sal hasta montarla a punto de nieve. Entonces, integramos la mezcla de harina con cuidado, haciendo movimientos envolventes para que la clara no se baje.

Escurrimos los calamares, los secamos bien con la ayuda de un papel absorbente y los enharinamos ligeramente. Acercamos nuestra sartén de hierro fundido al fuego con abundante aceite de oliva suave. Cuando coja temperatura, vamos pasando los aros de calamar por el rebozado y añadiéndolos a la sartén. A medida que se vayan dorando por los dos lados, los vamos sacando a un papel absorbente.

Las sartenes de hierro fundido HearthStone mantienen tan bien el calor que la temperatura del aceite no bajará, aunque incorpores bastantes a la vez. Lo importante es que tengan espacio entre ellos para que no se superpongan.

Ya están listos tus calamares. Puedes servirlos con un poco de mayonesa o con alguna otra salsa que te guste: tártara o agridulce, por ejemplo.

¡Ojo! no pienses que solo las sartenes están hechas para frituras. El cazo de hierro fundido HearthStone es perfecto para ello, sobre todo, cuando quieras que un alimento quede completamente sumergido en aceite durante el cocinado. Es el caso de las alcachofas a la judía, una elaboración típica de Roma en la que la alcachofa, limpia de hojas exteriores y sin tallo, se fríe entera en abundante aceite hasta dejarla tierna en su corazón y con las hojas bien crujientes. También la tempura quedará deliciosa en el cazo.

Calamares a la romana. Foto: Unsplash

Salteado de secreto de cerdo con verduras

Ingredientes

  • 2 filetes de secreto de cerdo,
  • 100 g de cebolla
  • 80 g de pimiento verde
  • 80 g de pimiento rojo
  • 70 g de zanahoria
  • 1/2 calabacín
  • 120 g de champiñones
  • 100 g de brócoli
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • Semillas de sésamo negro para adornar

Elaboración

Limpia todas las verduras y pártelas en trozos similares, y los champiñones, en mitades si son pequeños o en cuartos. Acerca tu cocotte baja o tu sartén HearthStone al fuego con unas gotas de aceite y deja que tome temperatura. En general, el hierro fundido tarda un poco más en alcanzar la temperatura ideal que otros materiales, pero, una vez que lo hace, mantiene mucho más el calor y las oscilaciones son menores.

Incorpora el filete de secreto de cerdo salpimentado y cocina dos minutos por un lado y un minuto por el otro. Debe quedar bien sellado por fuera, pero jugoso por dentro. Sácalo a la tabla de cortar y reserva.

Añade un hilito más de aceite a la sartén o cocotte y, ya con el fuego suave, saltea las verduras. Pon primero las más duras: cebolla, pimientos y zanahoria. Luego, el brócoli. Pasados 4 o 5 minutos, es el turno del champiñón y el calabacín. Cocina unos minutos más para que queden un poco al dente. Un minuto antes de sacarlas, riega con un hilito de salsa de soja. Lo normal es que con esto ya no necesite añadir más sal. Con el calor del hierro fundido las verduras se caramelizarán.

Sirve tus verduras y por encima el secreto cortado en tiras del tamaño de un bocado. Adorna con unas semillas de sésamo negro y tendrás un salteado tradicional con un ligero toque oriental.

Para una receta de alimentos salteados como esta las sartenes, pero también las cocottes bajas de hierro fundido, son ideales. Los alimentos se cocinarán de forma uniforme, y si como en este caso añades una salsa o un vino, enseguida los caramelizará. Podrás hacer también sofritos, estofados y…  los arroces quedarán estupendos. Una de las ventajas de hacer un arroz en una cocotte de hierro fundido es que puedes comenzar la receta con el sofrito al fuego y terminar el arroz al horno. Sabores bien integrados y cocción uniforme.

Salteado de verduras son secreto de cerdo. Foto: Beatriz Torija

Peras al vino

Ingredientes

  • 4 peras tipo conferencia
  • 1 l de vino tinto
  • 1 rama de canela
  • 200 g de azúcar
  • La cáscara de una naranja

Elaboración

El cazo de hierro fundido de la línea Diamond de HearthStone es tan versátil que tan pronto puedes elaborar, como hemos visto, una fritura, como una crema de verduras, una sopa o una salsa. Gracias a la capacidad que tiene el hierro fundido para conservar el calor y mantener una temperatura constante, a fuego suave, será muy sencillo confitar en aceite, por ejemplo, un bacalao o hacer unas patatas con doble cocción: confitadas primero y después, fritas a alta temperatura.

El cazo también es estupendo para preparar postres: un arroz con leche, que se hará lentamente, sin que se agarre el arroz, caramelizando el azúcar o, por supuesto, estas peras al vino, todo un clásico de la repostería.

Pon el vino en el cazo junto con el azúcar, la canela y la cáscara de la naranja. Tapa para que se caliente antes. Cuando rompa a hervir, introduce las peras enteras, peladas, pero con su rabito, para que se puedan manipular mejor.

Baja el fuego y deja hervir a fuego suave durante 25 minutos. Pasado ese tiempo, retira las peras, pero deja el líquido en el cazo para que siga reduciendo hasta tener un almíbar ligeramente espeso.

Peras Al Vino. Foto: Pexels

Cómo cuidar tu cocotte o sartén de hierro fundido

Las cocottes, sartenes y cazos HearthStone Cookware son muy resistentes y tienen una gran durabilidad. No en vano, tienen garantía de por vida. No requieren nada especial para su cuidado, ni productos específicos ni un tratamiento determinado ni hay que curarlos antes de usar ni aceitarlos tras su uso (gracias a que están esmaltados)... Tan solo necesitan un poco de mimo.

Por ejemplo, una vez que los hemos usado y aún están calientes, evitaremos el choque térmico con agua fría. Para los restos difíciles, es preferible dejarlos en remojo con agua caliente antes que usar estropajos de metal o productos muy abrasivos. ¡Y se pueden meter en el lavavajillas!

Bodegones Hearthstone 1

Emplea cucharas o espátulas de madera o silicona. No cortes alimentos con un cuchillo dentro de la sartén o cocotte y, por muy tentador que resulte pasar una crema dentro del cazo, es mejor llevar la comida al vaso de la batidora. Guarda las piezas con su tapa puesta, hacia arriba y no encajes unas dentro de otras.

Su esmalte interior permanecerá como el primero día y tú, tendrás cocottes y sartenes durante muchos años.

Imágenes |HearthStone Cookware, Beatriz Torija, Unsplash y Pexels

Inicio