Platos fríos y calientes con queso Tetê de Moine AOP para quien empieza a comer por los ojos

Platos fríos y calientes con queso Tetê de Moine AOP para quien empieza a comer por los ojos
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

La original forma de presentar el queso Tête de Moine AOP lo convierte en un as en tu manga a la hora de crear platos atractivos, ¡es el único queso que se raspa formando delicadas –y deliciosas– flores en color amarillo pajizo!

Desde luego, pocas presentaciones son tan originales como llevar a la mesa un ramo comestible. Pero, además de esta peculiaridad, el queso Tête de Moine AOP es una joya gastronómica por su sabor único e intenso aroma. Un must para los cada vez más numerosos cheeselovers con el que transformar algunas recetas en bellas y sabrosas creaciones culinarias. A continuación, os dejamos unas cuantas ideas para convertir platos sencillos en auténticas obras de arte.

Cremas de verduras con Tête de Moine AOP, contraste de color y delicado sabor

En general, las cremas de verduras, especialmente las calentitas, resultan más apetitosas si en su elaboración añadimos un poco de queso. Pero, si en lugar de los tradicionales quesos en porciones, apostamos por incorporar Tête de Moine AOP, estaremos dando el plus de cremosidad y sabor que aporta la leche cruda recién ordeñada de vacas alimentadas con hierbas y pastos naturales.

Además, la forma de raspar este peculiar queso suizo con la girolle compone atractivas flores para crear presentaciones espectaculares. Colocar dos o tres sobre un sencillo puré de verduras lo convertirá en una elegante y sofisticada creación.

Juega con los colores de la crema y el queso para crear contrastes, como si pintáramos un lienzo sobre la mesa. El delicado color amarillo pajizo del Tête de Moine AOP brindará maravillosas combinaciones cromáticas con cremas de calabaza, remolacha, lombarda, guisantes, espárragos trigueros o tomate.

Sopa Calabaza

Reinventa el risotto y dale un toque de distinción

El plato de arroz italiano por antonomasia, el risotto, es un bocado untuoso gracias a la mantequilla y el queso con el que se elabora. Si quieres ir un paso más allá y reinventar este plato, apuesta por el sutil y característico Tête de Moine AOP.

Utilízalo en su elaboración, dejando que se funda y aporte todos sus aromas, pero preséntalo, además, con una o dos flores como decoración final, y olvídate de ningún otro elemento. No necesitarás ni aros de emplatar ni hierbas aromáticas ni nada. Solo con la original decoración del Tête de Moine AOP, tu risotto parecerá una propuesta de alta cocina.

Un consejo: raspa con la girolle una flor tan fina como puedas y colócala encima del plato en el mismo instante en el que sirvas el risotto, de tal forma que su propio calor vaya haciendo sucumbir los pétalos de queso frente al comensal.

Da volumen a un carpaccio

Otra de las grandes bondades del original formato del Tête de Moine AOP es la capacidad de dar volumen, lo que enriquecerá especialmente platos tan planos como el carpaccio. Unas flores de este queso suizo aportarán altura, color y, por supuesto, encanto.

Asimismo, el aroma y presencia del queso Tête de Moine AOP lo hacen ideal para adornar un carpaccio de verduras, menos habitual que el de carne, pero igualmente delicioso.

Presenta un carpaccio de rabanitos, champiñones, remolacha o alguna fruta como manzana ácida aliñados con aceite de oliva y alguna especia y adorna con Tête de Moine AOP. Juega a la hora de raspar el queso con la posibilidad de formar una flor grande, con mucha presencia, o bien de hacer varias pequeñas con las que salpicar el plato.

Tete De Moine Jura Reise 29 Von 174ok

El protagonista en tus tablas de embutidos y quesos

Cuando organices una merienda o cena entre amigos a base de picoteo, contar con un queso Tête de Moine AOP es ya garantía de éxito. Añadir en las tablas de queso,  jamón ibérico, lomo, cecina u otros embutidos las flores de esta variedad suiza sumará belleza y dará una nota diferencial, pues cuenta con una textura y una presentación únicas.

