Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Tres formas diferentes de usar tomate en tus pizzas

Tres formas diferentes de usar tomate en tus pizzas
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Pocas comidas gustan tanto y son tan universales como la pizza, ¿verdad? Vayamos donde vayamos la encontramos. Es un bocado onmipresente que ha conseguido penetrar en los más recónditos rincones del planeta y conquistar los paladares y estómagos más exigentes. No es de extrañar, la verdad, porque su sencillez y la variedad de ingredientes posibles garantizan su éxito.

Allá donde llega, triunfa, y por eso muchas son las cocinas que cuentan con elaboraciones muy similares a base de masas de pan planas cubiertas de verduras, carnes, quesos, etc. En España tenemos la coca, tan tradicional en la zona del Mediterráneo, en India la "paratha", en Alemania el "flammkuchen", en Francia la "pissaladière", en Turquía el "pide" y así una larga lista.

Intimamente unido a la pizza está el uso del tomate, aunque no siempre fue así. Antes de la llegada del tomate a Italia, los napolitanos la preparaban solo con ajo, perejil y aceite de oliva. Parece ser que no fue hasta el siglo XVIII cuando, en las áreas pobres de los arrabales de Nápoles, se añadió tomate por primera vez a un pan plano dando origen a la pizza que conocemos en la actualidad.

Tres formas diferentes de usar tomate en tus pizzas

Quien quiera que tuviera la maravillosa idea de añadir tomate en forma de salsa a la pizza se merece un monumento. Desde que aquello ocurriera siglos atrás hasta la fecha, la popularidad de la pizza no ha hecho más que ir en aumento hasta convertirse en lo que actualmente es uno de los bocados más consumidos y disfrutados del planeta.

Sin embargo, la salsa de tomate es solo una de las maneras que hay de incorporar tomate a la pizza, innegablemente la más popular, pero el uso de este delicioso y nutritivo fruto no se ve reducido a ello. Veamos cómo podemos usar tomate en nuestras pizzas de tres formas diferentes.

1. En salsa

Margherita Pizza 993274 1280

Una salsa de tomate elaborada con tomate natural Kumato®, cocinada a fuego lento como mandan los cánones, nos va a dar como resultado un producto sabroso e intenso con el que potenciar el disfrute la pizza per se. Nuestra recomendación es no pasarse con la cantidad de tropezones para no enmascarar el sabor de la salsa y de la masa. Pizza es "pan con algo", que no "algo con pan".

Para preparar una buena salsa de tomate casera, además de utilizar tomate natural Kumato®, que por su elevado punto de dulzor es muy adecuado, podemos incorporar otras verduras como zanahoria, cebolla o pimiento rojo y condimentar con ajo, pimienta negra y albahaca u orégano. Si además le damos una cocción prolongada a fuego lento, el resultado es de chuparse los dedos.

2. Tomate fresco

Pizza 1150031 1280

Otra manera de usar tomate en la pizza, que los super fanáticos del tomate vais a adorar, es añadir el tomate fresco Kumato® en ruedas como parte de los tropezones. Una forma de potenciar el sabor de esta fruta, haciendo doblete. Aunque, quizás, prefiráis usar tomates Mini-Kumato® que, por su sabor tan característico, aportan un toque genial a la pizza.

3. Tomate seco

Pizza 972782 1280

Una solución fabulosa para la pizza es la de utilizar tomate seco, ya sea agregándolo muy picado a la masa o como parte de los tropezones. El sabor del tomate seco es potente y muy característico, con un punto de dulzor elevado. Hacerlo en casa es muy sencillo y, si lo envasamos bien, podemos disponer de el durante meses y usarlo en nuestras pizzas, entre otras elaboraciones.

Si tenemos la suerte de vivir en un lugar cálido y seco, podemos preparar el tomate seco al sol. Para ello cortamos unos tomates Kumato® en cuartos y los colocamos sobre una fuente, con las semillas hacia arriba. Sazonamos generosamente, cubrimos la fuente con un mosquitero y la colocamos al sol. Metemos la fuente en casa cuando éste baje y repetimos la operación durante varios días hasta que veamos que los tomates están secos.

Si no tenemos la suerte de contar con las condiciones climatológicas adecuadas para preparar tomate seco al sol, siempre podemos optar por usar el horno. Nuestro gran aliado para estos casos, entre otros. Este método es más rápido, aunque menos eficaz porque duran menos tiempo, pero permite tenerlos listos en seis horas, secándolos al horno a 100ºC y volteándolos durante el proceso para que se sequen bien por todos lados.

Cualquiera de estas tres formas de usar tomate en tus pizzas se puede realizar con Kumato®, un tomate de excepcional e intenso sabor. Aunque puede que estemos acostumbrados a consumirlo en crudo, es un tipo de tomate perfecto para cocinar y convertirlo en salsa, asarlo o secarlo. Su alto contenido en fructosa le confiere un sabor dulce delicioso.

1366 2000

Ya os lo demostramos hace meses cocinando con Kumato® recetas fabulosas como los canelones de wonton rellenos de Kumato® confitado, la torrija de Kumato® con mozzarella y pesto o el risotto de Kumato® con anchoas con crujiente de migas. Os acordáis de ellas ¿verdad? Pues en breve os traeremos más.

Mientras tanto, os recordamos que podéis participar en el concurso de Lo Tuyo También es Alta Cocina y os animamos a que probéis a elaborar vuestras recetas de toda la vida con tomates Kumato®. ¡Veréis cómo cambian y mejoran! Podéis consultar las condiciones del concurso aquí, los premios son bien golosos. No os lo perdáis. Os esperamos.

Imágenes | Pixabay

Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados
Inicio
Inicio

Ver más artículos