Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Cuatro consejos para guardar y almacenar nuestras pastas y salsas favoritas

Cuatro consejos para guardar y almacenar nuestras pastas y salsas favoritas
1 comentario

Uno de los factores determinantes para que siempre tengamos éxito en la cocina es la adecuada conservación de los ingredientes y productos que empleamos. Si queremos preparar los mejores platos de pasta —sin duda, un gesto de amor hacia los nuestros—, es importante saber cómo debemos guardar y almacenar correctamente nuestras pastas y salsas Barilla para sacarles el máximo partido.

La pasta seca requiere de unas condiciones de conservación diferentes a la pasta fresca, pero además también conviene conocer los métodos de los que disponemos para guardar nuestros platos de pasta ya cocinados para aprovecharlos en otra ocasión. ¿Sabes cuáles son las mejores maneras para conservar todas las propiedades de la pasta?

Cómo almacenar la pasta seca

Barilla Como Conservas Pasta Y Salsas 2

La pasta seca no es solo un ingrediente muy versátil, sino que además resulta muy práctico para tener siempre en la despensa. Su vida útil es muy larga y nos permite tener en todo momento a nuestra disposición un paquete de las variedades que más nos gusten sin miedo a que se estropeen.

Toda la gama de pastas Barilla se presenta en unos cómodos paquetes con una abertura superior muy práctica. Las cajas Barilla son, además de muy útiles, responsables con el medio ambiente, pues son reciclables y están fabricadas a partir de cartón de fibra virgen de bosques gestionados de manera responsable.

Para conservar estas pastas secas, tan solo tenemos que volver a encajar la pestaña del paquete para cerrarlo y mantener el alimento de su interior en perfectas condiciones. Los envases de pasta deben guardarse en un lugar fresco y seco, mejor si no recibe luz directa. Por ejemplo, un armario de la cocina o una pequeña despensa.

Otra posibilidad para almacenar la pasta seca es rellenar recipientes vacíos y limpios de cristal que dispongan de un cierre hermético. Si utilizamos botes o tarros bonitos y elegantes para guardar distintas formas de pasta, daremos además con una manera muy fácil de decorar nuestra cocina. Por ejemplo, combinando recipientes altos para introducir los Spaguetti Barilla con otros más pequeños y anchos para pastas cortas, como Fusilli, Farfalle, Tortiglioni...

Congelar pasta fresca

Consejos para guardar y almacenar pastas y salsas

La pasta fresca, tan extendida durante los últimos años, requiere ser consumida en un corto periodo de tiempo desde su elaboración.

A la pregunta de cómo conservar pasta casera fresca, la respuesta es que normalmente podemos guardarla algunos días en la nevera. Pero, especialmente si es casera, es conveniente cocinarla y consumirla en el mismo día o durante la jornada siguiente. Si hablamos de pasta fresca rellena, esa que nos permite dar rienda suelta a nuestra creatividad culinaria y probar mil y una combinaciones de sabores, no es recomendable dejar pasar demasiado tiempo antes de prepararla, pues tiende a reblandecerse.

¿Se puede congelar la pasta fresca?

Tenemos la opción de congelar la pasta fresca si no la vamos a cocinar inmediatamente. Se trata de una forma perfecta de no desperdiciar nada de comida y de solventar la cuestión de cómo conservar pasta casera. Además, y ya que preparar pasta fresca en casa implica tiempo y paciencia, al congelarla podremos aprovecharla al máximo y saborear el resultado de ese tiempo invertido en la cocina durante semanas.

Para congelar la pasta fresca, lo mejor es utilizar bolsas específicas de congelación, distribuyéndola en porciones y asegurándonos de que las cerramos bien.

¿Cuánto dura la pasta casera congelada?

Pasta congelada

Si nos animamos a preparar pasta casera, congelarla es la mejor opción para dosificar su consumo, pues podemos guardarla hasta dos o tres meses en el congelador. Así, en aquellos días en los que no sepas qué preparar (pero quieras un plato delicioso y rápido) bastará con abrir el congelador, sacar tu pasta casera y cocinarla con una de las Salsas Barilla.

Cómo guardar la pasta cocida para que no se pegue

Puede que en los últimos tiempos te hayas rendido a los encantos del batch cooking, que nos permite cocinar un día y comer durante toda la semana (o, al menos, durante varias jornadas). Cocer pasta y almacenarla durante unos días es una idea estupenda para agilizar la preparación de los menús.

Ahora bien, ¿cómo guardar la pasta cocida? Basta con cocinarla durante el tiempo que indique el paquete de Barilla para que quede al dente. La enfriamos enjuagándola, la escurrimos con ayuda de un colador y la disponemos en el recipiente (de vidrio y con cierre hermético) en el que la vayamos a conservar. Antes de guardarla, la rociamos con un chorrito de aceite de oliva y removemos bien. Así evitaremos que se pegue.

Por último, guardamos los recipientes en el frigorífico hasta el momento de consumo, cuando solo tendremos que calentar la pasta junto a nuestra salsa favorita.

¿Cuánto tiempo se puede guardar la pasta cocida?

Una vez cocida y refrigerada, podemos mantener la pasta en la nevera unos 4-5 días. Lo necesario para un batch cooking que nos acompañe de lunes a viernes. ¿Un truco? Si nos gusta incluir en el menú la pasta varios días a la semana, lo mejor será dividirla en varios recipientes, uno por cada jornada en la que vayamos a consumirla. Así mantendremos el resto en perfecto estado hasta el momento de cocinado.

Cómo mantener y conservar las salsas

Barilla Como Conservar Pastas Y Salsas 3

Toda la gama de Salsas Barilla se presenta en tarros herméticos de vidrio, lo que hace que las elaboraciones estén listas para consumir. Antes de abrirlas, las podemos guardar del mismo modo que la pasta seca, en un lugar fresco y seco, preferentemente oscuro, ya que no necesitan refrigeración.

Una vez abierto un bote de salsa, tendremos que guardarlo en la nevera si no lo vamos a consumir en el momento. Se aplica la misma norma con las salsas cocinadas caseras, que podemos preparar con antelación siempre que las guardemos en un recipiente hermético y las mantengamos refrigeradas durante varios días. Asimismo, las podemos congelar sin problemas.

Las salsas que mejor aguantan la congelación son las elaboradas con tomate, como la Napoletana Barilla o la Basilico Barilla, y también las de aceite, como el Pesto alla Genovese Barilla, Pesto alla Siciliana o Pesto Rústico Tomates secos, entre otros. En cuanto al queso, perfecto acompañante de muchas pastas, es mejor guardarlo aparte y añadirlo a la salsa justo antes de consumir.

La pasta es un producto de fácil conservación, pero merece la pena saber cómo guardarla en cada caso para aprovechar todas sus cualidades. Sigue estos sencillos consejos y podrás disfrutar de los mejores platos de pasta con toda la gama de Barilla en cada momento.

Más información | Barilla – Recetas de cocina, pastas y salsas preparadas

Imágenes | Barilla y Shutterstock/hedgehog94

En Espacio Barilla Sabor de Italia

También te puede gustar

Comentarios cerrados
Inicio