Compartir
Publicidad

Saborea una Navidad diferente con estas recetas de solomillo Santa Rosalía Wagyu

Saborea una Navidad diferente con estas recetas de solomillo Santa Rosalía Wagyu
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Quieres sorprender en el menú de Navidad con platos sanos y sabrosos al gusto de todos? Te proponemos un entrante y un plato principal con carne de vacuno de la raza wagyu, de origen japonés, una de las más selectas del mundo.

Wagyu, una de las carnes más selectas

El wagyu es una raza bovina originaria de Japón, también conocida como Japanese Black. Su carne se caracteriza por por su intenso sabor, ternura y jugosidad, cualidades que se deben a su fuerte marmoleado o infiltración de grasa en las fibras musculares. Por sus atributos, es muy apreciada en la preparación de platos gourmet de alto coste.

Gracias a iniciativas como la de la finca Santa Rosalía, que cuenta con ganadería propia, podemos disfrutar de este producto a partir de reses criadas en tierras burgalesas. La grasa de este vacuno contiene un elevado porcentaje de ácidos grasos insaturados y poliinsaturados, como los ácidos oleico, linoleico o linoleico conjugado (omega 3, 6 y 9), los cuales ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares, entre otras.

Wagyus Santa Rosalia

Un carpaccio fresco como entrante

El carpaccio es siempre un vistoso entrante que además nos permite degustar todo el verdadero sabor de la carne. Es un plato delicioso y, además, muy sencillo y rápido de preparar, solo te llevará entre 5 y 10 minutos.

De hecho, prácticamente lo único que tenemos que hacer es cortar la carne en filetes finitos, casi transparentes. Después, los aderezamos con sal, pimienta molida y aceite virgen extra.

Ingredientes para 4 personas:

  • 200 g de solomillo Santa Rosalía Wagyu
  • Queso parmesano
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta negra molida
  • El zumo de un limón
  • Hojas de rúcula para decorar

Preparación:

En primer lugar, envolvemos la carne en papel transparente de cocina dando forma de caramelo y hacemos unos nudos en los extremos. Después, metemos el rollo en el congelador como mínimo durante 3 horas para endurecer la carne. De esta forma, la podremos cortar más fácilmente.

Sacamos la carne del congelador 15 ó 20 minutos antes de trabajar con ella para que no esté excesivamente dura. A continuación, la cortamos en filetes muy finos y los golpeamos con la parte plana del cuchillo hasta dejarlos casi transparentes. Ya solo nos queda emplatar.

carpaccio

Colocamos los filetes en un plato grande. Raspamos con un cuchillo o con un pelador de verduras el queso parmesano para obtener unas finas virutas con las que decorar la carne.

Salpimentamos, decoramos con unas hojas de rúcula o albahaca fresca y, quien lo desee, puede añadir un chorrito de zumo de limón.

También de forma opcional, podemos decorar el plato con tomatitos cherry y piñones. Así obtendremos una curiosa mezcla de sabores que no dejará indiferentes a nuestros comensales.

Solomillo al horno con salsa de champiñones y cava

El solomillo es una de las piezas más apreciadas. Sabroso y versátil, nos da muchísimo juego en la cocina. Se puede preparar al horno, a la brasa, a la parrilla… Además, combina la mar de bien con todo tipo de ingredientes y guarniciones.

En la receta que te presentamos hoy, lo preparamos con cava y champiñones, una elaboración que aporta un aroma exquisito y resulta muy apropiada para estas fechas.

Es un plato perfecto para aprovechar el cava que nunca falta en nuestra cocina en Navidad, no tiene ninguna dificultad y su resultado ¡es espectacular!

Ingredientes para 4 personas:

solomillo

Preparación:

Para que la pieza de solomillo se conserve uniforme una vez hecha y resulte más elegante en la mesa, es necesario bridarla antes de ser cocinada. Atamos la carne con un hilo bramante, cordel fino o hilo gordo, de manera transversal cada tres o cuatro centímetros y una vez de manera longitudinal. De esta manera, será más fácil trocearlo y el emplatado resulta perfecto.

Introducimos los solomillos en bandeja en el horno con un poco de sal gruesa por encima. No es necesario echar aceite, ya que la carne de wagyu se cocina en su grasa natural, por lo que resulta más sana y jugosa.

Programamos 20 minutos a 200 ºC por cada kilo de solomillo (cada pieza pesa entre 250 y 300 g) y 5 minutos más por cada 100 g más de peso. A media cocción, echamos una copa de cava repartida entre todas las piezas de solomillo.

Unos 5 minutos antes de apagar el horno, colocamos los champiñones. Transcurrido el tiempo total, sacamos la fuente de carne para que el calor residual no la reseque.

Otra ventaja que nos ofrece el solomillo al horno es la gran variedad de guarniciones que admite, desde las tradicionales patatas hasta un salteado de setas y verduras o unos pimientos asados con un poco de cebolla, pasando por un poco de arroz basmati.

La compañía de un buen vino

Cada tipo de carne tiene su propio sabor característico, pero el modo de prepararla y cocinarla también ejerce una gran influencia a la hora de elegir un vino para acompañarla en la mesa.

Vino Wagyu2

También para poder disfrutar del vino que estamos tomando, debemos escoger una combinación que resalte ambas partes. A esto se denomina un buen maridaje.

La carne de vacuno Santa Rosalía Wagyu necesita un vino ligero pero con carácter, especialmente si va acompañada de salsa, como es el caso de nuestra receta. Por todo esto, un rosado de garnacha y tempranillo fresquito se convierte en un buen invitado a la mesa. Por ejemplo, el Garmendia Rosado 2016 elaborado únicamente con uvas de agricultura ecológica. Debemos servirlo a una temperatura de entre 7 y 9 ºC.

Imágenes | Santa Rosalía | Unplash / Lars Blankers | Pixabay / Dbreen.

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio