Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Visitando Burela: primer puerto bonitero de la Cornisa Cantábrica

Visitando Burela: primer puerto bonitero de la Cornisa Cantábrica
1 comentario

Publicidad

Hoy nos vamos de viaje hasta la Mariña Lucense y más concretamente hasta Burela, puerto líder en la captura del bonito del Norte. Burela es un municipio a orillas del Mar Cantábrico con una extensión de casi nueve kilómetros cuadrados y que se constituyó como un concejo en 1994, a partir de la segregación del ayuntamiento lucense de Cervo.

En Burela podéis pasar unos días muy agradables visitando el pueblo y los alrededores y viendo sus maravillosas playas, su puerto pesquero, sus zonas de recreo y sus rincones con historia ¿Os animáis a conocerlo con nosotros?

Burela

Con uno de los puertos pesqueros más importantes de la comunidad gallega, Burela es una ciudad multicolor debido a la gran cantidad de inmigración que se asentó a lo largo de este siglo. Principalmente destaca su actividad pesquera relacionada con la captura de especies como el bonito y la merluza, siendo su lonja un hervidero de actividad sobre todo durante los meses de verano, cuando se lleva a cabo la costera del bonito.

La Mariña Lucense cuenta con playas increíbles y Burela no iba a ser menos. En la misma cuidad podéis visitar la playa de Portelo, dividida en dos tramos y calificada con bandera azul. Es una playa tranquila, sin excesivo oleaje ni fuertes vientos y que invita a pasear por sus arenas blancas y a nadar en sus aguas limpias.

Burela

Un poco más alejada encontrareis la playa da Marosa, mucho más brava, con más olas y viento, pero también digna de pasar un rato sobre todo si os gustan los deportes marítimos como el surf, windsurf o buceo. Justo al lado de ella podéis echar un vistazo a su campo de fútbol donde juega el Club Deportivo local. En Burela además contáis con un paseo marítimo para dar largos paseos y observar el paisaje de la costa.

Una vez conocidas sus playas nada mejor que darse un paseo por el puerto, reformado para la intensa actividad pesquera en los años 90, allí veréis los distintos barcos que se ocupan de la pesca de las variadas especies marinas capturadas, y en especial a los boniteros.

Burela

Durante el verano a la noche, podéis ver llegar los barcos de la costera del bonito, cómo se descarga el pescado así como la lonja. Una actividad muy interesante y que me ha valido para apreciar más este pescado y la dura vida de los pescadores que lo recogen.

Anclado de forma permanente en el puerto os encontrareis el Barco museo Bonitero Reina del Carmen. Este bonitero se ha convertido en un pequeño museo donde se puede ver y comprender todo lo que es la actividad relacionada con la pesca del bonito. En verano abre todos los días por la mañana y por la tarde, y bien vale una visita.

Burela

Allí un pescador del bonito nos explica de primera mano cómo se lleva a cabo esta actividad desde que empieza hasta que acaba, aparte de poder ver distintos objetos utilizados en este arte de pesca.

Galicia se caracteriza por su buen comer y sus fiestas populares, dentro de estas en Burela cabe destacar en el mes de junio la romería a la Virgen del Carmen, fiesta que se celebra antes de que la flota se haga a la mar para la costera del bonito, y en donde el pueblo se engalana con magníficas alfombras de flores.

Después, a principios de agosto, se celebra la Fiesta del bonito, en donde miles de personas se acercan a Burela para degustar unas raciones de este pescado manjar.

Burela

Antes de abandonar Burela podéis daros un paseo por sus rincones con historia, y visitar sus tres iglesias más representativas, la iglesia parroquial de Santa María de Burela que data del siglo XIV, la pequeña iglesia de Vila do Medio que cuenta con unas pinturas del siglo XVI y por último la capilla de Nuestra Señora de las Maravillas, situada en el Mirador del Monte Castelo donde antes de iros de la ciudad podéis observar unas vistas magníficas tanto de Burela como de sus alrededores, aparte de hacer una parada para pinchar algo en su zona de merendero.

Pues dejamos Burela con una sensación muy agradable, hemos conocido de primera mano todo el esfuerzo y el trabajo que se esconde detrás de una lata de bonito. Ahora desde luego lo apreciaremos mucho más seguro.

En Ensaladíssimas | Dos rutas para conocer pueblos atuneros del norte

Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados
Inicio
Compartir