Escandalosamente irresistible: coulant de quesito light con frutos rojos, la sublime mezcla de dulce y salado

Escandalosamente irresistible: coulant de quesito light con frutos rojos, la sublime mezcla de dulce y salado
Sin comentarios

Los amantes del queso no necesitamos ningún pretexto para disfrutarlo en todas sus formas, pero cuando además esa “excusa” es un auténtico capricho gastronómico, como un coulant de quesito light con frutos rojos, ¿quién se resiste a probarla?

Todo un festival para los sentidos que juega con los contrastes entre texturas, y la combinación de dulce y salado, para crear un coulant de lo más apetitoso, y muy fácil de preparar.

Originalmente, el coulant que creó el célebre Michel Bras en 1981 era de chocolate y contenía una ganache congelada en su interior que se volvía líquida al hornear. Sin embargo, unos años más tarde otro reconocido cocinero francés, Jean-Georges Vongerichten, simplificó mucho el proceso eliminando este relleno y preparando un bizcocho que quedaba un poco menos hecho en su interior.

En esta última versión es en la que nos inspiramos para crear un coulant en el que la cremosidad y el sabor de los quesitos de La vaca que ríe light son, junto a los frutos rojos, los protagonistas. Vamos allá.

Receta de coulant de quesito light con frutos rojos

Ingredientes

Para los frutos rojos y la decoración:

  • 180 g de frutos rojos
  • 30 g de azúcar
  • 30 ml de agua
  • Azúcar glass

Para el coulant:

Coulant de quesitos light con frutos rojos paso a paso

Cocinamos los frutos rojos con el agua y el azúcar durante 5 minutos a fuego medio. Apartamos y dejamos enfriar

En un bol, juntamos los quesitos con los huevos, la harina, la mantequilla, el azúcar y una pizca de sal. Batimos el conjunto con la batidora hasta conseguir una textura lisa y dejamos enfriar 30 minutos en la nevera.

Hornear Coulant

Engrasamos unas flaneras metálicas, rellenamos tres cuartas partes de las mismas con un poco de masa y horneamos a 200 ºC de 8 a 12 minutos, dependiendo de si nos gusta con el interior más o menos líquido. Cuando los bordes se despeguen del molde, el coulant estará lo suficientemente firme para no desmoronarse.

Como cada horno es diferente, es recomendable probar la primera vez con uno solo de los moldes, de modo que podamos averiguar si necesitamos algún minuto más para dar con nuestra textura deseada.

Para finalizar, desmoldamos con cuidado, pasando la punta del cuchillo por los bordes, y servimos junto a los frutos rojos y un poco de azúcar glass espolvoreado.

Nata montada casera para un postre 10

El coulant de quesitos light con fresas está exquisito por sí solo, tanto para disfrutar después de comer como a media tarde. No obstante, de cara a estas fiestas, podemos darle un toque todavía más especial.

Una nata montada casera es un acompañamiento delicioso y, para prepararla, solo necesitaremos 250 g de nata con un 35 % de grasa o más y 100 g de azúcar. Aunque se puede variar la cantidad de azúcar si la queremos menos dulce.

Se bate de forma manual con unas varillas y un cuenco o con un robot, con cuidado de no pasarnos porque se puede cortar. Al principio, batimos la nata sola a una velocidad media y, cuando veamos que va cogiendo densidad, añadimos el azúcar y seguimos batiendo a más velocidad. En el momento en que la nata ya no se caiga al darle la vuelta al cuenco, estará en el punto correcto para servir.

Nata Montada

Con una manga pastelera podemos crear decoraciones en la parte superior del coulant, a los lados, mezclada con los frutos rojos… ¡Imaginación al poder!

Una versión con queso azul y otra con queso curado

Siguiendo los pasos de la receta inicial, podemos preparar una alternativa con un sabor más intenso eliminando los frutos rojos, y sustituyendo los quesitos de La vaca que ríe light por quesitos de La Vaca que ríe light con queso azul.

Después, se corona el coulant con una anchoa, un higo abierto o unos pimientos del piquillo y se sirve de aperitivo.

La misma operación se puede repetir utilizando quesitos de La vaca que ríe light sabor semicurado para servir el coulant como entrante, acompañado de unas setas salteadas o de una ensalada de col lombarda y manzana.

Con ambas opciones el éxito está asegurado, al igual que con el coulant de quesito light con frutos rojos. Preparaciones sencillas y sorprendentes que conquistan a todo el que las prueba. Si tus invitados son #QuesoLovers van a querer repetir.

Imágenes| La vaca que ríe, Daniela Chavez 

Comentarios cerrados
Inicio