Una vez más, las flores del producto avalado por Quesos de Suiza pueden ser la clave para dar volumen y crear bonitos contrastes. Y, ¡ojo!, este queso, gracias a su sabor, también resulta un excelente compañero de salazones de pescado como la mojama.

Juega también con la opción de llevar la girolle a la mesa. A tus invitados les encantará la oportunidad de raspar ellos mismos el queso y descubrir su fundente textura al momento.

Pasta y Tête de Moine AOP, una combinación top

Las combinaciones de tipos de pasta y salsas son casi infinitas. Pero una cosa es cierta: el queso siempre es bienvenido en un buen plato de pasta y el Tête de Moine AOP no es una excepción. No solo aportará su suavidad y capacidad fundente en la boca, sino que su diseño obrará nuevamente el milagro de mudar un sencillo y popular plato de pasta en una verdadera preciosidad.

A la hora de raspar el Tête de Moine AOP en la girolle, varía la presión de la cuchilla para elaborar piezas más finas y delicadas o ligeramente más gruesas. En general, los platos de pasta quedarán más bonitos con piezas más pequeñas, pero más numerosas, repartidas por todo el plato.

Da igual si preparas pasta larga, corta o rellena. Tampoco importa si tu receta es fría o caliente o si lleva o no salsa. Termínalo con unas flores de este queso suizo y el plato estará listo para fotografíar y sumar likes en redes sociales.

Ensaladas verdes, más vistosas y elegantes con flores de queso

Ensalada Col

El queso Tête de Moine AOP es ideal para crear vistosas –y muy sabrosas- ensaladas. Su potencia aporta mucha personalidad a ensaladas básicas, y su apariencia las hará de lo más apetecible.

Aquí, puedes volver a experimentar con el tamaño de las flores al formarlas con la girolle. Algunas ensaladas quedarán más vistosas con una sola bien grande y definida, con muchos pétalos. Es el caso de esta sencilla ensalada de col rizada y granada, que juega además con el contraste de colores.

En otros casos, quedará mejor si haces girar mínimamente la girolle para obtener flores más pequeñas. Es como si, en lugar de adornar tu ensalada con una sola, la deshojaras y la distribuyeras por todo el plato. Hazlo en ensaladas de hoja verde en las que combines diferentes tipos de lechugas.

Lleva la presentación de tus platos de verduras a otro nivel

Las verduras aburridas e insípidas, cocidas, rehogadas y poco más son cosa del pasado, sobre todo si nos esmeramos un poco en su presentación. Unas flores de Tête de Moine AOP son capaces de convertir un humilde pisto en un plato lleno de refinamiento.

Si, además, las pasas sobre un lecho de pimentón, de tal forma que su extremo quede ligeramente impregnado, parecerán cobrar vida. Prueba a hacer lo mismo con alguna otra especia que, además de contraste cromático, aporte una explosión de sabor, como, por ejemplo, cúrcuma, pimienta rosa triturada o incluso curry. El truco es apenas dejar que el extremo de los pétalos la toque. Ganarás color y un toque de sabor.

La hora del postre… también con Tête de Moine AOP

Peras Pochadas Al Limoncello Con Queso Tete De Moine Ok

Las atractivas flores formadas al raspar el Tête de Moine AOP pueden convertirse en la cobertura más bonita posible para una tarta de queso, dar un toque de distinción a un sencillo arroz con leche, ser protagonistas de unos hojaldres con mermelada o coronar un postre de peras en licor.

Puedes incorporar estas flores a un sinfín de postres. Sin embargo, su aspecto es tan sugerente por sí solo que, si no te ha dado tiempo a preparar ninguna elaboración para tus invitados, no sufras. Sírvelas con alguna fruta, como higos, uvas o peras, algún fruto seco o la confitura que más te guste y te los meterás en el bolsillo.

Franja Tetedemoineaop
Comentarios cerrados
Inicio